Meditación 13 de Febrero: Moral Personal

mograna-3

No quiero, y no lo haré, cortar mi conciencia para «estar a la última». (LlLLIAN HELLMAN).

Uno de los efectos del proceso de adicción es que gradualmente perdemos contacto con nuestra moral personal y nos deterioramos lentamente como personas morales. Es fácil ver cómo la persona alcohólica o drogadicta está dispuesta cada vez más a mentir, engañar, robar, e incluso a matar o a herir a la persona a la que quiere, para conseguir su dosis. Pero las mujeres que hacemos demasiado no somos diferentes. También tenemos deslices morales. Retenemos información, mentimos, engañamos o rebajamos a los demás para seguir adelante. Estamos dispuestas a pasar por alto nuestras normas de conducta y nuestra moral para llegar hasta la cumbre, para «estar a la última». Cuando pasamos por alto nuestra moral personal, hemos vendido nuestra alma y estamos perdiendo el «yo que es realmente yo».
Parte de nuestra recuperación consiste en reconocer que nuestra moral personal es uno de nuestros activos más preciados, y que es demasiado importante para tratarla a la ligera.

Me valoro suficiente para darme cuenta de que mi moral personal es una baliza que hay que seguir.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

ambicion-de-dinero_x2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s