Meditación 22 de Abril: Autorespeto

Cuando el autorespeto toma el lugar correcto en la psique de una mujer, no dejará ser manipulada por nadie. (INDIRA MAHINDRA).

Ser mujer no es siempre la cosa más fácil del mundo, pero es con lo que tenemos que trabajar en estos momentos. ¡Hay tantos aspectos nuestros que merecen autorespeto! Somos increíblemente competentes en lo que hacemos. Somos flexibles y fuertes y podemos ser las dos cosas al mismo tiempo. Tenemos buenas ideas que son prácticas y creativas, y las podemos articular excelentemente. Tenemos la capacidad de hacer varias tareas simultáneamente y atender cada una de ellas.
Somos organizadoras, creadoras y activas y tenemos una gran capacidad de ser. Tenemos muchas cosas con las que contribuir, incluida una perspectiva de la vida que es diferente de la de los hombres que nos rodean.
Estamos aquí para prestar apoyo, y tanto nosotras como los demás tenemos que aceptar este hecho.

Mi autorespeto no es sólo esencial para mí; es también importante para el mundo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 20 de Abril: Realidad/Inventario

Necesitas recuperar los acontecimientos de tu vida para hacerte tuya a ti misma. Cuando verdaderamente posees todo lo que has sido y hecho, lo cual puede tomar algún tiempo, vives la realidad intensamente. (FLONDA SCOTT MAXWELL).

«Vivir la realidad intensamente» exige que atravesemos el rechazo hacia nosotras mismas y nuestras propias vidas capa tras capa. En algún punto de nuestra vida tenemos que pararnos y hacer un inventario completo de lo que somos y de lo que hemos hecho. Este inventario sin miedo y de búsqueda no se centra sólo en las cosas en las que nos hemos equivocado y en las cosas que desearíamos haber hecho de otra manera, sino que también se centra en nuestra fortaleza y en las cosas que han sido acertadas.
Muchas de nosotras olvidamos que hacer un balance de nosotras mismas también significa apuntar lo que tenemos de bueno y reconocernos y gustarnos a nosotras mismas. Después de todo, la autenticidad no trata sólo de los errores, sino también de los aspectos positivos que tenemos, llenos de fuerza, creativos, amorosos, amables y compasivos.

Cuando nos detenemos y tomamos posesión de todo lo que hemos sido y hecho, estamos en camino de convertirnos en lo que verdaderamente somos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 15 de Abril: Aceptación/Autenticidad

Con él como un caballero y ella como una dama, ¿qué podría ser yo, sino simplemente lo que soy? (EDNA ST. VINCENT MILLAY).

Algunas de nosotras no sabemos la diferencia entre rebajarnos, negándonos de este modo a aceptar nuestros talentos y nuestras cualidades, y a aceptar lo que somos.
Claro que con frecuencia pasamos de creer que no tenemos ningún valor a ser totalmente arrogantes. Es interesante el hecho de que sentirse como «una caquita» y creerse únicas en el mundo es algo que está muy relacionado entre sí. En ambos espejismos nos negamos a vernos como realmente somos.
Sólo cuando somos capaces de decir «no sé nada de esto», o «soy muy buena en esto y casi inútil en lo otro», nos acercamos a la aceptación del ser. Ver nuestras deficiencias nos permite aceptarlas. Aceptar nuestros puntos fuertes nos permite remontarnos. La clave es la autenticidad con una misma.

Hoy tengo la oportunidad de no exagerar mis deficiencias ni mis capacidades. Puedo ser yo misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 4 de Abril: Integridad/Éxito

La integridad es muy perecedera en los meses de verano del éxito. (VANESSA REDGRAVE).

