Meditación 25 de Marzo: Ocupaciones permanentes

No había ninguna necesidad en absoluto de hacer todas las tareas domésticas. Después de los primeros cuatro años, la suciedad no ha aumentado. (QUENTIN CRISP).

Me encanta sencillamente esta cita de Quentin Crisp. Me hizo detenerme y considerar la posibilidad de que fuera verdad. ¿Hubiera tenido alguna vez el valor y la seguridad de dejar mis tareas domésticas durante cuatro años, para ver si había un límite natural a la suciedad acumulada? De ninguna manera, no estoy segura de quererlo.
Pero, ¿qué cantidad de tareas domésticas llevo a cabo porque necesito mantenerme ocupada y no porque necesiten realmente ser hechas?
Una de las características de una adicta al trabajo es la costumbre de aplazar las decisiones. Con frecuencia, nuestras ocupaciones son una forma sutil de aplazar decisiones que nos mantienen alejadas de lo que hay que hacer realmente.

Estoy agradecida por las cosas que oigo que me dan la oportunidad de cambiar mi percepción, aunque sea ligeramente.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 10 de Marzo: Serenidad

De repente me llena un sentimiento de paz y de comprensión que es, supongo, lo que las personas piadosas tienen en mente cuando hablan sobre la presencia de Dios. (VALERIE TAYLOR).

Cuando actuamos en medio del proceso de adicción, sabemos muy poco de la serenidad. La palabra serenidad es algo que entendemos en teoría pero no en la práctica. Cuando empezamos a prestarnos atención y a recuperarnos de nuestro actuar adictivo, comenzamos a experimentar momentos de serenidad. La primera vez que experimentamos la serenidad, tal vez pase a través de nuestra conciencia como un meteorito y nos dé un susto de muerte, porque este sentimiento nos es desconocido. Después de un periodo de tiempo, empezamos a reconocer estos momentos de serenidad como momentos muy especiales, e intentamos hacerlos aparecer, mediante rituales, prácticas y técnicas. En este caso, no estamos centrándonos en controlar el mundo, estamos intentando controlar nuestra experiencia de serenidad… para devolverla al cuadro de mandos.

La serenidad es un regalo. Está disponible para todo el mundo. Consiste en ser una con la presencia de Dios.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditacion 8 de Marzo: Autoafirmacion

Encontré a Dios en mí misma. La [sic] amo; la [sic] amo profundamente. (NTOZAKE SHANGE).

¿Qué mejor sitio para encontrar a Dios que en el interior de nosotras mismas? Sólo cuando realmente nos conocemos y nos afirmamos a nosotras mismas por lo que somos, tomamos conciencia de la divinidad que compartimos con todas las cosas. Somos parte del holograma… somos el holograma. Cuando nos enajenamos de nosotras mismas, perdemos también contacto con lo que está más allá de nosotras.
Conocer a «Dios» y amarla [sic] profundamente es amarnos a nosotras mismas. Amar a este Dios no es amar al «Dios» preocupado de sí mismo de la adicción. Es amar al Dios que es una, dentro y más allá de nosotras. Es amando a Dios como llegamos a entender a Dios.

El contacto con Dios es tan simple, y lo hacemos tan difícil.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 1 de Marzo: En contacto con el Proceso/Un Poder Mayor

mujer-feliz-fondo

Tú y yo creíamos internamente en un poder externo al que uno podía llamar, si se estaba en armonía con los acontecimientos. (ROBYN DAVIDSON).

Vivir en proceso es vivir nuestro proceso y estar unificadas con el proceso del universo. Nuestra enfermedad adictiva nos aparta de nuestra conexión con el proceso vivo. Nuestra enfermedad nos aliena de nuestra espiritualidad y de nuestra fe y nos dice que no estamos seguras, que tenemos que controlar, y que tenemos que afianzar la seguridad volviéndonos estáticas nosotras mismas, y haciendo que sean estáticas nuestras vidas, e incluso el universo.
Ponemos tanto esfuerzo en intentar hacer que nuestro universo sea estático que no hemos desarrollado la capacidad de estar en armonía con los acontecimientos. A medida que aprendemos a armonizarnos y a participar, descubrimos que vivir nuestro proceso es mucho más fácil que intentar que el universo sea estático.

Cuando estoy en contacto con mi proceso, estoy en contacto con el proceso del universo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background

Meditación 27 de Febrero: Perfeccionismo

businesswoman

Ésta es la época del perfeccionismo, niña. Todo el mundo intenta mostrar lo más extraordinario de su lado mental, de su lado físico y de su lado emocional. Lucha, lucha, corrige todos los defectos. (JUDITH GUEST).

El perfeccionismo es una de las características de la adicción. El perfeccionismo establece un ideal abstracto y externo de «lo que debería ser» o de «lo que debería ser capaz de hacer», que no tiene ninguna relación con quiénes somos y con lo que necesitamos hacer, y después intentamos amoldarnos a ese ideal.
Al intentar ser la perfección abstracta, nos dañamos, nos juzgamos y nos falseamos a nosotras mismas. Con independencia de lo que hagamos o de cómo intentemos tener éxito, nunca es suficiente. Nunca estamos a la altura. Intentar las cosas con demasiado ahínco, o no intentarlas en absoluto, son las dos caras de la misma moneda de perfección. Desgraciadamente, es una moneda que nunca se amortiza.

El perfeccionismo es un autoengaño de primer orden.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

19483733-foto-de-empresaria-enojada-con-el-ordenador-port-til-en-el-trabajo-foto-de-archivo

Meditación 14 de Febrero: Expectativas

cge-11

Nadie hace objeciones a una mujer por ser una buena escritora, escultora o bióloga, si al mismo tiempo se las arregla para ser una buena esposa, buena madre, estar bien maquillada, de buen humor, elegante y no es agresiva. (LESLIE M. MCINTYRE).

¡Está bien! ¿Cuál es entonces el problema? No es fácil estar elegante cuando tenemos cerca niños que empiezan a gatear… pero lo intentamos. No es fácil criar hijos y permanecer esbelta y bien maquillada… pero lo intentamos.
No existe probablemente ningún grupo de personas en esta sociedad que intenten con más esfuerzo que las mujeres responder a las expectativas de los demás. Como consecuencia, estamos siempre mirando afuera para obtener valoración, y por mucha que obtengamos, no es suficiente. Intentando siempre ser las que los demás piensan que deberíamos ser,nos hemos perdido a nosotras mismas y hemos acabado teniendo poco que aportar en cualquier relación o tarea.

Las expectativas son como las fajas. Probablemente deberíamos haberlas descartado hace años.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Cansancio-Mental-CuidaTuCuerpo4

Meditación 12 de Febrero: Metas/Competición

Tiene-Sentido-La-Vida

Aquello en que te has convertido es el precio que pagaste para obtener lo que querías. (MIGNON MCLAUGHLIN).

¿Merecía la pena? ¿Vale la pena? ¿Podemos mirar al espejo y decir a la persona que vemos: «¿Eres alguien que admiro y respeto?»
Debemos recordar que cada paso en el camino de la vida es como dar un paseo. Nos lleva a algún lado, y los pasos dejan frecuentemente huellas.
No podemos decirnos a nosotras mismas: «Bueno, lo que estoy haciendo es urgente ahora, así que continuaré haciéndolo así. Más adelante ya solucionaré las consecuencias», y que no haya consecuencias después. Los rechazos de nuestra vida están relacionados entre sí.

Lo que hago se convierte en lo que soy. Estoy trabajando ahora con elementos muy preciados.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

1474400_695842633767393_1346995273_n