Meditación 24 de Agosto: Secretos

el cambio_magicodespertar

A medida que aumenta la conciencia, casi disminuye proporcionalmente la necesidad de mantener secretos personales. (CHARLOTTE PAINTER).

Como dice Isak Dinesen, «un secreto es algo feo». En el programa de los Doce Pasos de los Alcohólicos Anónimos, solemos oír esta frase: «Estás tan enferma/o como los secretos que mantienes.» A menudo se nos pasa por alto darnos cuenta de los secretos que tenemos en nuestras vidas. Son como un cáncer silencioso que va royendo nuestras almas y devorando nuestras relaciones. Cuando hacemos un pacto de secreto con alguna persona, nos desprendemos de una parte de nosotras mismas. Cuando entregamos muchas partes, somos devoradas, lo mismo que la heroína de la novela de Margaret Atwood, La mujer comestible.
Una parte importante de la recuperación del proceso de adicción es abandonar la actitud de mantener secretos. Sólo cuando vivimos nuestra vida abiertamente, aceptamos la responsabilidad de las decisiones que tomamos, y nos responsabilizamos de nuestro comportamiento, podemos empezar a conocer la salud.

Como dicen los franceses, «nada es tan oneroso como un secreto».

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

6580_1128095933884_1571769646_1101834_6068658_n

Meditación 23 de Agosto: Lucha

281628_244218048932573_154317147922664_868416_3919553_n

Sales de ti persiguiendo la riqueza, el amor o la libertad; haces todo lo que puedes para obtener un derecho, y, una vez que has obtenido algo de esto, no lo disfrutas. (ORIANA FALLACI).

De vez en cuando olvidamos lo que es importante. Luchamos tanto tiempo para establecernos que nos volvemos adictas a la lucha. Empezamos a pensar así, que si no estamos luchando no estamos vivas. De hecho, la intensidad y excitación de la batalla se convierte en nuestro principal foco de interés, y olvidamos el objetivooriginal.
No hay duda de que como mujeres hemos tenido que luchar individualmente y en grupo. Pero si nos volvemos como las personas contra las que luchamos, tal vez descubramos que nos hemos perdido a nosotras mismas en todo este proceso.

A veces tenemos que luchar… a veces no. La cuestión no es lo romántico de la lucha; la cuestión es: ¿Quiénes somos cuando empezamos a luchar?

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

hada amarillita en columpio

Meditación 17 de Agosto: Sobrecogimiento

shutterstock_144487549_web-1024x682

Pero lo que nunca, nunca cambia, es la maravilla, la indescriptible maravilla que es para mí ver la tierra reposando en el espacio como en el hueco de la mano de Dios. (ZENNA HENDERSON).

El sobrecogimiento es un sentimiento muy raro en nuestras atareadas vidas. Sobrecogimiento significa detenernos y darnos cuenta. El sobrecogimiento es, al menos momentáneamente, dejarnos recordar y vivir la vastedad del universo o el diseño asombrosamente intrincado del pétalo de una pequeña flor.
Una de mis amigas alemanas llegaba con regalos cuando me visitaba. El más fascinante era una lupa diminuta que se desplegaba, quedando una pequeña distancia entre la base y el cristal; justo la necesaria para ver en detalle las nervaduras más finas de una hoja, el detalle de la espalda de una mariquita o el centro de una minúscula flor. Este pequeño instrumento abría un universo entero a mi conciencia. Lo que me había realmente regalado era el don del sobrecogimiento.

La vida sin sobrecogimiento es como comida sin hierbas ni especias. Sólo tengo que mirar alrededor de mí para recordar el sentimiento de sobrecogimiento.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

perdonar

Meditación 26 de Julio: Confianza

prince-6-fi

La naturaleza nos ha creado con la capacidad de conocer a Dios, de vivirlo. (ALICE WALKER).

