Meditación 23 de Abril: Culpabilidad

Disimular es algo muy seguro. A cambio de hacerlo puedes obtener un precio desmedido del kilo de carne del mercado. (COLETTE DOWLING)

Solemos ser expertas en culpabilidad. Ciertamente lo hemos aprendido de nuestras maestras. Incuestionablemente y con gran tenacidad hacemos nuestras tareas sin una queja ni un reproche.
Sin embargo, vamos armadas con nuestros suspiros, los dientes apretados, un aspecto patético de resignación y nuestros hombros caídos. Nuestra frase favorita es: «Está bien», pero realmente no es lo que queremos decir. Una de nuestras capacidades es la de sufrir, ¡y lo hacemos tan bien! Obtenemos nuestro kilo de carne, pero perdemos en ello nuestras almas.

Dime: ¿Vale realmente la pena? ¿Estamos listas para abandonar el juego de la culpabilidad? Se hace infinitamente aburrido.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 22 de Abril: Autorespeto

Cuando el autorespeto toma el lugar correcto en la psique de una mujer, no dejará ser manipulada por nadie. (INDIRA MAHINDRA).

Ser mujer no es siempre la cosa más fácil del mundo, pero es con lo que tenemos que trabajar en estos momentos. ¡Hay tantos aspectos nuestros que merecen autorespeto! Somos increíblemente competentes en lo que hacemos. Somos flexibles y fuertes y podemos ser las dos cosas al mismo tiempo. Tenemos buenas ideas que son prácticas y creativas, y las podemos articular excelentemente. Tenemos la capacidad de hacer varias tareas simultáneamente y atender cada una de ellas.
Somos organizadoras, creadoras y activas y tenemos una gran capacidad de ser. Tenemos muchas cosas con las que contribuir, incluida una perspectiva de la vida que es diferente de la de los hombres que nos rodean.
Estamos aquí para prestar apoyo, y tanto nosotras como los demás tenemos que aceptar este hecho.

Mi autorespeto no es sólo esencial para mí; es también importante para el mundo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 21 de Abril: Conciencia de si misma

Hasta que se cuenta nuestra propia historia perdida, ninguna otra cosa que se diga puede bastarnos: continuaremos en silencio deseándola con vehemencia. (LAURA RIDING).

Probablemente, el viaje más importante que podamos emprender es el viaje interior. Hasta que sepamos quiénes somos, ¿cómo sería posible ofrecer lo que tenemos?
Cada una de nosotras es una combinación única de herencia y de experiencias. Nadie puede ofrecernos lo que nosotras tenemos que ofrecer. Sin embargo, si no tenemos la conciencia de nosotras mismas para hacernos responsables de nuestra singularidad, nunca podremos aportar nuestra contribución.
Uno de los efectos más desastrosos de nuestra enfermedad es que nunca tenemos realmente el tiempo para hacer el proceso de toma de conciencia, y después, cuando lo hacemos, estamos demasiado exhaustas para preocuparnos de él.

Necesito conocer mi historia… toda ella.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 20 de Abril: Realidad/Inventario

Necesitas recuperar los acontecimientos de tu vida para hacerte tuya a ti misma. Cuando verdaderamente posees todo lo que has sido y hecho, lo cual puede tomar algún tiempo, vives la realidad intensamente. (FLONDA SCOTT MAXWELL).

«Vivir la realidad intensamente» exige que atravesemos el rechazo hacia nosotras mismas y nuestras propias vidas capa tras capa. En algún punto de nuestra vida tenemos que pararnos y hacer un inventario completo de lo que somos y de lo que hemos hecho. Este inventario sin miedo y de búsqueda no se centra sólo en las cosas en las que nos hemos equivocado y en las cosas que desearíamos haber hecho de otra manera, sino que también se centra en nuestra fortaleza y en las cosas que han sido acertadas.
Muchas de nosotras olvidamos que hacer un balance de nosotras mismas también significa apuntar lo que tenemos de bueno y reconocernos y gustarnos a nosotras mismas. Después de todo, la autenticidad no trata sólo de los errores, sino también de los aspectos positivos que tenemos, llenos de fuerza, creativos, amorosos, amables y compasivos.

