Mes: abril 2011

RESISTE LA NEGATIVIDAD…

Algunas personas son portadoras de negatividad. Son almacenes de ira acumulada y de emociones volátiles. Algunas personas permanecen atrapadas en el papel de victimas y actúan de manera que prolongan su victimizacion. Y otras siguen presas en el ciclo de patrones adictivos o compulsivos.
La energía negativa nos puede dar un buen tirón, especialmente si estamos luchando por mantener una energía positiva y un equilibrio. Podria parecer que aquellos que exudan energía negativa les gustaría arrastrarnos con ellos a la oscuridad. No tenemos por que ir. Sin juzgarlos, podemos decidir que esta bien alejarnos de ellos, que esta bien protegernos de nosotros mismos.
No podemos hacer cambiar a las otras personas. A los otros no les ayuda que perdamos el equilibrio. No conducimos a los otros a la Luz, si nos metemos con ellos en la oscuridad.

REFLEXION: “Dios mio, ayúdame a saber que no tengo por que permitirme a mi mismo que me arrastren a la negatividad, aunque sean los seres que amo. Ayudame a fijar limites. Ayudame a saber que esta bien que cuide de mi mismo”(Melody Beattie del Libro EL LENGUAJE DEL ADIOS)

ADICCION AL ALCOHOL… LOS DOCE PASOS…

El alcoholismo es una enfermedad que se padece en silencio y con impotencia, ocasiona un desgaste en las relaciones personales con los círculos inmediatos y viene acompañada de una serie de problemas emocionales, económicos y profesionales.
Afortunadamente, existen organizaciones y asociaciones que ayudan a hombres y mujeres a tratar esta situación sin importar su raza, credo o clase social. Uno de los mejores sitios de terapia que pueden encontrarse es sin duda el de los
Alcohólicos Anónimos (Al Anom), con una terapia de grupo muy efectiva, este es un movimiento que fue fundado en Ohio (USA), en 1935 por Bill y Bob, dos profesionales con problemas de alcoholismo que buscaban recuperarse y ayudar a otros a hacerlo.
Para ese fin comenzaron a estudiar los problemas y a tratar de encontrar la forma de –una vez conocida la enfermedad- establecer los parámetros que sirvieran de guía para la recuperación de las personas. Bill y Bob plantearon un programa basado en doce pasos que se han extendido a lo largo del mundo y han sido implementados en otros programas que tratan problemas de adicciones, conducta y personalidad
Los Doce Pasos de Al Anom, son los siguientes
Primer Paso: Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
Segundo Paso: Llegamos a creer que un Poder Superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio
Tercer Paso: Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.
Cuarto Paso: Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
Quinto Paso: Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
Sexto Paso: Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.
Séptimo Paso: Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
Octavo Paso: Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
Noveno Paso: Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, exepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.
Décimo Paso: Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.
Undécimo Paso: Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto coscietne con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros ynos diese la fortaleza para cumplirla
Duodécimo Paso: Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos Pasos, tratamos de llevar el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.
Si tienes este problema, o algun familiar cercano, o amigo lo padece, busca ayuda; estos grupos actuan bajo estrictas reglas de confidencialidad y pueden ayudarte o ayudarles a resolver este grave problema. !ESTAN A TIEMPO!

OBSESION POR LA PAREJA…Miedo a la soledad !!!


El amor se convierte en obsesión cuando la otra persona ocupa el lugar más importante y casi el único en la escala de prioridades del sujeto”, reconoce Jorge Castelló, psicólogo y autor del libro ‘Dependencia emocional’. “Algo muy llamativo de estas personas, que puede ser también indicativo de este componente adictivo en la relación, es la necesidad de acceso constante del dependiente emocional hacia su pareja, intentando hacer todo tipo de actividades con la otra persona, llamando continuamente y controlándola a través de los mensajes de móvil, los que se interpreta como un acto de comprobación de que la pareja ‘sigue ahí’, como unida con un cordón umbilical imaginario”, matiza.
Se puede decir que las personas dependientes se anulan y subordinan tanto a su pareja que sólo tienen ojos para la otra persona, “intentando agradarla continuamente por la gran sobrevaloración de ella que llevan a cabo”, describe Castelló. Esto significa una equiparación de la adicción al amor con la dependencia emocional, una de las nuevas adicciones sin sustancias, según el psicólogo, que lleva a quien la padece a sentir, incluso, “síndrome de abstinencia ante la ausencia de la pareja y una necesidad imperiosa del otro a toda costa”, afirma Sirvent.
Las personas muy dependientes viven para el amor. Según Carlos Sirvent, “viven por y para una obsesión fijativa”, porque asegura que no es una obsesión en la que el otro tenga protagonismo, ya que una persona obsesionada por el amor no quiere al otro o la otra sino a una imagen, a una sublimación de la imagen del otro. “Es una pseudoidealización, es obsesiva, intolerante, acompañada de sentimiento de estar atrapado y atado en la relación y, al mismo tiempo, atrapan ellos al otro. Es lo que se conoce como apego patológico o atadura patológica”, precisa.
Según afirman los expertos aquí consultados, esta adicción se da principalmente en las mujeres, quienes tienen una dependencia emocional más fuerte.
“El adicto o adicta al amor -indica el psiquiatra- se enamora de una y otra persona, pero no cierra las relaciones. Está enamorado o enamorada de todas las parejas. Va de flor en flor y la persona se queda prendada y fracasada en todas las relaciones. Es un fracasado relacional y esto hace que repita con sucesivas parejas comportamientos similares sin llegar a conocer a la otra persona. Proyectan en la otra persona lo que buscan, pero en el fondo desconocen a la persona de la que creen estar enamorados”.

