Mes: noviembre 2016

Meditación 30 de Noviembre: Culpabilidad

descarga-1-desapegarse-de-los-hijos

Las mujeres conservamos un rincón especial de nuestro corazón para los pecados que nunca hemos cometido. (CORNELIA OTIS SKINNER).

Estamos siempre tan dispuestas a responsabilizarnos de todo que constantemente nos sentimos culpables.
Si nuestro marido se siente abatido o deprimido, debe ser a causa de algo que hemos hecho. Si nuestros/as hijos/as no están teniendo éxito, debe ser por nuestra culpa. Si no se cumple un plazo, es que deberíamos haber dejado más tiempo. ¡Las mujeres estamos tan dispuestas a tomar sobre nosotras la culpabilidad del mundo! No importa si hemos cometido alguna transgresión o no. Si ésta existe, las culpables tenemos que ser nosotras. Desgraciadamente, hay mucha gente a nuestro alrededor que se siente feliz apoyando nuestras ilusiones de culpabilidad.
Nunca hemos dejado realmente de ver qué egocéntrico es asumir la responsabilidad de cada cosa que sucede, tanto si tenemos algo que ver con ella como si no. Cuando culpamos por todo lo que sucede a nuestro alrededor, nos hacemos el centro de todo.

Debe haber una manera más fácil de ser incluida.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

36434398-inquiet-femme-adolescent-se-couvrant-le-visage-avec-les-mains-sur-la-plage-en-hiver-banque-dimages

Meditación 29 de Noviembre: Risa

106584593

Una se pierde muchas risas por no reírse de sí misma. (SARA JEANNETTE DUNCAN).

¡Bien dicho! Parte del proceso de recuperación es ser capaz de ver qué divertidas somos en nuestra enfermedad.
Nos tomamos demasiado en serio. Uno de mis mejores momentos se produjo cuando fui invitada a dar una conferencia en una comida de las Quinientas Mayores Empresas. Yo acababa de haber estado haciendo una acampada antes de tener que cumplir este compromiso, así que me sentía un poco cansada. Para causar una impresión correcta, me había puesto
un traje convencional de mujer de negocios, con una blusa de seda, botas de tacón alto y leotardos. Después de haber pasado una temporada en plena naturaleza, no estaba muy segura de cómo adaptarme a ese disfraz. Justo antes de que llegara mi momento de hablar, fui al cuarto de baño para «orinar mis ansiedades», como decimos en los círculos clínicos. Salí de allí un poco animada y lista para empezar. Justo cuando alcanzaba la puerta del auditorio, sentí un pequeño escalofrío y me di cuenta de que mi falda había quedado pillada por los leotardos y que tenía «el trasero al aire». Tuve una oportunidad instantánea para la humildad. Por supuesto que inicié la conferencia con una apertura triunfal.

Cuando vemos lo divertidas que somos, podemos ver nuestro lado entrañable.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

liderazgo2

Meditación 28 de Noviembre: Estar en contacto con un Poder mas Grande que Nosotras

mujer_libertad_derechos

Principalmente no son las ideas abstractas las que influyen en nuestra espiritualidad, es nuestra vivencia de y con Dios. (SANDRA M. SCHNEIDERS).

No podemos aproximarnos a Dios o al proceso del universo con ideas. La Teología intenta pensar en Dios, pero con frecuencia nos pide negar nuestra vivencia de un poder más grande que nosotras.
Cuando aprendemos a confiar en nuestras propias percepciones y experiencia, descubrimos que empezamos a tener una relación con el proceso del universo. De hecho, cuando hacemos nuestro trabaje de recuperación descubrimos que cuando vivimos de acuerdo con nuestro propio proceso, somos una con el universo. Somos el holomovimiento.
Este proceso vivo que está en nosotras es, al mismo tiempo, más grande que nosotras. Cuando somos verdaderamente nosotras mismas, somos más que nosotras mismas. No tenemos que buscar la espiritualidad. Somos la espiritualidad.

Mi vivencia del infinito no puede empezar con mi cabeza.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

danzadeamor.jpg

Meditación 27 de Noviembre: Felicidad

Beneficios-para-la-salud-de-la-risoterapia-2

Si no has sido feliz siendo muy joven, puedes todavía ser feliz más adelante, pero es mucho más difícil;necesitas tener más suerte. (SlMONE DE BEAUVOIR).

