Meditación 28 de Julio: Realidad/Rechazo

¡Llenamos nuestras mentes de palabras! Estas nos hipnotizan enmascarando la verdad, incluso cuando la verdad se presenta crudamente ante nuestros ojos. Para descubrir la realidad que subyace, he aprendido a escuchar únicamente a la acción. (JUDITH M. KNOWLTON).

Abandonar nuestra capacidad de discernir la realidad es una de las características de la adicción. Como dice la bien conocida psicoterapeuta Marión Woodman, «en la adicción creas una fantasía e intentas vivir en ella». A menudo las mujeres que hacemos demasiado somos muy crédulas a un nivel muy profundo. Queremos creer lo que los demás nos dicen y no queremos tener que estar a la defensiva todo el tiempo. Como consecuencia, muy frecuentemente nos sentimos tristes y resentidas porque descubrimos que estamos tratando con nuestras ilusiones y no con la realidad. No es que no percibamos la realidad. La percibimos. Simplemente, no queremos enfrentarnos a ella. Por el contrario, nos quejamos y quedamos heridas. Siempre que quitamos nuestros filtros podemos ver la realidad. Y a largo plazo, la realidad es siempre más fácil de enfrentar que la fantasía.

Las acciones dicen más que las palabras, y cuando creo en lo que los demás hacen y no escucho mucho lo que dicen, me siento más sana.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 27 de Julio: Perfeccionismo/Soledad

424138_363755823723537_478196320_n amor incondicional

«Resulta que pertenece a un tipo [de mujer americana] que yo solía encontrar… de las que van a conferencias. Y, después de todo…, sorprendentemente, su energía…» Y continuó diciendo: «Son perfectamente capaces de tener tres o cuatro hijos, llevar la casa, estar al tanto del arte, de la literatura, de la música —superficialmente, por supuesto, pero, ¡por Dios, ya es algo!— y, además de todo ello, mantener un empleo. Algunas han pasado también por dos o tres maridos, sólo para evitar el estancamiento.» (DODIE SMITH).

Pone los nervios de punta verse representadas por escrito. Hemos aprendido a salir adelante. Hemos aprendido a ser «supermujeres». Así pues, ¿qué hay de extraño si no podemos profundizar en nada? ¿Cómo podríamos hacerlo? Simplemente, no tenemos tiempo. Nuestro mayor miedo es no saber suficiente o no ser suficientes. Nos sentimos inadecuadas cuando no podemos hablar inteligentemente sobre casi cualquier cosa y hacerlo todo. Nos gustaría tener más relaciones íntimas, pero no tenemos el tiempo, porque somos mujeres «perfectas».

Somos mujeres «perfectas», y ser perfectas es aburrirnos a nosotras mismas y a los demás.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

377747_486845188001928_203424286_n

Meditación 16 de Julio: Equilibrio

Las mentes creativas siempre se han conocido por ser capaces de sobrevivir a cualquier clase de mal
adiestramiento. (ANNA FREUD).

Aunque su padre creía que nuestras vidas quedan determinadas en los primeros cinco años, Anna Freud parece haber ido más lejos. Si bien somos afectadas/os por nuestro pasado y nuestra educación, cada persona tiene dentro de sí la posibilidad de ir más allá.
Desgraciadamente, cuando intentamos no ser como nuestros padres, quedamos atrapadas/os en la misma trampa que cuando tenemos que ser como ellos. En cualquiera de los dos casos estamos determinadas/os por nuestro pasado y controladas/os por nuestras reacciones a nuestro pasado. Algunas personas pasamos toda nuestra vida dudando entre estas dos posiciones.
Pero tenemos otra elección. Dicha elección consiste en reconocer nuestro pasado y ser nosotras/os mismas/
os.

La tercera opción es ser yo. Ahí es donde reside mi creatividad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 12 de Julio: Culpabilidad/Tiempo para estar sola

Quería llegar aquí sola y varias personas me pidieron si podían venir conmigo. No os puedo ni decir lo difícil que ha sido llegar por mí misma. (MARY).