El psicólogo Jorge Castelló también confirma el “gran terror” que las personas dependientes sienten, a la par que una baja autoestima y una necesidad afectiva muy fuerte, que es lo que les obliga a buscar una pareja que satisfaga esta necesidad. Confirma que se trata de personas muy sumisas, que buscan continuamente agradar a sus parejas y siempre tienen la sensación de que la relación se puede romper. “Son muy inseguras en cuanto al mantenimiento de la misma, porque la necesidad afectiva de la otra persona es muy grande. Además, cuando no tienen una relación la obsesión se concentra en la pareja anterior, a la que pueden continuar bombardeando con mensajes, llamadas o incluso encuentros sexuales, o bien se obsesionan por otra persona que entienden podría ser un buen candidato”, explica Castelló para referirse a una situación en la que la persona dependiente suele tener preferencia por las parejas egoístas, distintas, muy seguras de sí mismas e incluso hostiles. “En definitiva, personas a las que encumbran por ser consideradas muy distintas al resto y que precisamente son lo contrario de lo que son ellos mismos”, afirma.
Para este experto la felicidad sólo existe en las primeras fases de la relación, cuando se da un proceso de mucha euforia y la pareja muestra lo mejor de sí misma. Sin embargo, recalca que esta situación “dura muy poco” y que el desequilibrio entre el dependiente y su compañero genera un gran deterioro. “No obstante, lo que más teme el dependiente no es dicho deterioro sino la ruptura, por nefasta que sea la relación”, insiste.

Abramonos al AMOR….

Permitirnos recibir AMOR es uno de los mas grandes retos que enfrentamos en la recuperación de la Codependencia.
Muchos de nosotros nos hemos bloqueado de recibir amor. Podemos haber vivido con gente que usaba el amor para controlarnos. estarían con nosotros, pero a un alto precio para nuestra libertad. El amor se nos daba, o se nos retiraba, para controlarnos y tener poder sobre nosotros, por ello no nos sentíamos seguros al recibir amor de estas personas.
Podemos habernos acostumbrados a no recibir amor, a no reconocer nuestra necesidad de amor, porque vivimos con gente que no tenia verdadero amor para dar.
En algún punto en la recuperación reconocemos que nosotros, también queremos dar y recibir amor. Podemos sentir embarazosa esta necesidad?. ¿A donde vamos con ella? ¿Que podemos hacer? ¿Quien nos puede dar amor? ¿Como podemos determinar de quien fiarnos y de quien no? ¿Como podemos dejar que los otros se preocupen por nosotros, sin sentirnos atrapados, abusados, asustados e incapaces de preocuparnos de nosotros mismos?.
Aprenderemos. El punto de inicio es el sometimiento a nuestro deseo de ser amados, a nuestra necesidad de que nos mimen y nos amen. Tendremos cada vez mas confianza en nuestra capacidad para cuidar de nosotros mismos con la gente. Nos sentiremos suficientemente seguros para dejar que la gente se preocupe por nosotros; tendremos cada vez mas confianza en nuestra capacidad para escoger a la gente que es segura y que nos puede dar amor.
Quiza al principio necesitamos enojarnos, enojarnos porque no se están satisfaciendo nuestras necesidades, después podemos sentir gratitud por esas personas que nos han enseñado lo que no queremos, por aquellas que nos han asistido en el proceso de creer que merecemos ser amados, y por aquellas que han entrado en nuestras vidas para amarnos.
Nos estamos abriendo como las flores. A veces duele que los pétalos se abran. !!! Alegrate !!!, nuestro corazón se esta abriendo al amor que esta ahí y que seguirá estando ahí para nosotros.
Somete al amor que esta ahí para nosotros, el amor que la gente, el universo y el Poder Superior nos mandan.
Sometete al amor, sin permitir que la gente nos controle, o nos impida cuidar de nosotros mismos. Empieza por someterte al amor a ti mismo.

