Meditación 15 de Abril: Aceptación/Autenticidad

Con él como un caballero y ella como una dama, ¿qué podría ser yo, sino simplemente lo que soy? (EDNA ST. VINCENT MILLAY).

Algunas de nosotras no sabemos la diferencia entre rebajarnos, negándonos de este modo a aceptar nuestros talentos y nuestras cualidades, y a aceptar lo que somos.
Claro que con frecuencia pasamos de creer que no tenemos ningún valor a ser totalmente arrogantes. Es interesante el hecho de que sentirse como «una caquita» y creerse únicas en el mundo es algo que está muy relacionado entre sí. En ambos espejismos nos negamos a vernos como realmente somos.
Sólo cuando somos capaces de decir «no sé nada de esto», o «soy muy buena en esto y casi inútil en lo otro», nos acercamos a la aceptación del ser. Ver nuestras deficiencias nos permite aceptarlas. Aceptar nuestros puntos fuertes nos permite remontarnos. La clave es la autenticidad con una misma.

Hoy tengo la oportunidad de no exagerar mis deficiencias ni mis capacidades. Puedo ser yo misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 23 de Febrero: Autenticidad

libertad-mujer-976x659

Se puede mentir con palabras y también con el silencio. (ADRIENNE RICH).

Cuando empezamos a curarnos, tenemos una nueva apreciación de las palabras de Jesús: «Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.» Parte del propósito de nuestro comportamiento adictivo es que no estemos en contacto con nosotras mismas, y, cuando esto sucede, no podemos ser honestas con ninguna persona. Debemos saber lo que pensamos y sentimos para ser honestas con los demás. Al principio de nuestra recuperación, empezamos a darnos cuenta lentamente de lo lejos que nos hemos ido de nosotras mismas… ¡desde luego, nos hemos alejado un largo recorrido!
Hemos estado temerosas de decir la verdad con toda honestidad. Hemos tenido miedo de perder nuestros empleos,nuestras amistades y todo lo que tenemos. A medida que nos volvemos más honestas, empezamos a deshacer el embrollado nudo de falsedad, introversión, control y confusión. Vemos cómo nuestra falsedad ha conducido a la confusión, e incluso cuando ha sido un proceso difícil, nos encontramos suspirando de alivio en la brisa refrescante de la autenticidad.

Estoy recuperando de nuevo, poco a poco, mi capacidad para ser honesta. Estoy asombrada de lo mucho que me había apartado de mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

ambicion_0

Meditación 23 de Enero: Autenticidad

8caracteristicas-de-mujeres-lideres-en-america-latina-9

Cuando una mujer dice la verdad, está creando la posibilidad de más verdad a su alrededor. (ADRIENNE RICH).

La autenticidad es contagiosa, lo mismo que lo es el ser auténtica. Necesitamos más autenticidad en el mundo.
Muchas de nosotras nos hemos enorgullecido de ser auténticas. Hemos intentado serlo siempre y hemos creído que lo éramos. Ha sido aterrador cuando se nos ha dicho que éramos «demasiado auténticas», o cuando se nos ha dicho que no saldríamos adelante si continuábamos siendo tan «descaradamente auténticas». Poco a poco hemos aprendido a «transigir». Hemos aprendido a decir lo que se espera que digamos y a no ofender. Hemos perdido el contacto con la toma de conciencia de que no somos auténticas, cuando seguimos adelante haciendo algo que realmente no sentimos correcto hacer. Hemos llegado a no esperar autenticidad de nosotras mismas ni de las personas que nos rodean. Estamos incluso sorprendidas cuando la encontramos.

Si queremos sanar, tenemos que empezar a ser auténticas con nosotras mismas y con los demás. Crear la posibilidad de más verdad depende de cada una de nosotras.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

52fd8fbfba3795fd07cf8d51_0_19-1392349766186

Meditación 14 de Enero: Creencia

mujer-feliz-fondo

¿Por qué tiene que ser «Dios» una monja? ¿Por qué no una palabra… la más activa y dinámica de todas? (MARY DALY).

Algunas de nosotras tienen dificultad con el concepto de Dios porque hemos visto a Dios evolucionar como alguien o algo estático, un mega-controlador, y francamente como a alguien nada agradable de tener cerca. Tradicionalmente hemos intentado hacer que Dios sea estático para sentirnos seguras. Pero éste es nuestro problema, no el suyo.
¿Qué tal si consideramos a Dios como un proceso, como el proceso del universo? ¿Qué tal si empezamos a entender que formamos parte del proceso del universo? ¿Qué pasaría si nos damos cuenta de que sólo cuando vivimos lo que realmente somos es cuando tenemos la opción de ser uno con este proceso? Intentar ser cualquier otra persona, quienes pensamos que deberíamos ser, o quienes los demás piensan que deberíamos ser rompe nuestra unidad con ese proceso.

