Meditacion 19 de Abril: Precipitarse y Apresurarse

A veces, me gustaría tener parches que me mantuvieran entera. (PAM).

En ocasiones, realmente nos sentimos impotentes a nuestra necesidad de precipitarnos y de mantenernos ocupadas, y nos gustaría sencillamente que existiera una manera de podernos detener. Nuestra vida parece verdaderamente abrumadora e ingobernable.
Nos asombramos de hasta qué punto nos sentimos aliviadas cuando podemos realmente admitir que somos impotentes respecto a esta conducta insana y quenuestra vida no va como nos gustaría que fuese.
Somos mujeres poderosas, y al mismo tiempo somos impotentes respecto a nuestras vidas alocadas. ¡Qué consuelo supone saber que un poder más grande que nosotras puede restaurar nuestra cordura! ¡Qué alivio saber que nuestro reconocimiento de que nuestra vida es enfermiza en este momento abre la puerta a
la salud!
¡Qué alivio ver y saber que tenemos el camino abierto ante nosotras para renovar la cordura, cuando dirigimos nuestras vidas y nuestras voluntades hacia ese
poder más grande que nosotras!
Poner parches no serviría de mucho de todas maneras,pero cambiar nuestras vidas suena a una opción con posibilidades reales.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 18 de Abril: Reconocimiento

Y a todas esas voces de sabiduría que me han susurrado a lo largo del camino.(DHYANI YWAHOO).

La gratitud y el reconocimiento son facetas importantes de nuestras vidas. ¡Ha habido tantas mujeres que han compartido su sabiduría y su conocimiento con nosotras! Parte de esta sabiduría ha sido aprendida de otras personas y parte ha constituido un autoaprendizaje, el conjunto ha sido profundo.
¿Recuerdas la vecina que nos enseñó a cuidar las plantas? ¿Recuerdas a la madre que nos enseñó algunos trucos para no interponernos en el camino de nuestros hijos? ¿Recuerdas a aquella diminuta anciana en nuestro lugar de culto que parecía vivir silenciosamente lo que se nos había dicho que era la espiritualidad?
¿Recuerdas aquel libro que aparecía justo en el momento en que lo necesitábamos?
Ha habido voces de sabiduría por todas partes a lo largo de nuestras vidas.

Tal vez, como dice una de mis amigas sabias, «ya es tiempo de tener un ataque de gratitud».

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 17 de Abril: Curación

El nuevo espacio… tiene una especie de invisibilidad para las personas que no han entrado en él. (MARY DALY).

Es especialmente difícil para las mujeres que hacemos demasiado considerar la posibilidad de entrar voluntariamente en lo desconocido. Como a cualquier persona adicta, nos gusta mantener todo bajo control, y no queremos siquiera empezar un viaje sin un buen mapa de carreteras. Desgraciadamente, la recuperación no funciona de esta manera. La recuperación es un salto de fe.
La mayoría de nosotras, por el hecho de haber crecido en familias disfuncionales, trabajar conforme a modelos de adicción y vivir en una sociedad adicta, no tenemos un conocimiento vivencial de lo que significa vivir nuestro proceso, vivir con la sobriedad o vivir conforme a nuestra propia claridad. Pero muchas personas están dando este salto de fe y dando el primer paso en el camino de la recuperación. Sabemos que tiene que haber algo mejor. Tenemos un vago recuerdo de algo.
Casi podemos recordar que está ahí. Uno de los verdaderos milagros de hoy día es que muchas mujeres estamos empezando a recuperarnos, aunque realmente no tenemos una clara idea de lo que es la recuperación.

He deseado un milagro, y yo puedo serlo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 15 de Abril: Aceptación/Autenticidad

Con él como un caballero y ella como una dama, ¿qué podría ser yo, sino simplemente lo que soy? (EDNA ST. VINCENT MILLAY).

