Categoría: LA ILUSIÓN DEL CONTROL

Meditación 1 de Septiembre: Vive en Armonía

Cuando empecé a practicar aikido -un arte marcial basado en la no resistencia y a la armonía- descubrí cuanta resistencia me quedaba todavía. Mientras más intentaba relajarme y practicar la no resistencia, mas resistencia experimente. Vivía, me movía, respiraba, trabajaba y amaba desde un lugar que no estaba relajado.
Mi reacción inmediata a cualquier sensación que tenía era, “Oh, no. No puedo sentir eso.”
Mi primera reacción a cualquier problema que surgía era, “No, esto no puede estar pasando.”
Si alguien no estaba de acuerdo conmigo, respondía con un ataque o tratando de imponer mi voluntad.
Y su tenía algún deber pendiente, me preparaba poniéndome tensa y llena de miedo.
Uno de los mayores retos y una de las mayores recompensas que podemos descubrir en nuestras vidas es vivir en armonía con nosotros mismos y las personas a nuestro alrededor. Hacemos esto aprendiendo a decirnos, “Solo relájate.”
Desde ese lugar relajado, que algunos llaman rendición, encontraremos nuestro verdadero poder. Sabremos cómo lidiar con nuestros sentimientos. Seremos guiados hacia qué hacer a continuación.

Señor, muéstrame las áreas de mi vida donde estoy en resistencia. Ayúdame a dejar ir y a aprender a relajarme conscientemente en mi día a día.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 31 de Marzo: Dolor/Sufrimiento

Las flores crecen a partir de los momentos de oscuridad. (CORITA KENT).

El dolor es inevitable en la vida. Cuando empezamos a recuperarnos de él, podemos ver que gran parte del sufrimiento que experimentamos está directamente relacionado con nuestra tozudez y nuestro espejismo de control. Cuanto más nos agarremos a los temas, creencias o experiencias que hemos deseado y que ya han quedado viejas, más duro será el «golpe que tenemos que recibir en la cabeza» para aprender. Contrariamente a muchas creencias religiosas, sufrir no es algo noble. Con frecuencia, es algo simplemente estúpido y procede de nuestra tozudez y de la necesidad de tenerlo todo controlado.
Cuando nos apegamos a nuestro sufrimiento, solemos perder esas «flores que crecen a partir de los momentos de oscuridad».

Mi sufrimiento me enseña acerca de mi enfermedad. Mi dolor me enseña acerca de la vida.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 23 de Febrero: Autenticidad

libertad-mujer-976x659

Se puede mentir con palabras y también con el silencio. (ADRIENNE RICH).

Cuando empezamos a curarnos, tenemos una nueva apreciación de las palabras de Jesús: «Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.» Parte del propósito de nuestro comportamiento adictivo es que no estemos en contacto con nosotras mismas, y, cuando esto sucede, no podemos ser honestas con ninguna persona. Debemos saber lo que pensamos y sentimos para ser honestas con los demás. Al principio de nuestra recuperación, empezamos a darnos cuenta lentamente de lo lejos que nos hemos ido de nosotras mismas… ¡desde luego, nos hemos alejado un largo recorrido!
Hemos estado temerosas de decir la verdad con toda honestidad. Hemos tenido miedo de perder nuestros empleos,nuestras amistades y todo lo que tenemos. A medida que nos volvemos más honestas, empezamos a deshacer el embrollado nudo de falsedad, introversión, control y confusión. Vemos cómo nuestra falsedad ha conducido a la confusión, e incluso cuando ha sido un proceso difícil, nos encontramos suspirando de alivio en la brisa refrescante de la autenticidad.

Estoy recuperando de nuevo, poco a poco, mi capacidad para ser honesta. Estoy asombrada de lo mucho que me había apartado de mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

ambicion_0

Meditación 18 de Febrero: Frenesí

crazy-housewife-1920x1080

Hemos llegado a una situación en la que el frenesí y el pánico parecen partes integrales de ser mujeres especialmente de ser mujeres profesionales. (ANNE WILSON SCHAEF).

