Meditación 17 de Marzo: Devenir/Aceptación

Lo mejor de envejecer es que no pierdes todo lo que has sido en otras edades. (MADELINE L’ENGLE).

La vida es un proceso. Nosotras somos un proceso. Todo lo que ha sucedido en nuestras vidas ha sucedido por una razón y es una parte integrante de nuestro devenir.
Uno de los desafíos de nuestra vida consiste en integrar sus piezas tal como las vivimos. A veces, es tentador intentar rechazar grandes periodos de nuestras vidas u olvidar acontecimientos significativos, en especial si han sido dolorosos. Intentar borrar nuestro pasado es robarnos a nosotras mismas nuestra propia sabiduría ganada con tanto esfuerzo.
No existe una niña o una adolescente dentro de nosotras. Existe la niña o la adolescente que ha crecido dentro de nosotras.
Cuando nos damos cuenta de que entre las fuerzas más importantes que aportamos a nuestro trabajo están las experiencias de vida y las edades que hemos tenido, tal vez, no tengamos pena de envejecer.

Mi sabiduría surge cuando acepto e integro todo lo que he sido y todo lo que me ha sucedido.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 12 de Marzo: Aceptación/Errores/Enmiendas

De todas los y las idiotas que he encontrado en mi vida, y Dios sabe que no han sido pocos/as ni pequeños/as, pienso que he sido la mayor. (ISAK DlNESEN).

Una de las maneras en que puedo recuperar mi poder y mi persona es admitir mis errores. A veces, es útil sentarse y hacer una lista de personas a las que he agraviado (incluida yo misma) y enmendarlo con las que sea posible y en situaciones que no les haga daño.
¿Qué sentimiento más limpio es el de aceptar y vivir mi propia vida, sin azotarme a mí misma por los errores cometidos? ¡Qué bien se siente una dejando saber a las personas agraviadas que soy consciente de lo que he hecho y que deseo de verdad cambiar mi comportamiento y hacer todo lo posible para vivir con más claridad y transparencia en el futuro!

Admitir nuestros errores y enmendarlos son herramientas poderosas para recuperarnos a nosotras mismas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 10 de Marzo: Serenidad

De repente me llena un sentimiento de paz y de comprensión que es, supongo, lo que las personas piadosas tienen en mente cuando hablan sobre la presencia de Dios. (VALERIE TAYLOR).

Cuando actuamos en medio del proceso de adicción, sabemos muy poco de la serenidad. La palabra serenidad es algo que entendemos en teoría pero no en la práctica. Cuando empezamos a prestarnos atención y a recuperarnos de nuestro actuar adictivo, comenzamos a experimentar momentos de serenidad. La primera vez que experimentamos la serenidad, tal vez pase a través de nuestra conciencia como un meteorito y nos dé un susto de muerte, porque este sentimiento nos es desconocido. Después de un periodo de tiempo, empezamos a reconocer estos momentos de serenidad como momentos muy especiales, e intentamos hacerlos aparecer, mediante rituales, prácticas y técnicas. En este caso, no estamos centrándonos en controlar el mundo, estamos intentando controlar nuestra experiencia de serenidad… para devolverla al cuadro de mandos.

La serenidad es un regalo. Está disponible para todo el mundo. Consiste en ser una con la presencia de Dios.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 4 de Marzo: Sentimientos/Libertad

libertad-mujer-976x659

Los padres blancos nos dijeron: «Pienso, luego existo», y la madre negra dentro de nosotras —la poeta— murmura en nuestros sueños: «Siento, luego puedo ser libre.» (AUDRE LORDE).

Se nos ha enseñado a cerrar y congelar nuestros sentimientos. Se nos ha dicho que los sentimientos son débiles e irracionales, y que si queremos ser un éxito en este mundo, debemos ser capaces de controlar nuestros sentimientos. Los modelos de éxito son personas que nunca han tenido ningún sentimiento visible.
Sin embargo, cuando escondemos nuestros sentimientos, nos hacemos más vulnerables, y no menos. Cuando reprimimos nuestros sentimientos, nunca sabemos cuándo estallarán, y no podemos estar tranquilas de que no lo harán con una mayor intensidad que si los hubiéramos aceptado en el «primer momento».
Además, los sentimientos constituyen nuestro sistema natural de información y alarma. Son nuestros sentimientos, y no nuestros pensamientos, los que nos avisan del peligro, nos dicen si alguien nos está mintiendo y detectan para nosotras los matices sutiles que nos permiten distinguir las diferencias y tomar decisiones. Sin este sistema interno de información nunca podemos ser verdaderamente felices.

