Meditación 13 de Mayo: Maternidad/Paternidad

Nada durante los años en que vivía sola me preparó para ellos, para la vida que traen. Antes de que llegasen, soñando en ellos, imaginaba que serían tranquilos/as como muñecas y que nunca me pedirían más de lo que yo podía dar. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

¡Vaya choque! Nuestros hijos/as no siempre se ajustan a nuestras fantasías. No siempre nos proporcionan la «pequeña familia feliz». No siempre se ajustan a nuestros esquemas y planes. Y lo peor es que no pueden ser moldeados/as de la manera en que querríamos y esperar que permanezcan así.
Cuando damos a luz a un/a hijo/a, damos a luz un proceso que continúa de una u otra manera por el resto de nuestras vidas. De alguna manera, parece que hemos perdido el concepto de que la maternidad/paternidad es un proceso íntimo e interactivo que continúa.

Cuando dejamos de intentar que nuestros/as hijos/as se ajusten a nuestras fantasías sobre lo que deberían ser, ¡empezamos a ver quiénes son en realidad!

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 12 de Mayo: Amor

Desearía haber conocido a más personas. Las hubiera amado a todas. Si hubiera conocido a más personas, hubiera amado más. (TONI MORRISON).

Todo el mundo tiene una capacidad infinita de amor. A veces nos confundimos acerca del amor y pensamos que somos las únicas en tener tanto. Entonces empezamos a pensar en términos de sumas de ceros. Creemos que al ser las únicas que tenemos amor, si damos un poco tendremos eso de menos. Empezamos a dividir nuestro amor lo mismo que pagamos las facturas a final de mes. Cumplimos con todas nuestras «obligaciones de amor» e intentamos tener ahorrado un poco para casos de emergencia. El amor controlado no es amor. El amor obligatorio tampoco es amor. El amor es algo que fluye a partir de nuestro sentimiento profundo de amor por nosotras mismas. No es posible amar a otra persona si no nos amamos a nosotras mismas.
Cuando nos queremos a nosotras mismas, no existe ningún límite a la cantidad de amor que podemos compartir. Pero el amor nunca puede ser manufacturado porque necesitaríamos o querríamos un poco a cambio. El amor es una energía que es compartida porque la tenemos.

Amar a las personas que conozco me permite conocer a las personas que amo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).