Meditación 16 de Marzo: Lagrimas

perdonar

Se me ha dicho que llorar me hace suave y, por lo tanto, insignificante. Es como si nuestra suavidad fuera el precio que hay que pagar por el poder, en lugar de ser el precio que se paga sencillamente con más facilidad y frecuencia. (AUDRE LORDE).

Nuestras lágrimas y nuestra suavidad no se valoran demasiado en esta sociedad, especialmente en el lugar de trabajo. En el pasado, las mujeres fueron inducidas a creer que podían ganar poder indirecto y manipulador a través de las lágrimas y su amable disposición para cuidar de los demás.
Muchas mujeres de hoy día nos hemos negado a utilizar nuestras lágrimas y nuestra amabilidad para conseguir lo que queremos. Desgraciadamente, este rechazo de nuestra parte más amable ha tenido como consecuencia que resultemos más rudas y agresivas, y que hayamos perdido nuestra totalidad.
Nosotras no somos sólo suaves ni sólo rudas. ¡Simplemente somos!

Compartir mis lágrimas y mi suavidad es un acto de amor. Compartir mi fuerza y mi seguridad es también un acto de amor. Cuando me comparto a mí misma, estoy amando.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

shutterstock_130937651 (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s