Meditación 15 de Noviembre: Aceptación/Control/Plegaria de Serenidad

376660_476580245695089_1195408222_n

Ahora creo que el punto que he alcanzado es que he aprendido a vivir con todo ello… con ser vieja… pase lo que pase… con todo lo que implica. (EDELGARD).

¡Qué maravilla que no sólo tenemos la oportunidad de vivir nuestras vidas, sino también de aceptarlas! Hemos gastado tanto tiempo y energía luchando en vano contra cosas que no podemos cambiar y golpeándonos la cabeza contra muros reforzados de acero, que no nos hemos dejado de preguntar si era ésta la colina sobre la que queríamos morir.
Parte del aprendizaje de vivir nuestras vidas es desarrollar la capacidad de aceptar lo que no puede ser cambiado y aprender a vivir de manera creativa estas situaciones. También necesitamos descubrir lo que se puede desafiar con valor y hacer evolucionar cuando es necesario. La aceptación no es resignación. La aceptación es la serenidad que abraza a la vida.

Hoy mi vida es sencillamente como es, y es mía.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

75154_398979943508793_1179371485_n

Meditación 13 de Noviembre: Pedirse Demasiado

stbz12_074 (1)

Si supieras cuántas veces me digo a mí misma: ¡Al infierno con todo y con todo el mundo! He cumplido mi parte, deja que los demás hagan lo que les corresponda; ya es suficiente, suficiente, suficiente. (GOLDA MEIR).

Antes de que empezáramos a recuperar la salud, siempre éramos las primeras en hacer el esfuerzo extraordinario que había que realizar. Estábamos convencidas de que éramos indispensables y de que si no solucionábamos nosotras la situación, nadie lo haría.
Ahora tenemos una visión diferente. Cuando llegamos a un punto en el que nos gustaría decir «al infierno con todo», sabemos que la solución no está «ahí fuera», sino «aquí dentro», y que no nos hemos descuidado a nosotras mismas. Cuando cuidamos de nosotras, dejamos cualquier actividad antes de vernos postradas de rodillas. Trabajar nuestro programa de recuperación nos ha enseñado a estar atentas a las señales de autoabandono.

Todavía no estoy ahí. Cuando presto atención a las señales que me dby a mí misma, cada vez me encuentro mejor.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

31564_4251011753083_947315421_n

Meditación 4 de Noviembre: Control/Recuperación

377747_486845188001928_203424286_n

Sabes que te estás recuperando cuando puedes ir a una reunión familiar y no tienes que enseñar, predicar o dejar literatura. (KAREN).

Gran parte de nuestra enfermedad consiste en creer que no sólo tenemos las respuestas correctas para nosotras mismas, sino que también las tenemos para otras personas. Esta creencia es tan fuerte en nosotras que realmente creemos que podemos hacer pensar y comportarse a la gente como queremos. Y creemos realmente que es correcto hacerlo, puesto que sabemos qué es lo mejor.
¡Qué arrogantes nos hemos vuelto en nuestro espejismo de control! ¡Qué falta de respeto mostramos a los demás cuando intentamos controlar sus vidas y convencerlos de lo que es mejor para ellos! ¡Cuánto más fácil sería trabajar con la gente en lugar de intentar de imponernos con la «exactitud» de nuestro «tener razón»!. El control es mortal para cualquiera.

Recordaré que mi espejismo de control es simplemente eso… un espejismo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

perdonar

Meditación 22 de Septiembre: Confusión

Cansancio-Mental-CuidaTuCuerpo

Me parece que tengo un montón de gente dentro de mí. (DAME EDITO EVANS).

Con frecuencia son las personas que llevamos dentro de nosotras las que nos incitan a nuestra adicción al trabajo, a estar siempre ocupadas y a cuidar de los demás.
Tenemos pocas voces dentro de nosotras que nos digan: “Eres prescindible”. Los empleadores pueden deshacerse de las personas que no tienen mucha rentabilidad. Eres lo que haces. Si no estás haciendo algo, no eres nadie. Nadie te querrá sólo por lo que eres. Te tienes que hacer indispensable y entonces te sentirás segura. No eres lo suficientemente inteligente. Voces, voces, voces.
No es de extrañar que muchas veces nos sintamos confusas. Tenemos un coro activo las veinticuatro horas del día.

