Etiqueta: apego

Meditación 26 de Octubre: Paso Siete

Humildemente le pedimos a Dios que elimine nuestros defectos. (Paso Siete de Al-Anón).

En los Sexto y Séptimo Pasos del programa, estamos dispuestos a dejar de lado nuestros defectos de carácter: problemas, comportamientos, viejos sentimientos, aflicción no resuelta y creencias que nos están impidiendo la alegría que es la nuestra. Entonces le pedimos a Dios que los quite de nosotros.
¿No es así de simple? No tenemos que contorsionarnos para hacernos cambiar. No tenemos que forzar el cambio. Por una vez, no tenemos que “hacerlo nosotros mismos”. Todo lo que tenemos que hacer es luchar por una actitud de buena voluntad y humildad. Todo lo que tenemos que hacer es pedirle a Dios lo que queremos y necesitamos, y luego confiar en que Dios hará por nosotros lo que no podemos hacer y no tenemos que hacer por nosotros mismos.
No tenemos que mirar con la respiración contenida por cómo y cuándo cambiaremos. Este no es un programa de autoayuda. En este programa milagroso y eficaz que ha provocado la recuperación y el cambio para millones, cambiamos al trabajar los Pasos.

Hoy, Dios, ayúdame a rendirme a la recuperación y al proceso por el cual cambio. Ayúdame a enfocarme en el Paso que necesito. Ayúdame a hacer mi parte. Relájate y deja que pase el resto.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Meditación 21 de Octubre: Di lo Que Pasa Hoy

¿Qué pasa?
No me refiero a los eventos. Lo más probable es que esté extremadamente al tanto de los eventos que suceden o no ocurren en tu vida. ¿Qué pasa emocionalmente?
¿Te sientes ansioso, asustado, ambivalente, débil o ferozmente determinado? ¿Te sientes listo, poderoso, dichoso, curioso o aliviado?

Hay muchas matices y colores, matices de emociones. Algunas emociones llaman nuestra atención rápidamente. Se presentan clara e inmediatamente las nombramos y las reclamamos como nuestras. A veces los sentimientos no son tan fáciles de identificar. Usualmente son a los que debemos prestarle mayor atención; esos son a menudo los que pueden controlar nuestras vidas.
Una idea importante para recordar acerca de los sentimientos es que solo son energía emocional y podemos sentir lo que sentimos. No hay correcto o incorrecto sobre las emociones; los nombres son solo palabras que usamos para identificar ese estallido de energía emocional en particular.
Hay otra manera en que podemos sentir, otro espacio al que todos tenemos derecho. Ese espacio se llama “centrado, equilibrado y claro”. Cuando identificamos, sentimos y liberamos cualquier sentimiento que se presente cada día, volveremos fácil y naturalmente a ese lugar tranquilo, pacífico y centrado.
A veces, si el estallido emocional es grande -de tamaño volcánico-, puede llevar unos días o una semana regresar a ese lugar claro y centrado. Otras veces, solo un gesto de reconocimiento hacia la emoción que está pasando es todo lo que tenemos que hacer.
No te resistas. Cede. Entonces deja que ese sentimiento flote lejos. Cuantas más cedas en lo que sientas, menos dolerá y más rápidamente desaparecerá. Cuanto más específico seas sobre el evento o la persona que desencadena la emoción, más se ayudará a deslizarse con gracia a través del estallido emocional.
Dominar tus emociones significa asumir la responsabilidad de cómo te sientes. Los sentimientos son importantes, pero recuerde, también son sentimientos. No permita que definan la realidad, controlen su vida o coloreen su mundo. Dominar tus emociones significa despejar tus emociones para que puedas vivir, moverte, amar, trabajar y jugar desde ese lugar pacífico y centrado.
Tómese un momento hoy y cada día de su vida.
Pregúntese: “¿Qué pasa?”

Dios, ayúdame a ser fluido con mis emociones. Ayúdame a aprender a sentir lo que siento y luego a restablecerme regularmente en ese lugar centrado y equilibrado.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 20 de Octubre: Franqueza

Gran parte de nuestra comunicación puede reflejar nuestra necesidad de control. Decimos lo que creemos que otros quieren escuchar. Tratamos de evitar que otros se enojen, tengan miedo, se vayan o nos desagraden. Pero nuestra necesidad de controlar nos atrapa y nos hace sentir como víctimas y mártires.
La libertad está a solo unas pocas palabras de distancia. Esas palabras son nuestras verdades. Podemos decir lo que necesitamos decir. Podemos decir nuestra mente de forma amable pero asertiva.
Deja ir tu necesidad de control. No necesitamos ser críticos, sin tacto, culpables o crueles cuando hablamos nuestras verdades. Tampoco necesitamos ocultar nuestra luz. Déjate llevar, y libremente sé quien eres.

“Hoy, seré honesto conmigo mismo y con los demás, sabiendo que si no lo hago, mi verdad saldrá de otra manera.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós- Meditaciones para Codependientes).