A menudo pensamos que tenemos que esforzarnos para conocer a Dios y que tenemos que tener expertos que nos enseñen cómo conocer nuestro Poder Superior.
Qué maravillosa sorpresa es descubrir de repente que la capacidad de conocer a Dios y de conectar con nuestro Poder superior actúa dentro de nosotras, y darnos cuenta de que en lugar de tener que trabajar esta conexión, sólo tenemos que admitir que existe. Tal vez hayamos perdido nuestra conciencia de nuestra relación con nuestro Poder Superior, pero la conexión nunca ha cesado. Ocurría simplemente que nuestra conciencia había disminuido y se había oscurecido.

Tengo todo lo que necesito dentro de mí para conocer y experimentar mi Poder Superior. Todo lo que tengo que hacer es salir de mi rutina.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

shutterstock_144487549_web-1024x682

Meditación 12 de Junio: Autoconciencia

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background

Los hombres se miran a sí mismos en los espejos. Las mujeres se buscan a sí mismas. (ELISSA MELAMED).

«Espejo, espejo en la pared»… ¿dónde fui? Parece que fue sólo ayer cuando miraba en el espejo y vi a alguien a la que reconocía. Esos pedazos de mí misma de los que me fui desprendiendo uno a uno parecían insignificantes en ese momento. ¿Qué había sido de mí?
Muchas de nosotras que hacemos demasiado tenemos la experiencia de desaparecer ante nuestros propios ojos. Parecía simplemente que sucedía con los años.
Pero, si todavía queda alguien a quien mirar en el espejo, quiere decir que no nos hemos ido del todo.

Necesito mirar más cerca. El espejo podría ser mi amigo. Me podría ayudar a traerme de vuelta.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

377747_486845188001928_203424286_n

Meditación 6 de Junio: Fe

75154_398979943508793_1179371485_n

Te invito a que te pongas sobre tus rodillas oxidadas y molestes a Dios; se encerrará en sus habitaciones privadas cerrándote la puerta de un portazo. Eso es lo que piensa de ti y de tus plegarias. (ZORA NEALE HURSTON).

Muchas de las mujeres que hacemos demasiado hace tiempo que hemos olvidado a nuestro «Dios» de la infancia y no hemos encontrado nada para reemplazarlo. Cuando hemos recurrido a «Él», estábamos seguras de que se iba a «sus habitaciones privadas» y cerraba la puerta de un portazo. El sonido de esta puerta cerrándose ha producido eco y ha atravesado nuestra soledad. Nos encontrábamos en nuestro propio ahora. Teníamos que vivirlo nosotras solas. ¡Qué dualistas hemos sido! Si el Dios de nuestra niñez no funcionaba, no teníamos ningún contacto con ningún tipo de espiritualidad. Pero la pérdida real es nuestra pérdida de contacto con nuestro yo espiritual. Necesitamos tiempo para la oración, la meditación y la reflexión que es congruente con lo que somos. Cuando nos tomamos ese tiempo, descubrimos que existe algo que está más allá de nosotras mismas.

La fe no es siempre algo fácil para mí. Sobre todo, porque mis pensamientos se interponen en el camino.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

943070_413475778749663_1669733158_n

Meditacion 30 de Mayo: Vergüenza

el cambio_magicodespertar

Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento. (ELEANOR ROOSEVELT).

La vergüenza es una respuesta aprendida. Existe mucho interés hoy día en la vergüenza relacionada con la adicción y la recuperación de la adicción. Cuando empezamos a sentirnos avergonzadas, nos abandonamos y funcionamos lo mismo que una persona drogada o borracha. No puede entrarnos ninguna claridad. Tampoco puede salir ninguna claridad.
Es importante recordar que la vergüenza es aprendida y que todo lo que ha sido aprendido puede ser desaprendido. La vergüenza fue utilizada para controlarnos cuando éramos jóvenes, y ahora la utilizamos con frecuencia para controlar a los demás. Cuando empezamos a sentirnos avergonzados, no puede llegarnos ninguna nueva información, ni podemos procesarla con claridad, y tampoco podemos comunicarnos con claridad. Estamos en medio de nuestra enfermedad
de adicción.

Es importante ver el papel que ha jugado la vergüenza en nuestras vidas. También es importante no quedar atrapadas en ella.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

a11 (el miedo)