Madurar y recuperar nuestras propias vidas es en parte un proceso de escuchar nuestras propias voces y distinguirlas de la multitud que nos habita, especialmente cuando el comité interno es un grupo de adictas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beneficios-de-la-meditacion-2

Meditación 30 de Agosto: Estar Obsesionada/Necesitar a los demás

12288404-Estr-s-mujer-de-negocios-a-llegar-tarde-con-el-reloj-bajo-el-brazo-Negocio-de-la-fotograf-a-con-el-c-Foto-de-archivo

Ella, que es capaz de montar un tigre, tiene miedo de bajarse de él. (PROVERBIO).

Estar obsesionadas con nuestro trabajo se piensa a menudo que es un requisito del éxito. Pero, ¿cuándo ocurrió que la cola empezó a mover al perro? ¿Cuándo fue el momento en el que dejamos de hacer nuestro trabajo y nuestro trabajo empezó a hacernos a nosotras?
Es mucho más difícil bajarse de una montaña rusa que montarse en ella. Es por esto por lo que necesitamos la compañía de las demás personas que están batallando con los mismos problemas: ellas apoyan nuestro proceso de desengancharnos de nuestro hacer obsesivo.
Sólo con el apoyo de los demás y la conexión renovada con un poder más grande que nosotras podemos esperar recuperarnos y volvernos totales.

Supongo que puedo bajarme si tengo a algunas personas que sujeten al tigre.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

mujer-dormida-encima-maquina-de-escribir

Meditación 29 de Agosto: Guardar las Apariencias

despertar-espiritual-1.jpg

La virtud de las mujeres es la mayor invención del hombre. (CORNELIA Ons SKINER).

¿Cuánto nos distorsionamos a nosotras mismas para intentar agradar a los demás?. Las mujeres hemos sido históricamente controladas por las demandas y las expectativas de los demás. Hemos estado tan dispuestas a dejarnos definir por los demás y tan ansiosas por encajar en sus definiciones que hemos perdido las huellas de quiénes somos.
A medida que nos ponemos en contacto con nosotras mismas, nos damos cuenta de que muchas de las definiciones de quiénes somos «por naturaleza» las mujeres son creadas para que cuidemos a los demás. Por ejemplo, una verdad aceptada de la psicología es que las mujeres somos «habitantes naturales de nidos». Pero recientemente, cuando las mujeres han empezado a divorciarse, parece que son los hombres los que se encuentran rápidamente a otra mujer para que les haga el nido, mientras que las mujeres se convierten en nómadas. Muchas de las definiciones de lo que somos han sido inventadas por nosotras para los demás, para agradarles y satisfacer sus necesidades, y hemos intentado desesperadamente ajustar sus imágenes de lo aceptable.

Una mujer virtuosa es alguien que es ella misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

relaxation_breathing_techniques

Meditación 11 de Agosto: Ocupaciones

mujer-dormida-encima-maquina-de-escribir

Siempre estamos haciendo algo…, hablando, leyendo, escuchando la radio, planeando la próxima actividad. La mente continúa ocupada y aturdida por cualquier cosa externa, fácil e insignificante que pasa durante el día. (BRENDA UELAND).

¡Qué lejos vamos con tal de mantenernos apartadas de nosotras mismas! ¡Tenemos tal incapacidad de relajarnos! Siempre hay algunas tareas más que queremos hacer. A veces, parecería como si estuviéramos asustadas de lo que podría suceder si dejásemos ociosas nuestras mentes por un momento. Llenamos cada hueco y cada grieta con actividades. En ocasiones, incluso intentamos acumular dos o más actividades a la vez, como hacer una lista de las cosas que tenemos que hacer mientras miramos el telediario, o dirigir las actividades de los/as niños/as mientras trabajamos en un informe.
Nos hemos vuelto adictas a las ocupaciones, y si no estamos ocupadas nos sentimos sin valor, perdidas e incluso asustadas.

Darme cuenta de lo ocupada que me mantengo es el primer paso. Tomar conciencia de lo impotente que soy al respecto es el segundo. El siguiente paso es reconocer que mi atareamiento permanente está afectando mi vida de manera negativa.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

workaholic