Las mujeres que hacemos demasiado tendemos a estar frenéticas casi todo el tiempo. ¿Dónde aparcamos en el aeropuerto ese coche de alquiler y, en todo caso, cómo demonios era? ¿Estamos seguras de haber aparcado nuestro coche enfrente de la droguería en el centro comercial? ¿O fue la semana pasada?
¿Dónde pusimos esa cuenta que tenemos que pagar justamente hoy?
Debe existir un modo de sacar a pasear a los niños esta mañana que sea menos frenética. Estamos seguras de que una buena madre lo haría mejor.
¿Dónde está esa pluma? ¿Dónde hemos dejado esa sartén? ¿Dónde están los pantalones? Probablemente, justo donde los dejamos. Es normalmente nuestro «frenesí» el que enturbia nuestra visión.

El frenesí y el pánico son viejos amigos conocidos. Tal vez haya llegado la hora de que salgan de nuestra casa.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

servicios-limpieza-doméstico-alicante

Meditación 16 de Febrero: Devenir/Ilusiones

36434398-inquiet-femme-adolescent-se-couvrant-le-visage-avec-les-mains-sur-la-plage-en-hiver-banque-dimages

Son nuestras ilusiones sobre nuestras ilusiones lo que nos engancha. (ANNE WILSON SCHAEF).

Nuestras adicciones nos llevan a una vida de ilusión. Alimentan nuestra ilusión de control, nuestra ilusión de perfección y nuestra inautenticidad. Nuestra conducta adictiva nos permite negar la realidad y justificar no vivir nuestra vida. Caemos en una niebla de ilusiones, sean ilusiones de romance, de poder, de éxito y, de algún modo, perdemos la vida.
Una de las cualidades significativas de un adulto es ser capaz de separarse de la ilusión y de alimentarse con la realidad más que con espejismos. Contrariamente a la opinión popular, esto no significa que tengamos que vivir vidas tontas y aburridas. Significa que tenemos que vivir nuestra vida.

¡Yupii! Para cambiar, probemos a vivir la realidad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

7479987-Joven-y-bella-mujer-celebra-la-libertad-de-la-naturaleza--Foto-de-archivo

Meditación 19 de Enero: Control

a11 (el miedo)

Las personas que quieren dirigirse a sí mismas siempre quieren (aunque sea amablemente) dirigir a los demás. Siempre creen que ellas saben más, y son tan obstinadas y resueltas que no están muy abiertas a ideas nuevas y mejores. (BRENDA UELAND).

Las personas que somos adictas al trabajo somos difíciles de conllevar. Es difícil trabajar con nosotras y para nosotras. Nuestro núcleo de funcionamiento es el control. Con frecuencia no distinguimos entre que el trabajo se haga y que el trabajo se haga bien. Creemos que si podemos controlarlo todo, estamos haciendo nuestro trabajo y lo estamos haciendo bien. Nuestro espejismo de control nos mata. Al final nos encontramos cansadas y quemadas.
Desgraciadamente, el control tiene su precio. Al intentar realizar este espejismo de control, somos destructivas con nosotras mismas y con los demás. Además, al intentar mantener este control ilusorio, descubrimos que nuestro campo de visión se vuelve cada vez más reducido (¡lo mismo que se contraen nuestros vasos sanguíneos!) y ya no estamos abiertas a ideas nuevas y mejores. De hecho, no estamos abiertas en absoluto a ninguna idea.

Cuando con mi conducta controladora hago a los demás lo que me hago a mí misma, todos perdemos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

stbz12_074 (neurosis)

Meditación 7 de Enero: Rigidez

alborova5

Los cambios [en la vida] son no sólo posibles y predecibles, sino que negarlos es ser cómplice de un proceso innecesario de autoconvertirse en vegetales. (GAIL SHEEHY).

Parte del modo irracional de pensar de las adicciones es creer que podemos estar en seguridad si conseguimos que todo esté en orden, que todo esté en su sitio, y que se mantenga así. Gran parte de nuestra energía la gastamos en intentar contribuir a la calcificación de nuestras vidas. Desafortunadamente, los seres calcificados son frágiles y se rompen con facilidad.
Cuando nos volvemos rígidas sobre cualquier asunto, perdemos el contacto con el proceso de nuestra vida y nos salimos de la corriente de la vida; morimos. Como dice Lillian Smith, «cuando dejas de aprender, de escuchar, de mirar y de plantear cuestiones, siempre cuestiones nuevas, es el momento de morir».

¿Acaso me he muerto ya? ¿Soy una de las muertas vivientes? Lo rígido no es estable, simplemente es algo que se quiebra.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Upset woman holding broken heart and hammer on grey background. Failed relationship concept
Upset woman holding broken heart and hammer on grey background. Failed relationship concept