Meditación 6 de Junio: Fe

75154_398979943508793_1179371485_n

Te invito a que te pongas sobre tus rodillas oxidadas y molestes a Dios; se encerrará en sus habitaciones privadas cerrándote la puerta de un portazo. Eso es lo que piensa de ti y de tus plegarias. (ZORA NEALE HURSTON).

Muchas de las mujeres que hacemos demasiado hace tiempo que hemos olvidado a nuestro «Dios» de la infancia y no hemos encontrado nada para reemplazarlo. Cuando hemos recurrido a «Él», estábamos seguras de que se iba a «sus habitaciones privadas» y cerraba la puerta de un portazo. El sonido de esta puerta cerrándose ha producido eco y ha atravesado nuestra soledad. Nos encontrábamos en nuestro propio ahora. Teníamos que vivirlo nosotras solas. ¡Qué dualistas hemos sido! Si el Dios de nuestra niñez no funcionaba, no teníamos ningún contacto con ningún tipo de espiritualidad. Pero la pérdida real es nuestra pérdida de contacto con nuestro yo espiritual. Necesitamos tiempo para la oración, la meditación y la reflexión que es congruente con lo que somos. Cuando nos tomamos ese tiempo, descubrimos que existe algo que está más allá de nosotras mismas.

La fe no es siempre algo fácil para mí. Sobre todo, porque mis pensamientos se interponen en el camino.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

943070_413475778749663_1669733158_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s