Categoría: DESAPEGO

Meditación 25 de Octubre: Equilibrar

En la medicina occidental, la práctica ha sido durante mucho tiempo la corrección de los problemas. Tenemos un dolor; el doctor identifica su origen y lo trata. El enfoque oriental es diferente. Muchas de las medicinas orientales operan desde la idea de que un cuerpo sano es uno que está en equilibrio. Cuando estamos enfermos, se debe a un desequilibrio en nuestros cuerpos. El practicante busca identificar el desequilibrio y restaurar el equilibrio del cuerpo.
En lugar de simplemente tratar los síntomas de la patología, los medicamentos orientales buscan mantener el equilibrio como una forma de vida.
Esa es una buena manera de abordar el cuidado de nuestras almas.
Tal vez su corazón ha sido herido por el descuido de otro, o tal vez su mente está preocupada por pensamientos angustiosos, incómodos y algunas veces erróneos. Cuando buscamos restablecer el equilibrio, nuestros corazones y nuestras almas sanarán.
Tenga en cuenta el desequilibrio en los pensamientos en su mente y las emociones que perturban su paz. Entonces escucha tu espíritu. Deja que te diga en su forma aún tranquila lo que necesita para recuperar el equilibrio. Tal vez necesites algo de tiempo a solas, tiempo de meditación u oración, un paseo tranquilo, un día en el zoológico o dormir un poco.
Dale a tu cuerpo y tu alma lo que necesitas para recuperar el equilibrio, y luego puede comenzar la curación. Aprende a escuchar y cuidarte con cariño.
Mantener el equilibrio como una forma de vida.

Dios, ayúdame a escuchar mi espíritu para que pueda recuperar el equilibrio todos los días.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Soltar nuestras esclavitudes…

Soltar. Este es un secreto de la felicidad para esta vida y también para la otra. Soltar, ser libre, alcanzar la libertad de no estar atado a nada y de no ser esclavo de nada. Ni de posesiones, ni de seguridades, ni de costumbres.
No solo hay que soltar cosas o personas, sino también proyectos que no pudieron ser, estructuras mentales que nos condicionan, y hasta la idea que tenemos de lo que es la felicidad (puedo ser feliz “de otra manera”).
También hay que saber soltar los tiempos y la organización de la jornada. Solo así se hace posible “aflojar” de verdad la resistencia y las tensiones. También hay que soltar los mecanismos que usamos para desplazar a Dios. Refugios que nos permiten vivir al margen de Dios, como si así pudiéramos ser mas libres. Es cierto que es bueno ser vulnerable. Es parte de nuestra humanidad ser capaces de necesitar a otro y de pedir ayuda. Pero no es bueno convertirse en un miserable esclavo.
Tienes una inmensa dignidad, no te vendas por poco, no te arrastres indignamente. Eres imagen de Dios. Dios se refleja en ti, eres infinitamente amado por Dios, eres su hijo y por ti, el Hijo de Dios derramo su sangre preciosisima. No te revuelques en la basura por un objeto, por un placer, por un afecto.
Todo apego y obsesión por algo o por alguien te hace infeliz, convéncete, te hace infeliz. Porque “pretender un apego sin infelicidad es algo así como buscar agua que no sea húmeda. Jamas alguien ha encontrado la formula para conservar los objetos de los propios apegos sin lucha, sin preocupación, sin temor, y sin caer, tarde o temprano, derrotado”.
Cuando aparecen síntomas de una esclavitud, de un apego, de algo que no queremos soltar-una tristeza, una melancolía, un corazón desganado- es bueno conversarlo con Jesús, y decirle: Bien. Lo vamos a tomar en serio Señor ¿Que tengo que soltar? ¿A que me estoy aferrando? ¿Que quieres desarmar o cambiar en mi? ¿Que es eso que yo no quiero permitir que toques? ¿Que tengo que entregar para ser fiel a mi dignidad?.
Entonces puedo decirle a Dios: Aquí estoy para empezar el camino. Se que es un llamado a la gloria, a crecer, a avanzar. Yo valgo mas que esta obsesión. Tu me quieres libre. Lo acepto. Es señal de que me estas tomando en serio. Vamos juntos. Dame tu gracia para entregarte esto que me esclaviza y para descubrir a donde me quieres llevar. Ayúdame a ver lo hermoso de este camino, para que alcance la feliz madurez a la que estoy llamado.
No olvides esto: Hemos sido creados por Dios con una inclinación a la felicidad, al amor y a la perfección celestial. Y en el fondo, cuando nos obsesionamos con algo, es porque pretendemos saciar con eso los deseos mas profundos que solo se sacian en el encuentro pleno y definitivo con Dios. El deseo humano es insaciable, “porque no se trata de cubrir necesidades reales con objetos reales, sino apetencias oceánicas con objetos simbólicos”.
Se trata de un fenómeno desconcertante, este de la adicción, que polariza irracionalmente las energías psíquicas de un sujeto en torno a una nada, en detrimento de sus intereses mas serios y mas sólidos. Ello es indicio de que el ser humano no es un ser viviente solo practico, sino que ademas y con igual intensidad busca algo ideal o sobrehumano. El objeto deseado, por modesto que en si sea, es un símbolo de algo superior… Y esto, cuanto mas se consigue, mas se desea, pues se experimenta a la vez el gusto de obtenerlo y el disgusto de comprobar que nunca basta.
Soltar los apegos que nos obsesionan es volver a casa, es dejar de vagar sin sentido, es liberarse del desarraigo y apoyarse en el amor de Dios Por eso, aprender a soltar los apegos es el camino para liberarse del miedo al fracaso de los que vivimos aferrados a cosas exteriores, a personas, a proyectos. Ese miedo revela una de nuestras condiciones mas penosas y profundas: la de tener sentido de pertenencia, un sitio donde sentirnos seguros, cuidados, protegidos y amados.

