Categoría: GRUPOS 12 PASOS

Meditación 13 de Noviembre: Pedirse Demasiado

stbz12_074 (1)

Si supieras cuántas veces me digo a mí misma: ¡Al infierno con todo y con todo el mundo! He cumplido mi parte, deja que los demás hagan lo que les corresponda; ya es suficiente, suficiente, suficiente. (GOLDA MEIR).

Antes de que empezáramos a recuperar la salud, siempre éramos las primeras en hacer el esfuerzo extraordinario que había que realizar. Estábamos convencidas de que éramos indispensables y de que si no solucionábamos nosotras la situación, nadie lo haría.
Ahora tenemos una visión diferente. Cuando llegamos a un punto en el que nos gustaría decir «al infierno con todo», sabemos que la solución no está «ahí fuera», sino «aquí dentro», y que no nos hemos descuidado a nosotras mismas. Cuando cuidamos de nosotras, dejamos cualquier actividad antes de vernos postradas de rodillas. Trabajar nuestro programa de recuperación nos ha enseñado a estar atentas a las señales de autoabandono.

Todavía no estoy ahí. Cuando presto atención a las señales que me dby a mí misma, cada vez me encuentro mejor.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

31564_4251011753083_947315421_n

Reflexión de Al-Anón: 1 de Junio

noches-de-la-caridad1

UN NUEVO PUNTO DE VISTA

Nuestra actitud y nuestro punto de vista sobre la vida cambiarán. (ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78).

Cuando yo bebía, mi actitud era totalmente egoísta, totalmente centrada en mi persona: mi placer y mi comodidad eran primero. Ahora que estoy sobrio, el egoísmo ha empezado a desvanecerse. Toda mi actitud hacia la vida y hacia otra gente está cambiando. Para mí, la primera “A” en nuestro nombre simboliza la actitud. Mi actitud es cambiada por la segunda “A” en nuestro nombre, que simboliza acción. Practicando los Pasos, asistiendo a reuniones y llevando el mensaje, puedo recuperar mi sano juicio. Acción es la palabra mágica. Con una actitud positiva de ayuda y una acción regular en A.A., puedo mantenerme sobrio y ayudar a otros a alcanzar la sobriedad. Mi actitud ahora es la de estar dispuesto a hacer todo lo necesario para mantenerme sobrio.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

serveis personals grups d´ajuda mutua(1)

La Lección del Carbón…

628x471

Un hombre, que regularmente asistía a las reuniones de un determinado grupo, sin ningún aviso dejó de participar en sus actividades. Después de algunas semanas, una noche muy fría el líder de aquel grupo decidió visitarlo. Encontró al hombre en casa, solo, sentado frente a una chimenea donde ardía un fuego brillante y acogedor. Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al líder, lo condujo a una silla grande cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando una pregunta.
Se hizo un grave silencio. Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que crepitaban. Al cabo de algunos minutos el líder, sin decir palabra, examinó las brasas que se formaban y cuidadosamente seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, retirándola a un lado del brasero con unas tenazas. Volvió entonces a sentarse, permaneciendo silencioso e inmóvil después de solicitar permiso para fumarse una pipa.
El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado pero inquieto. Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y el fuego se apagó repentinamente. En poco tiempo, lo que era una muestra de luz y de calor, no era más que un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto por una leve capa de ceniza. Muy pocas palabras habían sido dichas desde el ritual saludo entre los dos amigos.
El líder, antes de prepararse para salir, con las tenazas blandió el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en medio del fuego. De inmediato la brasa se volvió a encender, alimentada por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno suyo.
Cuando el dirigente alcanzó la puerta para irse, el anfitrión le dijo: —Gracias por tu visita y por tu bellísima lección. Regresaré al grupo. Buenas noches.

¿Por qué se extinguen los grupos? Muy simple: porque cada miembro que se retira le quita el fuego y el calor al resto.
A los miembros de un grupo vale recordarles que ellos forman parte de la llama y que lejos del grupo pierden todo su brillo.
A los líderes vale recordarles que son responsables por mantener encendida la llama de cada uno de los miembros y por promover la unión entre todos ellos, para que el fuego sea realmente fuerte, eficaz y duradero.