Si Dios es un proceso y yo soy un proceso, tenemos algo en común para empezar.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background

Meditación 6 de Enero: Autoengaño/Espejismos

shutterstock_130937651 (1)

¡Cuidado con los espejismos! ¿Qué quieres decir? Algunas de mis mejores amistades son espejismos, mantenidos por mí durante años. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

Todas las adicciones están basadas en espejismos. El espejismo del control, el espejismo del perfeccionismo, el espejismo de la objetividad. La inautenticidad y la negación son los ladrillos de la adicción. Cuando participamos en cualquiera de estos espejismos, nos estamos engañando a nosotras mismas, y cuando nos engañamos a nosotras mismas,nos perdemos. ¿Por qué, entonces,encontramos el autoengaño y los espejismos mucho más atractivos que la autenticidad? Podría ser porque estamos rodeadas por una sociedad en la que el espejismo es la norma general. La negación está a la orden del día en todos los niveles de nuestra sociedad y no se apoya mucho a las «personas que dicen la verdad».
Sin embargo, somos nosotras mismas las únicas que nos podemos engañar. Somos las únicas personas que podemos negarnos a reconocer nuestras percepciones y que podemos mentirnos a nosotras mismas. La elección de engañarnos es nuestra propia responsabilidad.

Existe un viejo dicho según el cual: «La conciencia es algo que puede dejarse pasar de largo, pero a la que no se puede impedir que siga ladrando.» A veces, nuestra conciencia hace ruidos muy divertidos para captar nuestra atención.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

1474400_695842633767393_1346995273_n

Meditación 22 de Diciembre: Opciones/Miedo/Cambio

mujer-feliz-fondo

Toda elección implica un riesgo. Todas hacen surgir miedos. A veces, cuando el miedo se hace intolerable, se conciben nuevos bebés, posponiéndose así la necesidad de un cambio. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

Haríamos cualquier cosa por evitar el miedo y el riesgo. ¿Dónde hemos encontrado la idea de que es malo sentir miedo y de que no somos capaces de superarlo? Haremos cualquier cosa para evitar el miedo y hacer una elección. Tenemos otro bebé, o haremos más trabajo, o nos mantendremos ocupadas con un nuevo proyecto en la casa, o cualquier otra cosa.
Tenemos tanto miedo de enfrentarnos a nosotras mismas y de enfrentar las opciones que tenemos que tomar que estamos dispuestas a hacer naufragar nuestras vidas y las vidas de las personas que nos rodean para no tener que tomar una opción
Siempre quedamos resentidas cuando otras personas toman decisiones por nosotras, pero no queremos responsabilizarnos de las nuestras. Si podemos, nos arreglamos para que alguien tome una decisión por nosotras, y así no tenemos que responsabilizarnos de las consecuencias.

Afirmo que quiero ser yo misma y, en algunas ocasiones, esto me da un pánico mortal… Está bien.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

libertad-mujer-976x659

Meditación 26 de Octubre: Guardar las Apariencias

el cambio_magicodespertar

Nuestra única preocupación debe ser vivir mientras estamos vivos/as… liberar nuestro ser interno de la muerte espiritual que se produce cuando vivimos detrás de la fachada construida para adaptarnos a las definiciones de quiénes y qué somos. (ELIZABETH KÜBLER-ROSS).

Intentar ser lo que los demás quieren que seamos es una forma de tortura lenta y una especie de muerte espiritual. No es posible conseguir todas nuestras definiciones de afuera y seguir manteniendo nuestra integridad espiritual. No podemos esperar que los demás nos digan quiénes somos y que nos proporcionen nuestra validación y nuestro sentido en la vida, y querer tener además una idea verdadera de quiénes somos. Cuando recurrimos a los demás para obtener nuestra identidad, gastamos todo nuestro tiempo y nuestra energía intentando ser las personas que ellos quieren que seamos. Además, tenemos miedo de ser descubiertas. Creemos realmente que es posible hacer que los demás vean lo que queremos que vean de nosotras, y nos agotamos en este intento.

Guardar las apariencias es una forma de ilusión de control, y sé que la ilusión de control acabará conmigo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

a11 (el miedo)