Somos huéspedes en la tierra y en la vida, peregrinos que para caminar necesitan estar ligeros de equipaje, sencillos, desprendidos.

(Víctor Manuel Fernandez de su Libro Para Liberarte de los Apegos y Obsesiones).

Meditación 1 de Septiembre: Vive en Armonía

Cuando empecé a practicar aikido -un arte marcial basado en la no resistencia y a la armonía- descubrí cuanta resistencia me quedaba todavía. Mientras más intentaba relajarme y practicar la no resistencia, mas resistencia experimente. Vivía, me movía, respiraba, trabajaba y amaba desde un lugar que no estaba relajado.
Mi reacción inmediata a cualquier sensación que tenía era, “Oh, no. No puedo sentir eso.”
Mi primera reacción a cualquier problema que surgía era, “No, esto no puede estar pasando.”
Si alguien no estaba de acuerdo conmigo, respondía con un ataque o tratando de imponer mi voluntad.
Y su tenía algún deber pendiente, me preparaba poniéndome tensa y llena de miedo.
Uno de los mayores retos y una de las mayores recompensas que podemos descubrir en nuestras vidas es vivir en armonía con nosotros mismos y las personas a nuestro alrededor. Hacemos esto aprendiendo a decirnos, “Solo relájate.”
Desde ese lugar relajado, que algunos llaman rendición, encontraremos nuestro verdadero poder. Sabremos cómo lidiar con nuestros sentimientos. Seremos guiados hacia qué hacer a continuación.

Señor, muéstrame las áreas de mi vida donde estoy en resistencia. Ayúdame a dejar ir y a aprender a relajarme conscientemente en mi día a día.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 15 de Noviembre: Aceptación/Control/Plegaria de Serenidad

376660_476580245695089_1195408222_n

Ahora creo que el punto que he alcanzado es que he aprendido a vivir con todo ello… con ser vieja… pase lo que pase… con todo lo que implica. (EDELGARD).