Cuando nos detenemos y tomamos posesión de todo lo que hemos sido y hecho, estamos en camino de convertirnos en lo que verdaderamente somos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditacion 19 de Abril: Precipitarse y Apresurarse

A veces, me gustaría tener parches que me mantuvieran entera. (PAM).

En ocasiones, realmente nos sentimos impotentes a nuestra necesidad de precipitarnos y de mantenernos ocupadas, y nos gustaría sencillamente que existiera una manera de podernos detener. Nuestra vida parece verdaderamente abrumadora e ingobernable.
Nos asombramos de hasta qué punto nos sentimos aliviadas cuando podemos realmente admitir que somos impotentes respecto a esta conducta insana y quenuestra vida no va como nos gustaría que fuese.
Somos mujeres poderosas, y al mismo tiempo somos impotentes respecto a nuestras vidas alocadas. ¡Qué consuelo supone saber que un poder más grande que nosotras puede restaurar nuestra cordura! ¡Qué alivio saber que nuestro reconocimiento de que nuestra vida es enfermiza en este momento abre la puerta a
la salud!
¡Qué alivio ver y saber que tenemos el camino abierto ante nosotras para renovar la cordura, cuando dirigimos nuestras vidas y nuestras voluntades hacia ese
poder más grande que nosotras!
Poner parches no serviría de mucho de todas maneras,pero cambiar nuestras vidas suena a una opción con posibilidades reales.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 18 de Abril: Reconocimiento

Y a todas esas voces de sabiduría que me han susurrado a lo largo del camino.(DHYANI YWAHOO).

La gratitud y el reconocimiento son facetas importantes de nuestras vidas. ¡Ha habido tantas mujeres que han compartido su sabiduría y su conocimiento con nosotras! Parte de esta sabiduría ha sido aprendida de otras personas y parte ha constituido un autoaprendizaje, el conjunto ha sido profundo.
¿Recuerdas la vecina que nos enseñó a cuidar las plantas? ¿Recuerdas a la madre que nos enseñó algunos trucos para no interponernos en el camino de nuestros hijos? ¿Recuerdas a aquella diminuta anciana en nuestro lugar de culto que parecía vivir silenciosamente lo que se nos había dicho que era la espiritualidad?
¿Recuerdas aquel libro que aparecía justo en el momento en que lo necesitábamos?
Ha habido voces de sabiduría por todas partes a lo largo de nuestras vidas.

Tal vez, como dice una de mis amigas sabias, «ya es tiempo de tener un ataque de gratitud».

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 17 de Abril: Curación

El nuevo espacio… tiene una especie de invisibilidad para las personas que no han entrado en él. (MARY DALY).

Es especialmente difícil para las mujeres que hacemos demasiado considerar la posibilidad de entrar voluntariamente en lo desconocido. Como a cualquier persona adicta, nos gusta mantener todo bajo control, y no queremos siquiera empezar un viaje sin un buen mapa de carreteras. Desgraciadamente, la recuperación no funciona de esta manera. La recuperación es un salto de fe.
La mayoría de nosotras, por el hecho de haber crecido en familias disfuncionales, trabajar conforme a modelos de adicción y vivir en una sociedad adicta, no tenemos un conocimiento vivencial de lo que significa vivir nuestro proceso, vivir con la sobriedad o vivir conforme a nuestra propia claridad. Pero muchas personas están dando este salto de fe y dando el primer paso en el camino de la recuperación. Sabemos que tiene que haber algo mejor. Tenemos un vago recuerdo de algo.
Casi podemos recordar que está ahí. Uno de los verdaderos milagros de hoy día es que muchas mujeres estamos empezando a recuperarnos, aunque realmente no tenemos una clara idea de lo que es la recuperación.

He deseado un milagro, y yo puedo serlo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).