Con frecuencia nos sentimos culpables cuando hacemos algo solas. Hemos aceptado tanto el mandato de estar conscientes de los sentimientos de los demás, de cuidarlos y de ponernos las últimas, que muchas veces nos sentimos incómodas incluso de tener necesidades. ¡Qué egoísta parece negarnos a recoger a alguien en el coche cuando de todas maneras vamos en la misma dirección. Seguramente podíamos salir de nosotras un poco. Incluso si nos negamos a la demanda, ¿no nos vamos a ver sobrepasadas por la culpabilidad, y de todas maneras tampoco disfrutaríamos? ¡Qué situación de «pierde-pierde»!
Tal vez podríamos utilizar este tiempo de estar solas para explorar nuestra culpabilidad y aprender de ella. Incluso tener tiempo para explorar la culpabilidad requiere tiempo para estar sola. Quizá necesitemos esta exploración desesperadamente.

Cuando digo no a una demanda de mi tiempo, no estoy separándome de la persona que me lo pide, sino que me estoy permitiendo actuar para mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 6 de Julio: El Perdón/Enmiendas

Le dolían los pechos y los brazos con la belleza de su propio perdón. (MERIDEL LE SUEUR).

Dolerme algo perdonándome es aceptarme totalmente a mí misma. Todas necesitamos el perdón. En nuestra enfermedad hemos dañado a las personas que estaban más cerca de nosotras. Éste es uno de los aspectos más dolorosos de las enfermedades de adicción: herimos a las personas que más queremos. Y nos herimos a nosotras mismas cuando herimos a las personas que amamos. Cuando nos preparamos para rectificar con los demás, primero tenemos que rectificar hacia
nosotras mismas y perdonarnos por los errores que hemos cometido. Sólo entonces podemos estar realmente preparadas para rectificar con los demás.
Sin duda, existe una gran belleza en el perdón de nosotras mismas. Podemos ser directas y sin ostentación en nuestro propio perdón.

Tengo necesidad de perdón. Tengo necesidad de perdonarme a mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 4 de Julio: Autoestima

Las personas me llaman feminista cuando expreso sentimientos que me diferencian de un felpudo o de una prostituta. (REBECCA WEST).

Cuando una mujer cree que es igual, se la mira con lástima. Cuando afirmamos lo que conocemos, y lo que creemos se nos llama agresivas y poco femeninas. Cuando afirmamos que las mujeres son maravillosas y que estamos orgullosas de ser mujeres, se nos dice que estamos contra los hombres.
Cuando manifestamos nuestras percepciones, se nos dice que no entendemos la realidad. Cuando ponemos por delante nuestros valores, se nos llama locas y se nos reprocha que no entendemos la manera en que funciona el mundo. ¿Es así de extrañar que a veces tengamos dificultades con la autoestima?

El apaleamiento adopta muchas formas. Mi autoestima es constantemente asaltada, pero es realmente mía cuando llego a su esencia.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 16 de Junio: Control

La guerra es el desarrollo de los errores de cálculo. (BÁRBARA TUCHMAN).

Estamos tan inmersas en el espejismo de control que rara vez miramos con perspectiva y nos damos cuenta de lo persistente y destructivo que es este espejismo. Gran parte de lo que ocurre a nivel internacional entre las naciones está basado en la ilusión de control. Cuando creemos que podemos controlarlo todo o que podemos mantener las cosas bajo control, después quedamos aterrorizadas por nuestros errores de cálculo. Los errores de cálculo a nivel personal pueden ser tan devastadores como los errores de cálculo a nivel internacional. El problema no son los errores, sino el cálculo. Cuando funcionamos conforme a un sistema de creencias que establece que deberíamos ser capaces de entenderlo todo y que cuando lo hacemos podemos controlarlo todo, nos encontramos con graves problemas.

Las guerras son desastrosas, tanto si ocurren en mi interior, como si se producen entre individuos o entre países.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).