¡Qué maravilla que no sólo tenemos la oportunidad de vivir nuestras vidas, sino también de aceptarlas! Hemos gastado tanto tiempo y energía luchando en vano contra cosas que no podemos cambiar y golpeándonos la cabeza contra muros reforzados de acero, que no nos hemos dejado de preguntar si era ésta la colina sobre la que queríamos morir.
Parte del aprendizaje de vivir nuestras vidas es desarrollar la capacidad de aceptar lo que no puede ser cambiado y aprender a vivir de manera creativa estas situaciones. También necesitamos descubrir lo que se puede desafiar con valor y hacer evolucionar cuando es necesario. La aceptación no es resignación. La aceptación es la serenidad que abraza a la vida.

Hoy mi vida es sencillamente como es, y es mía.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

75154_398979943508793_1179371485_n

Meditación 13 de Noviembre: Pedirse Demasiado

stbz12_074 (1)

Si supieras cuántas veces me digo a mí misma: ¡Al infierno con todo y con todo el mundo! He cumplido mi parte, deja que los demás hagan lo que les corresponda; ya es suficiente, suficiente, suficiente. (GOLDA MEIR).

Antes de que empezáramos a recuperar la salud, siempre éramos las primeras en hacer el esfuerzo extraordinario que había que realizar. Estábamos convencidas de que éramos indispensables y de que si no solucionábamos nosotras la situación, nadie lo haría.
Ahora tenemos una visión diferente. Cuando llegamos a un punto en el que nos gustaría decir «al infierno con todo», sabemos que la solución no está «ahí fuera», sino «aquí dentro», y que no nos hemos descuidado a nosotras mismas. Cuando cuidamos de nosotras, dejamos cualquier actividad antes de vernos postradas de rodillas. Trabajar nuestro programa de recuperación nos ha enseñado a estar atentas a las señales de autoabandono.

Todavía no estoy ahí. Cuando presto atención a las señales que me dby a mí misma, cada vez me encuentro mejor.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

31564_4251011753083_947315421_n

Meditación 4 de Noviembre: Control/Recuperación

377747_486845188001928_203424286_n

Sabes que te estás recuperando cuando puedes ir a una reunión familiar y no tienes que enseñar, predicar o dejar literatura. (KAREN).

Gran parte de nuestra enfermedad consiste en creer que no sólo tenemos las respuestas correctas para nosotras mismas, sino que también las tenemos para otras personas. Esta creencia es tan fuerte en nosotras que realmente creemos que podemos hacer pensar y comportarse a la gente como queremos. Y creemos realmente que es correcto hacerlo, puesto que sabemos qué es lo mejor.
¡Qué arrogantes nos hemos vuelto en nuestro espejismo de control! ¡Qué falta de respeto mostramos a los demás cuando intentamos controlar sus vidas y convencerlos de lo que es mejor para ellos! ¡Cuánto más fácil sería trabajar con la gente en lugar de intentar de imponernos con la «exactitud» de nuestro «tener razón»!. El control es mortal para cualquiera.

Recordaré que mi espejismo de control es simplemente eso… un espejismo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

perdonar

Meditación 22 de Septiembre: Confusión

Cansancio-Mental-CuidaTuCuerpo

Me parece que tengo un montón de gente dentro de mí. (DAME EDITO EVANS).

Con frecuencia son las personas que llevamos dentro de nosotras las que nos incitan a nuestra adicción al trabajo, a estar siempre ocupadas y a cuidar de los demás.
Tenemos pocas voces dentro de nosotras que nos digan: “Eres prescindible”. Los empleadores pueden deshacerse de las personas que no tienen mucha rentabilidad. Eres lo que haces. Si no estás haciendo algo, no eres nadie. Nadie te querrá sólo por lo que eres. Te tienes que hacer indispensable y entonces te sentirás segura. No eres lo suficientemente inteligente. Voces, voces, voces.
No es de extrañar que muchas veces nos sintamos confusas. Tenemos un coro activo las veinticuatro horas del día.

Madurar y recuperar nuestras propias vidas es en parte un proceso de escuchar nuestras propias voces y distinguirlas de la multitud que nos habita, especialmente cuando el comité interno es un grupo de adictas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beneficios-de-la-meditacion-2