Meditación 8 de Octubre: Ser indispensable/Control

mograña-3

Hace unos pocos años, si alguien me hubiera llamado «mujer indispensable», le habría dado las gracias considerándolo un cumplido. Hoy, no sería así, porque sé un poco más. (ELLEN SUE STERN).

Como mujeres que cuidamos de los demás y que trabajamos en exceso, hemos creído con frecuencia que somos indispensables. Incluso nos hemos hecho indispensables y nos hemos sentido así exhaustas pero seguras. Creíamos que si la empresa, nuestros/as hijos/as, nuestros maridos y nuestras/os amigas/os no podían seguir adelante sin nosotras y sin que tuviéramos siempre un lugar en sus vidas. Nuestros corazoncitos brillaban si alguien decía: «¡Qué haría yo sin ti!»
¡Por fortuna, es posible enseñar nuevos trucos a un perro viejo! Muchas de nosotras hemos visto que nuestra creencia de ser indispensables no sólo era destructiva para nosotras, sino que además estaba destruyendo nuestras relaciones. Empezamos a notar un tono solapado de resentimiento a nuestro alrededor. La gente siempre acaba estando resentida con las personas de las que dependen y con las que intentan controlar sus vidas.

¡Estoy tan aliviada de descubrir que ser indispensable me estaba matando a mí y mis relaciones! ¡Ahora tengo otras opciones!

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

11193721-una-mujer-tiene-el-estr-s-en-la-oficina-la-multitarea-y-la-gesti-n-del-tiempo-foto-de-archivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s