Celebrar mi capacidad para sentir es una manera de ser totalmente libre.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

7479987-Joven-y-bella-mujer-celebra-la-libertad-de-la-naturaleza--Foto-de-archivo

Meditación 3 de Marzo: Olvidar/Resentimientos

libertad-mujer

Para volar, tuviste que liberarte de la porquería que te hundía. (TONI MORRISON).

Nuestra vieja «porquería» ¡es tan preciosa para nosotras! Con ternura enarbolamos nuestros viejos resentimientos y periódicamente arrojamos pedazos de carne fresca para mantenerlos vivos. Alimentamos nuestra cólera. No hacemos nada para aclararla o dejarla ir, sino que simplemente nos agarramos a ella y la alimentamos. Y después nos preguntamos por qué nos sentimos tan atrapadas y frenadas en nuestras vidas.
Cuando nos agarramos a nuestra vieja porquería, nos hunde. Es como si nuestros pies estuvieran adheridos a alquitrán recién extendido.
Llega un momento en el que podemos ver que realmente no importa lo que alguien nos haya hecho, y que agarrarnos a ello nos daña a nosotras y no a esa persona, y que, si queremos curarnos, haríamos mejor en coger nuestra vieja porquería y abonar con ella las flores.

La única manera de crecer es olvidando.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

377747_486845188001928_203424286_n

Meditación 17 de Febrero: Conciencia del Proceso/Control/Creatividad

8ef0c374783e2c7b93d6293a566e0e51

Vivir en proceso es estar abierta a la comprensión interna y al encuentro. La creatividad queda absorbida intensamente en el proceso y le da forma. (SUSAN SMITH).

Cuando elegimos vivir nuestras vidas como un proceso, elegimos estar abiertas a todo lo que la vida tiene que ofrecernos. Nuestro espejismo de control ha dejado escaparse con frecuencia nuevas comprensiones y encuentros. Hemos estado tan enfocadas en nuestras metas y en la manera en que tienen que ocurrir las cosas, que hemos perdido la estupenda ecuanimidad de la conciencia de oportunidades. Hemos estado tan asustadas de perder el espejismo de control, que hemos perdido algunos de los encuentros más enriquecedores que la vida nos ha ofrecido.
Cuando podemos participar plenamente en el proceso de nuestras vidas, descubrimos nuevas formas de nuestro yo creativo. La creatividad tiene muchos caminos. Simplemente con vivir nuestras vidas podemos cultivar nuestra conciencia de creatividad.

¿Puede ser? ¿Es suficiente con sólo vivir mi vida?

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beneficios-para-la-salud-de-la-risoterapia-2

Meditación 14 de Febrero: Expectativas

cge-11

Nadie hace objeciones a una mujer por ser una buena escritora, escultora o bióloga, si al mismo tiempo se las arregla para ser una buena esposa, buena madre, estar bien maquillada, de buen humor, elegante y no es agresiva. (LESLIE M. MCINTYRE).

¡Está bien! ¿Cuál es entonces el problema? No es fácil estar elegante cuando tenemos cerca niños que empiezan a gatear… pero lo intentamos. No es fácil criar hijos y permanecer esbelta y bien maquillada… pero lo intentamos.
No existe probablemente ningún grupo de personas en esta sociedad que intenten con más esfuerzo que las mujeres responder a las expectativas de los demás. Como consecuencia, estamos siempre mirando afuera para obtener valoración, y por mucha que obtengamos, no es suficiente. Intentando siempre ser las que los demás piensan que deberíamos ser,nos hemos perdido a nosotras mismas y hemos acabado teniendo poco que aportar en cualquier relación o tarea.

Las expectativas son como las fajas. Probablemente deberíamos haberlas descartado hace años.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Cansancio-Mental-CuidaTuCuerpo4