Categoría: vivir el presente

Meditación 9 de Octubre: No Te Esfuerces Demasiado – Dia 1

Así que, te rendiste. Dejaste ir. Ahora estás listo para enfrentar un desafío particular. Así que te agachas y acumulas todas sus fuerzas. Y golpeaste la pared otra vez.
“¿Qué pasa?”, Puedes preguntarte. “Estoy haciendo todas las cosas espirituales que se supone que tengo que hacer. Y las cosas todavía no funcionan. No puedo llegar a ninguna parte.”
¿Alguna vez has tratado de abrir una puerta con una llave, intentas e intentas, y la llave simplemente no la abre? Mientras más intentas, más te frustras. Así que dejaste de intentarlo por un tiempo, te relajaste, y lo intentaste de nuevo. ¡Voila! La llave encajaba perfectamente y el más ligero giro abría la puerta.
Muchos de nosotros vivimos nuestras vidas de esa manera. Mientras que algunas personas no lo intentan en absoluto, otros podemos estar tratando demasiado. Hay una manera más gentil de estar en el mundo, de intentar cosas, de hacer cosas, de hacer nuestras cosas.
Si estoy abordando un proyecto específico, disfrutando de una nueva relación, o atravesando alguna situación miserable, mi primera inclinación es forzarme y tratar con demasiada fuerza.
Si una taza de té sabe bien, beberé cinco. Si quiero expresar amor o preocupación por alguien, lo exageraré.
“Si vale la pena hacerlo, vale la pena hacerlo bien”, no significa que, si vale la pena hacerlo, inténtalo cada vez más. Hacerlo bien significa relajarse y dejar que las acciones se desarrollen, gentilmente, naturalmente, sin fuerza. No tenemos que hacer que las cosas sucedan. Podemos aprender a tomar nuestra parte en dejarlas suceder. Es realmente bueno no esforzarse tanto.
No tenemos que pensar tanto, intentarlo tanto, hacer tanto. Retroceder un poco. Relajarse. Cuando fuerzas y lo intentas mucho, y las cosas no suceden, intenta algo más.

Valor: “No te esfuerces demasiado” es el valor de la semana.

(Melody Beattie de su Libro 52 Semanas de Contacto Consciente).

Meditación 2 de Octubre: Relájate en tu Interior

La meditación no tiene que ser una labor difícil. Solo deja a tu mente y cuerpo descansar como un animal en el bosque. No te compliques. No hay necesidad de alcanzar nada. Estoy escribiendo un libro, y aun así no se me complica hacerlo. (Thich Nhat Hanh).

La vida no necesita ser complicada. Sí, hay tiempos donde se está ocupado y tiempos donde todo se siente lento en el trabajo. Plazos y más plazos, presupuestos y horarios.
Pero cuando nos complicamos, quemamos toda la energía en la pelea y no nos queda nada para aportar al proyecto. No sería mucho mejor relajarse, trabajar en el proyecto, olvidar la fecha límite. El proyecto estará listo cuando lo esté y lo terminaríamos mucho más rápido si nos enfocamos en el proyecto, no en la fecha límite.
¿Estas gastando energía peleando contra ti mismo? ¿Como terminare esto? ¿Y si lo hago mal? ¿Y sí? ¿Y sí? Relájate. Las respuestas se encontrarán solas. Solo concéntrate en la tarea que tienes a mano, con calma, y sonriendo. Los budistas tienen un dicho: “Si has terminado con tu arroz, entonces lava tu plato.”
La belleza de la vida está en relajarse y estar conscientes de la tarea a mano. Relájate. Disfruta del trabajo que estás haciendo hoy.

Señor, ayúdame a dejar de resistirme y aprender a relajarme.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 25 de Septiembre: Desapego

El desapego no viene naturalmente para mucho de nosotros. Pero una vez que nos damos cuenta del valor de este principio de recuperación, entendemos lo vital que es el desapego. La siguiente historia ilustra como una mujer llego a entender el desapego.
“La primera vez que practique el desapego fue cuando deje a mi esposo alcohólico. Ha estado tomando por siete años, desde que me case con él. Por esa cantidad de tiempo, he estado negando su alcoholismo e intentando que deje de tomar.
“Hice cosas indignantes para hacer que deje de tomar, para hacerlo ver la luz, para hacerlo darse cuenta lo mucho que me estaba lastimando. De verdad pensaba que estaba haciendo las cosas bien al intentar controlarlo.
“Una noche, vi las cosas claramente. Me di cuenta de que mis intentos de controlarlo nunca resolverían el problema. También me di cuenta de que mi vida era inmanejable.
No podía obligarlo a hacer nada que el no quisiera hacer. Su alcoholismo me estaba controlando, aunque no era yo la que estaba bebiendo.

