Meditación 25 de Julio: Maravilla

Tomo el sol y escucho las horas, haciéndose y deshaciéndose bajo los pinos, y huelo la resina de las altas horas encubiertas de medianoche. El mundo está perdido en una neblina azul de distancias, y lo inmediato duerme en un delgado sol finito. (ZELDA FITZGERALD).

Leo esta cita y me siento perdida en la maravilla, la maravilla de la belleza de las palabras y de las frases. Lo leo y recuerdo la maravilla de tomar el sol espontáneamente encima de unos troncos bañados de luz, mientras que el sol sobre mi piel acrecentaba el olor mezclado del perfume del bosque y del acre del pino impregnando mi piel. Puedo recordar al principio las horas deshaciéndose a mi alrededor, y después desapareciendo en un murmullo, mientras que mi cuerpo se relajaba en la tierra y en mí misma. El mundo parecía muy lejano, y no había necesidad de acercarlo más.

La maravilla es un don de la vida. Vivir es el don de la maravilla.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 15 de Julio: Creatividad

Por lo menos se cumplieron dos requisitos: la tranquilidad y un estiramiento ininterrumpido del tiempo para que la mente pudiese continuar funcionando y acomodar según sus propias variaciones cualquier acontecimiento, catástrofe o idea que se presentaba ante ella. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

Suena muy simple: sólo dos requisitos para que la creatividad encuentre su vía.
Tranquilidad —la palabra suena familiar—. Apenas podemos recordar momentos de tranquilidad. ¿O fueron en los momentos en que estábamos durmiendo?
Un estiramiento ininterrumpido del tiempo… tiempo simplemente para nosotras mismas sin agenda, ni plazos, ni necesidades de los demás imponiéndosenos.
Añoramos la tranquilidad y el tiempo sin interrupción. Sin ambos requisitos la recuperación no es posible. El contacto con nuestro Poder Superior es imposible sin ambos.

Nadie va a procurarme un tiempo de tranquilidad. Tengo que procurármelo por mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 13 de Julio: Responsabilizarse

No voy a limitarme sólo porque la gente no quiere aceptar el hecho de que puedo hacer algo diferente. (DOLLY PARTON).

Existe una gran diferencia entre intentar controlar nuestras vidas y responsabilizarnos de ellas. Intentar controlar nuestras vidas nos coloca en una posición de fracaso antes de empezar, y causa un dolor y un sufrimiento innecesario y sin fin.
Responsabilizarnos de nuestras vidas significa poseer nuestras vidas y tener la «responsabilidad» de las mismas, y después dejarlas fluir. Responsabilizarnos dentro de nuestras vidas significa que no actuamos para impresionar, conformándonos a lo que los demás quieren que seamos. También significa que no aceptamos su juicio de lo que no podemos ser y que no nos detenemos ahí.

Cuando abandono mi necesidad de control, estoy en mejor posición para responsabilizarme y recibir información de mi poder superior a mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 10 de Julio: Agotamiento

Vinisteis como un ejército solemne a aportar una nueva vida al hombre [sic]. Arrancasteis esa vida de la que ignorabais todo de su meollo y les dijisteis cómo tenía que ser. Les quitasteis cada hora, cada minuto, cada nervio y cada pensamiento hasta en los más remotos rincones de sus almas; y les dijisteis cómo tenía que ser. Vinisteis y prohibisteis la vida a los seres vivos. (AYNRAND).

Parece que Ayn Rand está hablando sobre este sistema masculino de hombres blancos y adictivo en el que vivimos, un sistema que es ajeno a las mujeres por nacimiento, y del que hemos llegado a creer que es necesario participar para sobrevivir. Pero ésta no es la realidad: es un sistema, y como sistema no contiene más verdad que otro sistema diferente. Por desgracia, hemos sido enseñadas en que dicho sistema es la realidad, a pesar de que, a ciertos niveles, sabemos que no lo es. Además, desgraciadamente, este sistema se alimenta de adicciones y las necesita para que podamos tolerarlo. Afortunadamente, tenemos otras opciones.

Estoy cansada de ser alguien que no soy.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 9 de Julio: Entusiasmo

Se necesita algo en lo que creer, algo en lo que se pueda poner todo el entusiasmo a corazón pleno. Necesitamos sentir que la vida tiene un sentido, de que se nos necesita en el mundo. (HANNAH SENESH).

Hace varios años tomé una decisión drástica. Decidí que sólo trabajaría en aquello que me entusiasmase. Yo era psicoterapeuta, conferenciante, y dirigía seminarios prácticos. Esta decisión me aterrorizó, puesto que yo era madre sin pareja y tenía responsabilidades económicas.
Decidí no aceptar ningún/a cliente que no me entusiasmase. No daría ninguna conferencia ni dirigiría ningún seminario práctico o taller por el dinero, el prestigio o el ego. Sólo haría lo que me pareciera justo hacer. Sólo haría las cosas que me parecieran intuitivamente relacionadas con el sentido y propósito de mi vida. Yo temía acabar siendo una marginada, una mujerzuela y morirme de hambre, a pesar de que ingresaba más dinero que antes desde que tomé esta decisión. Todavía vivo mi vida basada en esta decisión.

No digo que esto funcione para todo el mundo, pero ha funcionado para mí.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 3 de Julio: Humor

Oye tú, viejo pellejo negro, me dejas fría; me pareces un viejo paquete de plástico arrugado, con tus grandes orejas aleteando a los lados de tu cabeza como las alas de un buitre. (ZORA NEALE HURSTON).

Me gustan los escritos de Zora Neale Hurston. Tienen la cualidad de ir al meollo de las cosas, y lo hace con humor y claridad. ¿Cuántas veces hemos tenido pensamientos similares a los expresados en la cita, y no nos hemos permitido disfrutar las cosquillas y las risas en nuestra cabeza? Hacemos la vida tan seria y que las cosas sean tan importantes, que no nos atrevemos a reír por miedo a ofender.
Para no ofender a nadie, nos convertimos en personas sin humor y con vidas sin gracia. ¡Qué tonto!

Pienso que puede ser útil recordar que nuestro humor añade color a un mundo que se ha hecho gris e inatento.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 30 de Junio: Recuperación

La recuperación es un proceso, no un acontecimiento. (ANNE WILSON SCHAEF).

Ahora que empezamos a reconocer que trabajar en exceso, andar cuidando siempre de los demás, ir con prisas y mantenerse siempre ocupadas son manifestaciones del proceso de adicción y es tan enfermizo como las adicciones químicas, queremos pararlo inmediatamente. Desgraciadamente, no es tan fácil. La misma definición de una adicción o de una consulta compulsiva significa algo que nos tiene agarradas y sobre lo que nos sentimos impotentes. No podemos «decir simplemente no». No podemos dejar de hacer lo que hacemos.Esta enfermedad está en las células de nuestros músculos y en la médula de nuestros huesos.
Necesitamos darnos cuenta de que la recuperación es un proceso. Nos llevó tiempo llegar a ese estado, y nos llevará tiempo salir de él. Parte de nuestra enfermedad consiste en querer que todo suceda al mismo tiempo. Necesitamos paciencia con nosotras mismas y apoyo de las demás personas para progresar en nuestro proceso de recuperación.

«Tengo que hacerlo [recuperarme] por mí misma; no tengo que hacerlo sola», son afirmaciones que se oyen con frecuencia en los círculos de recuperación.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).