Algunas de nosotras no sabemos la diferencia entre rebajarnos, negándonos de este modo a aceptar nuestros talentos y nuestras cualidades, y a aceptar lo que somos.
Claro que con frecuencia pasamos de creer que no tenemos ningún valor a ser totalmente arrogantes. Es interesante el hecho de que sentirse como «una caquita» y creerse únicas en el mundo es algo que está muy relacionado entre sí. En ambos espejismos nos negamos a vernos como realmente somos.
Sólo cuando somos capaces de decir «no sé nada de esto», o «soy muy buena en esto y casi inútil en lo otro», nos acercamos a la aceptación del ser. Ver nuestras deficiencias nos permite aceptarlas. Aceptar nuestros puntos fuertes nos permite remontarnos. La clave es la autenticidad con una misma.

Hoy tengo la oportunidad de no exagerar mis deficiencias ni mis capacidades. Puedo ser yo misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 14 de Abril: Hacer Balance/Gratitud

El cambio a largo plazo exige mirar honestamente a nuestras vidas y darnos cuenta de que es agradable ser necesitada, pero no a expensas de nuestra salud, de nuestra felicidad o de nuestra cordura. (ELLEN SUE STERN).

No hay ninguna dosis rápida para ninguna adicción, y la adicción al trabajo, a las prisas, a las ocupaciones y a cuidar de los demás son adicciones. Parte del «pensamiento que huele» de las personas adictas es querer una dosis rápida. No existe ninguna. Incluso querer una dosis rápida es parte de la enfermedad.
Los Doce Pasos funcionan, y es posible para nosotras vivir vidas serenas, felices y productivas. Pero la recuperación toma tiempo. Existen muchas colinas y valles a lo largo del camino, y si continuamos asistiendo a encuentros, recurriendo a nuestro mentor, y practicando el programa, descubriremos que tenemos una conexión con un poder más grande que nosotras, y que nuestras vidas mejoran.

Soy muy afortunada de tener el apoyo de un programa que funciona y la compañía de otras personas para hacer esta jornada conmigo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 13 de Abril: Adrenalina/Estar Ocupadas

Les repugna la calma que sigue a la tormenta. (DOROTHY PARKER).

¡Ah, ese subidón de adrenalina! ¡Cómo nos gusta! Estamos tan acostumbradas a tratar con la crisis que nos ponemos nerviosas cuando las cosas se calman.
Muchas mujeres que nos estamos recuperando de la adicción al trabajo y que estamos haciendo demasiado, empezamos a reconocer que nos hemos hecho adictas a nuestro propio subidón de adrenalina. Solíamos obtener un «zumbido» con la excitación de un nuevo proyecto o de un plazo imperioso. Funcionábamos mejor bajo presión (o así lo creíamos). Nos poníamos nerviosas y tensas cuando nuestras vidas se volvían demasiado tranquilas. Necesitábamos el estímulo emocional. Necesitábamos nuestra dosis.
Afortunadamente, empezamos a darnos cuenta de que nuestros aumentos de adrenalina estaban agotando nuestro cuerpo y nuestro ser. Nuestra adicción a nuestra propia adrenalina era tan destructiva para nuestros cuerpos como las drogas o el alcohol. La recuperación de la adicción a la adrenalina ha sido un lento y doloroso proceso. Pero tenemos la esperanza de una nueva vida y la posibilidad de vivir en un cuerpo sano.

He descubierto que lo que solía llamar entumecimiento, podía ser simplemente satisfacción, y la satisfacción es estupenda.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 12 de Abril: Fines de semana/Tiempo no estructurado

Los domingos son terribles porque es claro que no hay nadie a cargo del mundo. Y saber esto te deja deambulando, luchando a brazo partido con las expectativas no cumplidas y vagos anhelos. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

Los fines de semana son horribles para las mujeres que hacemos demasiado. Echamos en falta la estructura de la semana laboral. No nos gusta la ausencia de horario y nos sentimos perdidas sin el trabajo. Para evitar experimentar estos sentimientos, hemos desarrollado ciertas estrategias de seguridad. Nos traemos trabajo a casa. Nos organizamos los proyectos y actividades de fin de semana de tal manera que tenemos el sentimiento de seguridad de estar en el trabajo.
Después nos entra el pánico y vamos a la oficina para «recoger algunas cosas y atar algunos cabos sueltos».

¿De qué tenemos miedo?… ¿de nosotras mismas?

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).