Me pregunto si habré dejado caer mi integridad para obtener éxito. ¿Ha habido ocasiones en las que quería mirar a otro lado o tomar el camino más sencillo para evitar el conflicto u obtener aceptación?
Todos los días se nos presentan oportunidades para sacrificar nuestra integridad en temas fundamentales o en otros que pueden parecer insignificantes. No hay ninguna manera de que podamos sentirnos bien con nosotras mismas sin nuestra integridad. El éxito y la pérdida de integridad no son sinónimos. De hecho, el verdadero éxito exige una gran integridad.
Estos «pequeños» incidentes de deslizamiento de la integridad nos van royendo continuamente como termitas. ¡Qué importante es hacer un alto y considerar las decisiones que hemos tomado! ¡Qué alivio es saber que nuestra valorada integridad está anclada profundamente en nosotras y que podemos volver a conectar con ella en cualquier momento!

Comprobar posibles pérdidas de integridad me permite sentirme mejor conmigo misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 2 de Abril: Vivir plenamente la vida

No estés asustada de que la vida se acabe: asústate de que nunca empezase. (GRACE HANSEN).

Muchas veces, el centrarnos sobre la muerte y las posibilidades de morir es una escapatoria a nuestro miedo real: el miedo de vivir nuestras vidas.
Nos hemos acomodado a una manera de vivir que es realmente una muerte lenta. Nuestro trabajo, ocupaciones y cuidado permanentes de los demás, y el estar siempre apresuradas, nos quita la responsabilidad de estar totalmente vivas, matándonos lentamente, y de una manera socialmente aceptable, lentamente al pie del cañón. ¿Qué más podemos pedir a una adicción?
¿Por qué nos asusta tanto vivir nuestra vida? ¿Cómo sería nuestra vida si decidiéramos desenmascararnos ante ella y vivirla? ¿Por qué es tan terrorífico vivir nuestros sentimientos y estar presentes momento a momento?

Mi proceso interno nunca me fuerza más allá de donde puedo ir. Puede que no me guste pasar a través de él, pero puedo hacerlo. Es sólo cuando rechazo mi vida cuando se me hace pesada.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 27 de Marzo: Desaliento

Sólo las flores polvorientas, el golpeteo de incensarios y las huellas sobre pistas, que parten de algún lugar y no conducen a ninguna parte. (ANNA AKHMATOVA).

¡Qué bella expresión de desaliento!… Huellas sobre pistas que parten de algún lugar y no conducen a ninguna parte. Todas hemos intentado tan arduamente hacer las cosas apropiadas. Hemos ido a las escuelas adecuadas, seguido las reglas, trabajado muchas horas, hemos renunciado a largas duchas… ¿y para qué?… huellas sobre pistas que parten de algún lugar (con flores polvorientas en el camino), o tal vez huellas que no partían de ningún lugar y no conducían a ninguna parte.
Calma. Por supuesto nos sentimos desanimadas a veces. La recuperación es más parecida a una espiral que a una línea. Nuestras luchas nos ofrecen la oportunidad de conocer mejor las múltiples facetas de nuestra enfermedad.

La recuperación no tiene por qué ser una línea recta. Mientras esté en el camino, debo estar yendo a alguna parte.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 24 de Marzo: Gratitud

Amas como una cobarde. No des ningún paso. Permanece simplemente cerca y espera a que las cosas sucedan por sí mismas, desagradecida e ignorante, como un cerdo bajo una encina. Comiendo y gruñendo con las orejas colgando por encima de tus ojos, y sin mirar nunca hacia arriba para ver de dónde vienen las bellotas. (ZORA NEALE HURSTON).

Muy a menudo vamos por la vida como cerdos. Escarbamos alrededor y mascamos las golosinas sin darnos cuenta ni una sola vez de dónde proceden o del hecho que las estamos recibiendo como regalos.
El proceso del universo es tan generoso con nosotras que damos demasiadas cosas por sentado. «Amamos como cobardes». Esperamos que todo y todas las personas de nuestro alrededor tomen riesgos, mientras que nosotras nos aprovechamos. Nos volvemos tan arrogantes que nos convencemos a nosotras mismas de que todo lo que tenemos es un regalo de nosotras hacia nosotras mismas. No nos detenemos para ver que no podríamos mascar esas sabrosas bellotas si no hubiera un árbol providencial que las dejara caer.

Hoy tengo la oportunidad de detenerme, mirar hacia arriba y agradecer los muchos regalos que poseo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).