Categoría: gratitud

Meditación 25 de Octubre: Equilibrar

En la medicina occidental, la práctica ha sido durante mucho tiempo la corrección de los problemas. Tenemos un dolor; el doctor identifica su origen y lo trata. El enfoque oriental es diferente. Muchas de las medicinas orientales operan desde la idea de que un cuerpo sano es uno que está en equilibrio. Cuando estamos enfermos, se debe a un desequilibrio en nuestros cuerpos. El practicante busca identificar el desequilibrio y restaurar el equilibrio del cuerpo.
En lugar de simplemente tratar los síntomas de la patología, los medicamentos orientales buscan mantener el equilibrio como una forma de vida.
Esa es una buena manera de abordar el cuidado de nuestras almas.
Tal vez su corazón ha sido herido por el descuido de otro, o tal vez su mente está preocupada por pensamientos angustiosos, incómodos y algunas veces erróneos. Cuando buscamos restablecer el equilibrio, nuestros corazones y nuestras almas sanarán.
Tenga en cuenta el desequilibrio en los pensamientos en su mente y las emociones que perturban su paz. Entonces escucha tu espíritu. Deja que te diga en su forma aún tranquila lo que necesita para recuperar el equilibrio. Tal vez necesites algo de tiempo a solas, tiempo de meditación u oración, un paseo tranquilo, un día en el zoológico o dormir un poco.
Dale a tu cuerpo y tu alma lo que necesitas para recuperar el equilibrio, y luego puede comenzar la curación. Aprende a escuchar y cuidarte con cariño.
Mantener el equilibrio como una forma de vida.

Dios, ayúdame a escuchar mi espíritu para que pueda recuperar el equilibrio todos los días.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 22 de Octubre: Celebrar

Tómese el tiempo para celebrar.
Celebra tus éxitos, tu crecimiento, tus logros. Celebrarte y ser quien eres
Durante demasiado tiempo has sido muy duro contigo mismo. Otros han derramado su energía negativa -sus actitudes, creencias, dolor- sobre usted. ¡No tuvo nada que ver contigo! Todo el tiempo, has sido un regalo para ti y para el Universo.
Eres un hijo de Dios. Hermosa, una delicia, una alegría. No tienes que esforzarte más, ser mejor, ser perfecto o ser lo que no eres. Tu belleza está en ti, tal como eres en cada momento.
Celebra eso.
Cuando tienes éxito, cuando logras algo, disfrútalo. Pausa, reflexiona, regocíjate. Demasiado tiempo has escuchado advertencias para no sentirte bien con lo que has hecho, no sea que viajes por el camino hacia la arrogancia.
La celebración es una gran forma de alabanza, de gratitud al Creador por la belleza de la creación de Dios. Disfrutar y celebrar lo bueno no significa que te lo quitarán. Celebrar es deleitarse en el regalo, mostrar gratitud.
¡Celebra tus relaciones! ¡Celebre las lecciones del pasado y el amor y la calidez que hay allí hoy! ¡Disfruta la belleza de los demás y su conexión contigo!
¡Celebra todo lo que hay en tu vida! ¡Celebra todo lo que es bueno! ¡Celebrate!

Hoy, me complaceré en la alegría de celebrar.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Meditaciones para Codependientes).

Meditación 18 de Octubre: ¿Quién sabe lo mejor?

