Meditación 11 de Octubre: Mentes Monótonas

ambicion_0

No quiero llegar al final de mi vida y darme cuenta de que sólo he vivido su longitud. Quiero haber vivido también su anchura. (DlANE ACKERMAN).

Cuando nos concentramos excesivamente en nuestro trabajo, en nuestras/os hijas/os, en nuestros hogares, o en nuestras relaciones, nos volvemos mujeres unidimensionales. A través de la historia, y más recientemente con el movimiento de las mujeres, hemos tomado conciencia con dolor de que muchas veces hemos estado limitadas a las tareas menos importantes de la sociedad.
Por desgracia, a medida que más mujeres irrumpimos en las filas de los privilegiados (tal como los hemos considerado), descubrimos de nuevo que tenemos la oportunidad de volvernos tontas y estrechas… pero de otra manera. El contenido ha cambiado, pero el proceso sigue siendo el mismo.
Para poder recuperar nuestras almas, tenemos que reconocer que ese «ancho» es tan importante como el «largo» en nuestro vivir de cada día.

La anchura añade una dimensión a la longitud. La profundidad añade otra dimensión a la longitud y a la anchura. El mundo tiene por lo menos tres dimensiones.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

poder-palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s