Meditación 26 de Mayo: Vivir Plenamente

Y llegar a través de nuestras vidas… de toda la vida… al corazón del cosmos que es nuestras propias almas. (SONIA JOHNSON).

Cada una de nosotras es un cosmos en sí misma. Cuando vivimos la vida plenamente, somos personas separadas entre sí, y también somos unas con el universo. Somos nosotras mismas con nuestros límites, y también estamos conectadas con todas las cosas.
Afortunadamente, no se nos pide que vivamos la vida de otra persona. Todo lo que tenemos que hacer es vivir nuestra propia vida, y esto parece que ya es suficiente.
Cuando vivimos plenamente, nos permitimos saborear toda la gama de nuestras experiencias. Vemos lo que vemos, sentimos lo que sentimos y sabemos lo que sabemos. Aceptamos cualquier oportunidad de vivir conforme a nuestras propias almas.

Por suerte, vivir la vida plenamente no es una tarea. Es una oportunidad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 16 de Mayo: Pedir ayuda

Un consejo es lo que pedimos cuando ya conocemos la respuesta pero nos gustaría no conocerla. (ERICA JONG).

¡Exacto! Normalmente, cuando pedimos un consejo es porque ya somos conscientes de la respuesta dentro de nosotras, pero no queremos enfrentar nuestro conocimiento interno. Entonces dejamos que otra persona nos dé un pequeño empujón.
Además, cuando pedimos consejo, hay una parte de nosotras que teme que cualquier persona nos lo dé. Cuando lo hace, nos quita la presión de encima, aunque sepamos que no funcionará y en el fondo lo rechacemos internamente.
Por otra parte, pedir ayuda es ya otro asunto completamente diferente. La mayoría de las mujeres que hacemos demasiado tenemos mucha dificultad en pedir ayuda. Por lo general, podemos hacer las cosas solas, sea lo que sea, y nos sentimos más a gusto haciéndolas por nosotras mismas. Podemos dar órdenes y decir a los demás cuáles son las cosas que hay que hacer. Podemos organizar y supervisar. Hemos aprendido muchas maneras de obtener ayuda sin pedirla y sin reconocer que la necesitamos. Sin embargo, es infinitamente más auténtico pedir ayuda cuando la necesitamos.

Pedir ayuda no significa que somos débiles o incompetentes. Habitualmente indica un nivel elevado de honestidad e inteligencia.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 12 de Mayo: Amor

Desearía haber conocido a más personas. Las hubiera amado a todas. Si hubiera conocido a más personas, hubiera amado más. (TONI MORRISON).

Todo el mundo tiene una capacidad infinita de amor. A veces nos confundimos acerca del amor y pensamos que somos las únicas en tener tanto. Entonces empezamos a pensar en términos de sumas de ceros. Creemos que al ser las únicas que tenemos amor, si damos un poco tendremos eso de menos. Empezamos a dividir nuestro amor lo mismo que pagamos las facturas a final de mes. Cumplimos con todas nuestras «obligaciones de amor» e intentamos tener ahorrado un poco para casos de emergencia. El amor controlado no es amor. El amor obligatorio tampoco es amor. El amor es algo que fluye a partir de nuestro sentimiento profundo de amor por nosotras mismas. No es posible amar a otra persona si no nos amamos a nosotras mismas.
Cuando nos queremos a nosotras mismas, no existe ningún límite a la cantidad de amor que podemos compartir. Pero el amor nunca puede ser manufacturado porque necesitaríamos o querríamos un poco a cambio. El amor es una energía que es compartida porque la tenemos.

Amar a las personas que conozco me permite conocer a las personas que amo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 29 de Abril: Miedo/Manipulación

Todas las mujeres nos damos prisa. Las mujeres observamos las caras, las voces, los gestos, los cambios de humor. Somos personas que tenemos que sobrevivir a través de la astucia. (MARGE PIERCY).