Otros no saben lo que es mejor para nosotros. No sabemos qué es lo mejor para los demás.
Es nuestro trabajo determinar qué es lo mejor para nosotros mismos.
“Sé lo que necesitas”. . . “Sé lo que debes hacer”. . . “Ahora escucha, esto es lo que creo que deberías estar trabajando ahora mismo”.
Estas son declaraciones audaces, creencias que nos alejan de cómo operamos en un plano espiritual de la vida. Cada uno de nosotros tiene la capacidad de poder discernir y detectar nuestro propio camino, a diario. Esto no es siempre fácil. Puede que tengamos que luchar para llegar a ese lugar tranquilo y sereno.
Dar consejos, tomar decisiones para otros, diseñar su estrategia, no es nuestro trabajo. Tampoco es su trabajo dirigirnos. Incluso si tenemos un contrato limpio con alguien que nos ayude, como en una relación de patrocinio, no podemos confiar en que los demás siempre saben lo que es mejor para nosotros. Somos responsables de escuchar la información que nos llega. Somos responsables de pedir orientación y dirección. Pero es nuestra responsabilidad tamizar y clasificar información, y luego escucharnos a nosotros mismos sobre lo que es mejor para nosotros. Nadie puede saber eso sino nosotros mismos.
Un gran regalo que podemos dar a otros es poder confiar en ellos, que tienen su propia fuente de guía y sabiduría, que tienen la capacidad de discernir qué es lo mejor para ellos y el derecho a encontrar ese camino cometiendo errores y aprendiendo
Confiar en nosotros mismos para poder descubrir, a través de ese mismo proceso imperfecto de lucha, prueba y error, es un gran regalo que podemos darnos a nosotros mismos.

“Hoy recordaré que a cada uno de nosotros se nos da el don de poder descubrir lo que es mejor para nosotros mismos. Dios, ayúdame a confiar en ese regalo.”

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós- Meditaciones para Codependientes).

Meditación 8 de Octubre: Siéntete como en casa

Era de noche, sólo unos meses después de que comenzara mi aventura de paracaidismo. Hacía demasiado frío para permanecer en mi tienda; Había alquilado una cabaña cerca de la zona de bajada. Ahora volvería a pasar el rato por un tiempo, antes de retirarme por la noche.
Uno de los buceadores que había conocido recientemente estaba sentado en una silla de jardín, bajo el área encerada entre las filas de remolques que se habían convertido en habitaciones de equipo y áreas de entrenamiento de los estudiantes. Las luces del atardecer habían sido encendidas. Estaba envuelto en un saco de dormir, leyendo un libro bajo el resplandor nebuloso. Fue uno de los buceadores de tiempo completo, que se había sentido atraído por el estilo de vida gitano de la comunidad de paracaidismo tanto como el deporte en sí.
-¿Qué estás haciendo? -pregunté.
“Estoy en mi sala de estar, leyendo un libro”, respondió. -¿Te gusta la vista del patio trasero? -preguntó, haciendo un gesto hacia las colinas que caían en cascada suavemente en el fondo. “Ese es mi patio”, dijo, señalando una pequeña área a la vuelta de la esquina.
“El sol de la mañana golpea allí. Es un lugar cálido para sentarse y desayunar. A veces duermo en esa tienda -dijo, señalando hacia un lado-. “Y a veces tomo mi saco de dormir y me acurruco bajo las estrellas en la zona de aterrizaje, allá.”

Miré a su alrededor, casi envidioso de su libertad.
A veces, estamos tan ocupados e involucrados creando un “hogar” para nosotros mismos que creamos una estructura que es demasiado segura, limitante y confinada. Nos olvidamos de nuestro verdadero hogar, el planeta tierra. Es bueno dormir en el interior. Es agradable estar cómodos en nuestra casa. Pero no deje que su nido acogedor convertido en una caja cerrada, confinamiento.
Estira tus brazos. Empuje la tapa de la caja. Salir al mundo. Dar una vuelta. Moverse. Ver las colinas, los lagos, los bosques, los picos de montaña, los valles, los ríos.
Vea lo grande que puede ser su mundo. Vea cómo todo está conectado. Vea cómo está conectado usted también, a todo lo que es. Ponte cómodo, donde quiera que estés. Hágase una casa y estar en casa en el mundo.

Dios, ayúdame a relajarme y sentirme como en casa en tu generoso mundo.

(Melody Beattie de su Libro Más del Lenguaje del Adiós).