Meditación 15 de Octubre: No Te Esfuerces Demasiado – Dia 7

Si hemos orado por el conocimiento de la Voluntad de Dios para nosotros y el poder para llevarlo a cabo, entonces relájate. Confía en ese poder. No tenemos que hacerlo por la fuerza o por nuestra cuenta.

Oración: Ayúdame a dejar de lado mis miedos y ansiedades. Enséñame un enfoque relajado y fácil de hacer, ese es el camino a la serenidad.

(Melody Beattie de su Libro 52 Semanas de Contacto Consciente).

Meditación 14 de Octubre: No te Esfuerces Demasiado – Dia 6

Vi a un amigo instalar sillas de playa y un paraguas. Estaba gruñendo, gimiendo, intentando con todas sus fuerzas realizar una tarea simple. Cuando terminó, miró a su alrededor y se sacó la arena de las manos.
“Soy bastante tonto”, dijo. “No tenía que ser tan difícil ni tan pesado”.
Sí, la vida realmente puede ser más fácil. Relajarse y dejar que se desarrolle puede parecer demasiado simple y fácil a veces. ¿Qué pasaría si realmente supiéramos que estaba bien avanzar suavemente en nuestras vidas, vivir y trabajar y manejar las cosas a un ritmo relajado? ¿Qué pasaría si supiéramos que estaba bien cuidarnos de nosotros mismos, y que una fuerza estaría presente para guiarnos y ayudarnos a cumplir cada tarea, cada problema, de hecho, todas las partes de nuestras vidas?
La experiencia de la vida realmente me ha enseñado que cuando me relajo, soy mucho más capaz de experimentar una gran felicidad, así como simples alegrías. Las cosas se hacen, los problemas se resuelven y mis necesidades se cumplen.

Concentración de gratitud: Podemos estar agradecidos por todas las situaciones que enseñan y recordarnos que “No te esfuerces demasiado”.

(Melody Beattie de su Libro 52 Semanas de Contacto Consciente).

Meditación 5 de Mayo: Sentirse Sobrepasada

Intento recordar aquel momento en el que pasé de recibir a dar; porque en esta cultura, cuando pasas a ser la que das, te retiran todos los apoyos y las cosas empiezan a ser difíciles. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

Las adictas a cuidar de los demás nunca sabemos cuándo ocurrió. Se nos había educado para creer que si cuidábamos de los demás, los escuchábamos y los comprendíamos, a su vez, los demás cuidarían de nosotras.
Creemos firmemente que las relaciones se construyen sobre la base de que unas personas cuiden de otras, y si empezamos nosotras a hacerlo, obtendremos a cambio la misma moneda. ¡Qué decepción descubrir que esta creencia no la tiene todo el mundo, y que además cuanto más cuidamos a la gente, más quieren de nosotras!
Nos sentimos exprimidas, resentidas, sobrepasadas y sentimos que se aprovechan de nosotras. Éstos parecen ser los sentimientos normales de esta situación. Gracias a Dios, no tenemos por qué estancarnos ahí. Reconocer simplemente los sentimientos nos ayuda a empezar a comprobar nuestros postulados sobre el cuidar de los demás.

El amor no es cuidar de los demás, y cuidar de los demás no es amor. No podemos comprar el amor… porque éste es un regalo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Pelea con la Obsesión…

a11 (el miedo)

Pensar en él o en ella todo el tiempo te quita energía, te idiotiza. Pelea con la obsesión. Amar no es desarrollar un trastorno obsesivo compulsivo. Puedes utilizar la palabra ¡stop! doscientas veces, llamar a alguien, salir a la calle, gritar como un loco o leer algo divertido cuando te invada el pensamiento perturbador, pero lo más importante es tomar conciencia de cuánto espacio mental te quita el romance.
El trato que hizo una de mis pacientes con su mejor amiga fue: “Voy a contarte cada vez que no soy capaz de quitármelo de la cabeza o cuando me sienta que estoy exagerando. Tú, entonces me pellizcas, me muerdes, me tiras un vaso de agua fría o me das una patada, pero no me dejes asumir el papel de estúpida mientras esto dure”. La posición es clara, los puntos de alerta están activados. “Mientras esto dure” significa mucho, es la aceptación de que el conjunto de las sensaciones que se están sintiendo no durarán para toda la eternidad.
La estrategia que utilizó mi paciente se la conoce como la técnica de Ulises, y consiste en poner el control afuera, si no soy capaz de controlarme a mí mismo. Recordemos que Ulises le pidió a sus compañeros que lo ataran al mástil y que no lo soltaran hasta salir del mar de las sirenas, sin importar lo que dijera o hiciera, para evitar así ceder al hechizo de su canto.

La distracción, poner el control afuera, detener el pensamiento, así sea placentero. La droga también lo es. Que te “guste” pensar todo el tiempo en ella o él no es razón valedera: el principio del placer no justifica la locura.

(Walter Riso de su Libro Ama y No Sufras).

511eb4518f781_576_!