Todas nosotras llevamos influencias y experiencias de nuestra infancia a nuestra vida de personas adultas. Las familias con problemas son la norma en esta sociedad y probablemente ¿no consistirá toda la cuestión en que tenemos algo de la infancia que ha de ser trabajado? Tal vez la pregunta apropiada sea: ¿Qué es lo que tenemos que trabajar procedente de las experiencias de nuestra infancia?
Lo sorprendente acerca de la aventura humana es que, por muy horrenda o terrible que haya sido nuestra infancia, a medida que trabajamos sobre ella, siempre podemos encontrar recuerdos de momentos de felicidad que han sido olvidados hace mucho tiempo. Y con independencia de lo perfecta que pareciera nuestra familia en la superficie, siempre tenemos algunas experiencias dolorosas que trascender.

La verdadera felicidad no procede de una infancia perfecta. La felicidad proviene de recuperar nuestra infancia única y sacar las lecciones que nos tenía reservadas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

31564_4251011753083_947315421_n

Meditación 26 de Noviembre: Tender una mano

libertad-mujer

Que nuestras posibilidades puedan ser omniabarcantes. Que podamos ver unos/as en otros/as los Todos que una vez fueron Todos-Uno volver a ser Uno. (LAURA RIDING).

Parte de la belleza de la recuperación de hacer demasiado es darse cuenta de que nuestras vidas están cambiando y de que parece que estamos adquiriendo una cualidad más espiritual a pesar de nosotras mismas.
Además, a medida que dejamos de trabajar hasta matarnos, descubrimos que tenemos más tiempo para tender una mano, que el solo hecho de hacerlo parece ser positivo para nosotras y que, sorprendentemente, facilita nuestra evolución y nuestra recuperación.
Evolucionamos cuando vamos más allá de querer cristalizar a los demás. Nos damos cuenta de que nuestro proceso de recuperación con los demás es una de las maneras de recordar nuestras historias, de recordar dónde no hemos sido, recordar quiénes somos y progresar en nuestra recuperación.

Cuando tendemos una mano a otra persona, tenemos la posibilidad de recordar que somos un mismo ser, que somos lo mismo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

tele-fono_1_ampliacion (mujeres atareadas)

Meditación 25 de Noviembre: Perfeccionismo

mograna-3

No trates de ser una niña tan perfecta, querida. Haz lo mejor que puedas sin ansiedad ni demasiado esfuerzo. (JESSE BARNARD).

Cuántas de nosotras hemos añorado palabras por parte de nuestras madres como las que Jesse Barnard escribió a su hija. Tal vez, si nuestros padres no nos hubieran necesitado perfectas, nosotras no necesitaríamos ser perfectas. Desgraciadamente, incluso cuando los demás no nos exigen la perfección, nosotras nos la exigimos.
Olvidamos que cuando nos viene el impulso de perfección, el único estándar que tenemos que alcanzar es el de ser perfectamente nosotras mismas. Siempre que establecemos modelos externos y abstractos y nos forzamos a seguirlos, nos destruimos a nosotras mismas.

Hacer lo mejor que puedo sin ansiedad ni demasiado esfuerzo suena a una buena y relajada manera de vivir.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background

Meditación 24 de Noviembre: Soledad

2012629150481417

Lo mismo que el agua puede reflejar claramente el cielo y los árboles sólo mientras su superficie se mantenga serena, la mente sólo puede reflejar la verdadera imagen del Ser cuando está tranquila y completamente relajada. (INDRA DEVI).

¿Cuántas veces están nuestras mentes «completamente tranquilas y relajadas? ¿Reconocemos que ese tiempo para la soledad es tan importante para nuestro trabajo como mantenernos informadas, preparar informes o planificar? Como dice la autora Brenda Ueland, «actualmente tu alma se hace terriblemente estéril y se seca porque eres demasiado rápida, eficiente y vas siempre con tantas prisas, haciendo una cosa detrás de otra, que no tienes tiempo para que puedan llegar tus propias ideas, para evolucionar y brillar suavemente».
Nos tenemos que dar tiempo. Tenemos que dar tiempo a nuestras ideas. Si no lo hacemos, no podemos brillar suavemente ni oír la voz de nuestro proceso interno que nos habla.

La soledad no es un lujo. Es un derecho y una necesidad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

retratos-de-mujeres-con-flores (10)