(Extraído del Libro La Culpa es de la Vaca 2da parte).

cimg4723 (1)

Reflexión de Al-Anón: 1 de Mayo

perdonar

SANAR EL CORAZÓN Y LA MENTE

Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros errores. (DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 59).

Ya que es verdad que Dios viene a mí a través de la gente, puedo ver que si mantengo a distancia a la gente, también estoy manteniendo a distancia a Dios.
Dios está más cerca de mí de lo que yo crea y puedo experimentarlo a El amando a la gente y permitiendo que la gente me ame. Pero si yo dejo que mis secretos se interpongan no puedo amar ni ser amado.
El que domina es el lado mío que yo rehúso ver. Tengo que estar dispuesto a mirar mi lado oscuro a fin de sanar mi mente y mi corazón porque éste es el camino hacia la libertad. Tengo que adentrarme en las tinieblas para encontrar la luz y en el temor para encontrar la paz.
Revelando mis secretos – y deshaciéndome así de la culpabilidad – puedo efectivamente cambiar mi manera de pensar; cambiando mi manera de pensar, puedo cambiarme a mí mismo. Mis pensamientos crean mi futuro. Lo que piense hoy determina lo que seré mañana.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

moda-estampas-flores-mujer-feliz-getty_MUJIMA20120913_0055_29 (1)

Reflexión de Al-Anón: 23 de Abril

_terapia_c7542714

A.A. NO ES UNA PANACEA

Sería un producto del falso orgullo pretender que A.A. es una panacea universal – aun para el alcoholismo. (COMO LO VE BILL, p. 285).

En mis primeros años de sobriedad estaba lleno de orgullo, pensando que A.A. era el único tipo de tratamiento para lograr una vida buena y feliz. Ciertamente fue el ingrediente básico de mi sobriedad y aun hoy día, con más de doce años en el programa, estoy muy involucrado en reuniones, apadrinamiento y servicio.
Durante los primeros cuatro años de mi recuperación, me resultó necesario buscar ayuda profesional, ya que mi salud emocional era muy pobre. También hay otros que han encontrado sobriedad y felicidad en otras organizaciones. A.A. me enseñó que tenía la opción de hacer todo lo que fuera necesario para enriquecer mi sobriedad. Puede ser que A.A. no sea un curalotodo, pero es el centro de mi vida sobria.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

silueta-1

Reflexión de Al-Anón: 7 de Abril

familia1 (sobriedad)

UN ANCHO ARCO DE GRATITUD

Y, por mi parte y por la del Dr. Bob, afirmo con toda gratitud que, si no hubiera sido por nuestras esposas, Anne y Lois, ninguno de los dos podríamos haber vivido para ver los comienzos de A.A. (COMO LO VE BILL, p. 67).

¿Soy capaz de tan generoso tributo y gratitud para con mi esposa, padres y amigos, sin cuyo apoyo nunca hubiera sobrevivido para llegar a las puertas de A.A.? Yo trabajaré en esto y trataré de ver el plan que mi Poder Superior me está enseñando y que vincula nuestras vidas.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

familia-hijos-padre-madre-hermanos-feliz-sonrisas-felicidad-tiempo_libre-en_familia-compartir-diversion-paseo-paseos-vacaciones_MUJIMA20130409_0018_6 (1)

Reflexión de Al-Anón: 3 de Abril

bigstock-group-therapy-diverse-people-30320093-1024x721

ACEPTAR QUE SOMOS HUMANOS

Finalmente llegamos a darnos cuenta de que el inventario debía ser el nuestro y no el de la otra persona. Así que admitimos nuestros errores honestamente y nos dispusimos a enmendarlos. (COMO LO VE BILL, p. 222).

¿Por qué el alcohólico es tan reluctante a aceptar responsabilidades? Solía beber a causa de las cosas que otra gente me hacía. Una vez que entré a A.A. se me dijo que buscara en dónde me había equivocado. ¿Qué tenía yo que ver con todos estos asuntos? Cuando yo simplemente aceptaba que había tenido mi parte en ellos, pude ponerlo por escrito y verlo como era – cosas humanas. No se espera que sea perfecto. Yo he cometido errores antes y los seguiré cometiendo. El ser honesto respecto a ellos me permite aceptarlos – y aceptarme a mí mismo – y a aquellos con quienes tenía diferencias; desde ahí, la recuperación está sólo a una corta distancia.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

Overeaters-anonymous