REFLEXION: “Hoy me abrire al amor que esta ahí para mi. Me permitire a mi mismo recibir el amor seguro, sabiendo que puedo cuidar de mi mismo con la gente. Estare agradecido con toda la gente de mi pasado que me ha asistido en mi proceso de abrirme al amor. Reclamo, acepto y doy gracias por el amor que me esta llegando”
(Melody Beattie del Lenguaje del Adios)

Cuidemos de nosotros mismos

943070_413475778749663_1669733158_n

Con frecuencia nos referimos a la recuperación de la codependencia con el termino de “autocuidado”. El cuidado de uno mismo no es, como algunos pudieran pensar, un moda de “la generación yo”. No es autoindulgencia. No es egoísmo, en la interpretación negativa de esa palabra.
Estamos aprendiendo a cuidar de nosotros mismos, en vez de concentrarnos obsesivamente en otra persona. Estamos aprendiendo la autoresponsabilidad, en vez de sentirnos excesivamente responsable de los demás. Cuidarse a uno mismo significa también cumplir con nuestras verdaderas responsabilidades hacia los otros, y esto lo hacemos mejor cuando no nos sentimos demasiados responsables.
Cuidarse a uno mismo a veces significa “yo primero”, pero por lo general significa “yo también”. Significa que somos responsables de nosotros mismos, y que podemos escoger ya no seguir siendo victimas.
Cuidarse a uno mismo significa aprender a amar a la persona de la que somos responsables: nosotros mismos. No lo hacemos para invernar en un capullo de aislamiento y autoindulgencia; lo hacemos para aprender a amar mejor a los demás y para aprender a dejar que ellos nos amen.
Cuidarse a uno mismo no es egoísmo, es autoestima

“Hoy, Dios mio ayúdame a amarme a mi mismo. Ayúdame a dejar ir la sensación de que soy excesivamente responsable de los que me rodean. Enseñarme que necesito hacer para cuidarme a mi mismo y para ser adecuadamente responsable hacia los demás”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

255454_330829883679976_646853744_n

Deja que sucedan las cosas… hay un proposito superior !!

No tenemos que trabajar tan duro para lograr conocernos a nosotros mismos. Si, estamos aprendiendo que suceden cosas dolorosas y decepcionantes, a menudo por una razon y por un proposito superior. Si, estas cosas a veces suceden para nuestro bien, pero no tenemos que gastar tanto tiempo y energia imaginando el proposito y el plan de cada detalle de nuestra vida, eso es “hipervigilancia”.
A veces se dañan cosas en nuestro hogar, tenemos un mal dia y aunque ayuda lograr aceptacion y gratitud por las molestias irritantes que ello cause, no tenemos que procesar todo y descubrir si todo esta dentro del esquema de cosas.
Soluciona los problemas, consientete si estas teniendo un mal dia. ¡¡¡ Cumple con tus responsabilidades y no lo tomas tan personal !!!.
Si necesitamos reconocer algo dentro de nosotros mismos o hacernos conscientes de algo en particular, se nos guiara en esa direccion. Ciertamente queremos estar atentos a los patrones de conducta , pero con frecuencia las grandes explicaciones acerca de un mismo y el procesamiento de cosas significativas es algo que ocurre en forma natural.
No tenemos que cuestionar cada suceso y ver como encaja dentro del Plan. El Plan- la toma de conciencia, la explicacion de nuestra conducta, el potencial para el crecimiento personal- se nos revelara solo. Tal vez la leccion sea aprender a solucionar nuestros problemas , sin saber siempre su significado. Quiza, la leccion sea confiar en nosotros mismos para vivir y experimentar la vida.

REFLEXION: “Hoy dejare que sucedan las cosas sin preocuparme acerca del significado de cada evento. Confiare en que esto promovera mi desarrollo mas rapido que si fuera por la vida llevando un microscopio. Confiare que mis lecciones se me revelaran solas a su debido tiempo”.
(Melody Beattie en el Lenguaje del Adios)

Desapego no es indiferencia

Amor y Apego no siempre deben ir de la mano. Lo hemos entremezclado hasta tal punto, que ya confundimos el uno con el otro. Equivocadamente, entendemos el desapego como dureza de corazon, indiferencia o insensibilidad, y eso es incorrecto. El desapego no es desamor, sino una manera sana de relacionarse, cuyas premisas son: independencia, no posesividad y no adiccion.. La persona no apegada (emancipada) es capaz de controlar sus temores al abandono, no considera que deba destruir la propia identidad en nombre del amor, pero tampoco promocionar el egoismo y la deshonestidad.
Desapegarse no significa salir corriendo a buscar un sustituto afectivo, volverse un ser carente de toda etica o instigar la promiscuidad. La palabra libertad nos asusta y por eso la censuramos.
Declararse afectivamente libre es promover afecto sin opresion, es distanciarse en lo perjudicial y hacer contacto en la tenura. El individuo que decide romper con la adiccion a su pareja entiende que desligarse psicologicamente no es fomentar la frialdad afectiva, porque la relacion interpersonal nos hace humanos (los sujetos “apegados al desapego” no son libres, sino esquizoides). No podemos vivir sin amor, pero si podemos amar sin esclavizarnos. “Una cosa es defender el lazo afectivo y otra muy distinta ahocarse con el”.
El desapego no es mas que una eleccion que dice a gritos: “EL AMOR ES AUSENCIA DE MIEDO”
(Walter Riso en AMAR O DEPENDER)