“Lo deje ir, que hiciera lo que decidiera. La verdad es que, el hacia lo que él quisiera de todos modos. Las cosas cambiaron la noche que me desapegué. Él pudo sentirlo, y yo también. Cuando lo deje ser libre, me deje ser libre también para vivir mi vida.
“Tuve que practicar el principio de desapego muchas veces desde ese momento. Tuve que desapegarme de personas que me hacen y no me hacen mal. Nunca ha fallado. El desapego funciona.”
El desapego es un regalo. Se nos dará cuando estemos listo para él. Cuando dejamos libres a la otra persona, también nos liberamos a nosotros mismos.

Hoy, cuando sea posible, me desapegare en el amor.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Meditación 28 de Julio: Realidad/Rechazo

¡Llenamos nuestras mentes de palabras! Estas nos hipnotizan enmascarando la verdad, incluso cuando la verdad se presenta crudamente ante nuestros ojos. Para descubrir la realidad que subyace, he aprendido a escuchar únicamente a la acción. (JUDITH M. KNOWLTON).

Abandonar nuestra capacidad de discernir la realidad es una de las características de la adicción. Como dice la bien conocida psicoterapeuta Marión Woodman, «en la adicción creas una fantasía e intentas vivir en ella». A menudo las mujeres que hacemos demasiado somos muy crédulas a un nivel muy profundo. Queremos creer lo que los demás nos dicen y no queremos tener que estar a la defensiva todo el tiempo. Como consecuencia, muy frecuentemente nos sentimos tristes y resentidas porque descubrimos que estamos tratando con nuestras ilusiones y no con la realidad. No es que no percibamos la realidad. La percibimos. Simplemente, no queremos enfrentarnos a ella. Por el contrario, nos quejamos y quedamos heridas. Siempre que quitamos nuestros filtros podemos ver la realidad. Y a largo plazo, la realidad es siempre más fácil de enfrentar que la fantasía.

Las acciones dicen más que las palabras, y cuando creo en lo que los demás hacen y no escucho mucho lo que dicen, me siento más sana.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 26 de Julio: Confianza

La naturaleza nos ha creado con la capacidad de conocer a Dios, de vivirlo. (ALICE WALKER).

A menudo pensamos que tenemos que esforzarnos para conocer a Dios y que tenemos que tener expertos que nos enseñen cómo conocer nuestro Poder Superior.
Qué maravillosa sorpresa es descubrir de repente que la capacidad de conocer a Dios y de conectar con nuestro Poder superior actúa dentro de nosotras, y darnos cuenta de que en lugar de tener que trabajar esta conexión, sólo tenemos que admitir que existe. Tal vez hayamos perdido nuestra conciencia de nuestra relación con nuestro Poder Superior, pero la conexión nunca ha cesado. Ocurría simplemente que nuestra conciencia había disminuido y se había oscurecido.

Tengo todo lo que necesito dentro de mí para conocer y experimentar mi Poder Superior. Todo lo que tengo que hacer es salir de mi rutina.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 25 de Julio: Maravilla

Tomo el sol y escucho las horas, haciéndose y deshaciéndose bajo los pinos, y huelo la resina de las altas horas encubiertas de medianoche. El mundo está perdido en una neblina azul de distancias, y lo inmediato duerme en un delgado sol finito. (ZELDA FITZGERALD).

Leo esta cita y me siento perdida en la maravilla, la maravilla de la belleza de las palabras y de las frases. Lo leo y recuerdo la maravilla de tomar el sol espontáneamente encima de unos troncos bañados de luz, mientras que el sol sobre mi piel acrecentaba el olor mezclado del perfume del bosque y del acre del pino impregnando mi piel. Puedo recordar al principio las horas deshaciéndose a mi alrededor, y después desapareciendo en un murmullo, mientras que mi cuerpo se relajaba en la tierra y en mí misma. El mundo parecía muy lejano, y no había necesidad de acercarlo más.

La maravilla es un don de la vida. Vivir es el don de la maravilla.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 24 de Julio: Aceptación/Humildad

Pero si vas tú y le preguntas al mismo mar, ¿qué te dice? Murmura, murmura, se agita, se agita. Siendo el mar, está demasiado ocupado para decir algo de sí mismo. (ÚRSULA K. LE GUIN).

Nadie que se haya sentado alguna vez a la orilla del mar y que haya experimentado su poder eterno y su gentileza puede tener alguna duda de que el mar sabe justamente que él es eso, el mar. La naturaleza tiene una enorme capacidad de ser exactamente lo que es, sin ninguna pretensión… y ni siquiera tiene que detenerse a pensar sobre ello.
Cuando tenemos que hacer un alto y pensar en quiénes somos, no estamos siendo lo que somos. Cuando intentamos ser alguien que creemos que deberíamos ser, no estamos siendo lo que somos. Cuando intentamos ser alguien que se nos ha dicho que deberíamos ser, no estamos siendo nosotras mismas. Para ser yo misma, tengo que ser.

La naturaleza enseña grandes lecciones de humildad. Para aprender de ella, tengo que estar en ella.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).