La mayoría de las mujeres somos investigadoras consumadas. Hemos desarrollado capacidades para reunir datos que pondrían en evidencia a la mayoría de los investigadores. Estamos continuamente escudriñando rostros, cuerpos y situaciones para obtener claves sobre lo que es aceptable y sobre aquello de lo que tenemos que apartarnos. Desgraciadamente, nos hemos convertido en muchas ocasiones en personas que tienen que «sobrevivir a través de la astucia». Nuestro estado de alerta permanente proviene de nuestro miedo a que hagamos lo que hagamos nunca es suficiente —nuestro miedo de que nosotras no somos suficientes por mucho que hagamos—. Tenemos que ser astutas para sobrevivir, o eso es lo que hemos llegado a creer. Algunas personas han dicho que esta revolución de las mujeres es la única revolución en la que la vanguardia del enemigo está en nuestras propias cabezas.

Soy suficiente. Sólo aceptaré lo que tengo para dar.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 22 de Abril: Autorespeto

Cuando el autorespeto toma el lugar correcto en la psique de una mujer, no dejará ser manipulada por nadie. (INDIRA MAHINDRA).

Ser mujer no es siempre la cosa más fácil del mundo, pero es con lo que tenemos que trabajar en estos momentos. ¡Hay tantos aspectos nuestros que merecen autorespeto! Somos increíblemente competentes en lo que hacemos. Somos flexibles y fuertes y podemos ser las dos cosas al mismo tiempo. Tenemos buenas ideas que son prácticas y creativas, y las podemos articular excelentemente. Tenemos la capacidad de hacer varias tareas simultáneamente y atender cada una de ellas.
Somos organizadoras, creadoras y activas y tenemos una gran capacidad de ser. Tenemos muchas cosas con las que contribuir, incluida una perspectiva de la vida que es diferente de la de los hombres que nos rodean.
Estamos aquí para prestar apoyo, y tanto nosotras como los demás tenemos que aceptar este hecho.

Mi autorespeto no es sólo esencial para mí; es también importante para el mundo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 20 de Abril: Realidad/Inventario

Necesitas recuperar los acontecimientos de tu vida para hacerte tuya a ti misma. Cuando verdaderamente posees todo lo que has sido y hecho, lo cual puede tomar algún tiempo, vives la realidad intensamente. (FLONDA SCOTT MAXWELL).

«Vivir la realidad intensamente» exige que atravesemos el rechazo hacia nosotras mismas y nuestras propias vidas capa tras capa. En algún punto de nuestra vida tenemos que pararnos y hacer un inventario completo de lo que somos y de lo que hemos hecho. Este inventario sin miedo y de búsqueda no se centra sólo en las cosas en las que nos hemos equivocado y en las cosas que desearíamos haber hecho de otra manera, sino que también se centra en nuestra fortaleza y en las cosas que han sido acertadas.
Muchas de nosotras olvidamos que hacer un balance de nosotras mismas también significa apuntar lo que tenemos de bueno y reconocernos y gustarnos a nosotras mismas. Después de todo, la autenticidad no trata sólo de los errores, sino también de los aspectos positivos que tenemos, llenos de fuerza, creativos, amorosos, amables y compasivos.

Cuando nos detenemos y tomamos posesión de todo lo que hemos sido y hecho, estamos en camino de convertirnos en lo que verdaderamente somos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 15 de Abril: Aceptación/Autenticidad

Con él como un caballero y ella como una dama, ¿qué podría ser yo, sino simplemente lo que soy? (EDNA ST. VINCENT MILLAY).

Algunas de nosotras no sabemos la diferencia entre rebajarnos, negándonos de este modo a aceptar nuestros talentos y nuestras cualidades, y a aceptar lo que somos.
Claro que con frecuencia pasamos de creer que no tenemos ningún valor a ser totalmente arrogantes. Es interesante el hecho de que sentirse como «una caquita» y creerse únicas en el mundo es algo que está muy relacionado entre sí. En ambos espejismos nos negamos a vernos como realmente somos.
Sólo cuando somos capaces de decir «no sé nada de esto», o «soy muy buena en esto y casi inútil en lo otro», nos acercamos a la aceptación del ser. Ver nuestras deficiencias nos permite aceptarlas. Aceptar nuestros puntos fuertes nos permite remontarnos. La clave es la autenticidad con una misma.

Hoy tengo la oportunidad de no exagerar mis deficiencias ni mis capacidades. Puedo ser yo misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).