Meditación 7 de Octubre: Aceptando el Cambio

Un día, mi madre y yo trabajábamos juntas en el jardín. Estábamos trasplantando algunas plantas por tercera vez, crecidas de una semilla, las plantas fueron transferidas a un contenedor más grande; luego trasplantadas en el jardín. Ahora, por mi mudanza, tocada trasplantarlas de nuevo.
Con poca experiencia como jardinera, le pedí ayuda a mi madre. ¿No es esto malo para ellas? Le pregunte, mientras cavábamos y quitábamos la tierra de sus raíces. ¿No lastimara a estas plantas ser sacadas de raíz y trasplantadas tantas veces?
“Oh, no” respondió mi madre. “Trasplantarlas no le hace daño. Al contrario, es bueno para las que sobreviven. Así es como sus raíces crecen fuertes. Sus raíces crecerán profundo y serán plantas fuertes”.
A veces me siento como esas plantas, sacadas de raíz y volteadas. A veces, he soportado el cambio voluntariamente, a veces a regañadientes, pero por lo general mi reacción ha sido una combinación.
¿No será esto difícil para mí? Me pregunto. ¿No sería mejor si las cosas se quedaran cómo están? Ahí es cuando recuerdo las palabras de mi madre: Así es como las raíces crecen profundas y fuertes.

Hoy, Señor, ayúdame a recordar que, durante tiempos de transición, mi fe y mi ser están siendo fortalecidos.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós: Meditaciones para Codependientes).

Meditación 30 de Septiembre: Toma un Descanso

“¡Tickets! ¡Tickets!” Y le entregas los tuyos al gran hombre con la barba y camiseta en la entrada del carrusel y te montas a este. ¡Tantas opciones! Caballos y carruajes de muchos colores. ¿El blanco con la cola dorada? ¿El verde con fuego en sus ojos? Si, parece veloz, pero no, alguien más ya lo tomo. Te decides ir por el caballo negro y rojo con la brillante silla plateada.
Alguien se tropieza contigo, dejando un poco de algodón de azúcar en tu brazo. Y luego la música comienza, alta música de órgano sonando a través de viejos altavoces. Las luces se encienden y apagan, y el mundo gira a tu alrededor. Los niños chillan de alegría mientras tú tiras de las riendas, guías a tu montura, e intentas dejar la sospecha de que el caballo verde habría sido más divertido. Juras volver a la fila y conseguir ese la próxima vez.
Bájate del carrusel.
Toma un descanso por el momento y mira a todos los caballos ir apurados. El verde no es mejor que el rojo, solo diferente, y definitivamente no es más rápido. Todo tu esfuerzo por tirar de as riendas fue un gasto. Mira, vuelven de nuevo. Siguiendo dando vuelas una y otra vez, aunque no estés presente. Déjalos hacerlo.
Si, es divertido estar en el viaje, estar en el medio de toda la acción, arriba y abajo, luces parpadeando, música sonando. Solo recuerda que tú tienes una decisión. Puedes estar en el viaje o no. Elije estar donde prefieras, y ocasionalmente, relájate.

Señor, ayúdame a recordar que tengo decisión, y que relajarme y dejar ir son dos de ellas.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 2 de Septiembre: Sintiéndose Bien

Tener limites no complica la vida, los limites simplifican la vida. (MAS ALLÁ DE LA CODEPENDENCIA).

Hay un aspecto positivo a poner limites. Aprendemos a escucharnos a nosotros mismos e identificar lo que nos duele y lo que no nos gusta. Pero también aprendemos a identificar que se siente bien.
Estamos dispuestos a tomar algunos riesgos y al hacer esto, mejoramos nuestra calidad de vida.
¿Que nos gusta? ¿Que se siente bien? ¿Que nos da placer? ¿De quien disfrutamos compañia? ¿Que nos ayuda a sentirnos bien en la mañana? ¿Que es un verdadero placer en nuestra vida? Cuales son las pequeñas actividades diarias que nos hacen sentir cuidados y queridos?
¿Qué satisface a nuestro ser emocional, espiritual, mental y físico?
¿Qué es lo que no hace sentir bien?

Nos hemos descuidado por mucho tiempo. No hay necesidad de hacerlo mas, no la hay. Si siente bien, y las consecuencias son amor a si mismo y no auto derrota. ¡Hazlo!

Hoy haré por mi mismo las cosas que hacen de la vida mas placentera. No me negare estos sanos placeres.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).