Etiqueta: confiar en Dios

Soltar nuestras esclavitudes…

Soltar. Este es un secreto de la felicidad para esta vida y también para la otra. Soltar, ser libre, alcanzar la libertad de no estar atado a nada y de no ser esclavo de nada. Ni de posesiones, ni de seguridades, ni de costumbres.
No solo hay que soltar cosas o personas, sino también proyectos que no pudieron ser, estructuras mentales que nos condicionan, y hasta la idea que tenemos de lo que es la felicidad (puedo ser feliz “de otra manera”).
También hay que saber soltar los tiempos y la organización de la jornada. Solo así se hace posible “aflojar” de verdad la resistencia y las tensiones. También hay que soltar los mecanismos que usamos para desplazar a Dios. Refugios que nos permiten vivir al margen de Dios, como si así pudiéramos ser mas libres. Es cierto que es bueno ser vulnerable. Es parte de nuestra humanidad ser capaces de necesitar a otro y de pedir ayuda. Pero no es bueno convertirse en un miserable esclavo.
Tienes una inmensa dignidad, no te vendas por poco, no te arrastres indignamente. Eres imagen de Dios. Dios se refleja en ti, eres infinitamente amado por Dios, eres su hijo y por ti, el Hijo de Dios derramo su sangre preciosisima. No te revuelques en la basura por un objeto, por un placer, por un afecto.
Todo apego y obsesión por algo o por alguien te hace infeliz, convéncete, te hace infeliz. Porque “pretender un apego sin infelicidad es algo así como buscar agua que no sea húmeda. Jamas alguien ha encontrado la formula para conservar los objetos de los propios apegos sin lucha, sin preocupación, sin temor, y sin caer, tarde o temprano, derrotado”.
Cuando aparecen síntomas de una esclavitud, de un apego, de algo que no queremos soltar-una tristeza, una melancolía, un corazón desganado- es bueno conversarlo con Jesús, y decirle: Bien. Lo vamos a tomar en serio Señor ¿Que tengo que soltar? ¿A que me estoy aferrando? ¿Que quieres desarmar o cambiar en mi? ¿Que es eso que yo no quiero permitir que toques? ¿Que tengo que entregar para ser fiel a mi dignidad?.
Entonces puedo decirle a Dios: Aquí estoy para empezar el camino. Se que es un llamado a la gloria, a crecer, a avanzar. Yo valgo mas que esta obsesión. Tu me quieres libre. Lo acepto. Es señal de que me estas tomando en serio. Vamos juntos. Dame tu gracia para entregarte esto que me esclaviza y para descubrir a donde me quieres llevar. Ayúdame a ver lo hermoso de este camino, para que alcance la feliz madurez a la que estoy llamado.
No olvides esto: Hemos sido creados por Dios con una inclinación a la felicidad, al amor y a la perfección celestial. Y en el fondo, cuando nos obsesionamos con algo, es porque pretendemos saciar con eso los deseos mas profundos que solo se sacian en el encuentro pleno y definitivo con Dios. El deseo humano es insaciable, “porque no se trata de cubrir necesidades reales con objetos reales, sino apetencias oceánicas con objetos simbólicos”.
Se trata de un fenómeno desconcertante, este de la adicción, que polariza irracionalmente las energías psíquicas de un sujeto en torno a una nada, en detrimento de sus intereses mas serios y mas sólidos. Ello es indicio de que el ser humano no es un ser viviente solo practico, sino que ademas y con igual intensidad busca algo ideal o sobrehumano. El objeto deseado, por modesto que en si sea, es un símbolo de algo superior… Y esto, cuanto mas se consigue, mas se desea, pues se experimenta a la vez el gusto de obtenerlo y el disgusto de comprobar que nunca basta.
Soltar los apegos que nos obsesionan es volver a casa, es dejar de vagar sin sentido, es liberarse del desarraigo y apoyarse en el amor de Dios Por eso, aprender a soltar los apegos es el camino para liberarse del miedo al fracaso de los que vivimos aferrados a cosas exteriores, a personas, a proyectos. Ese miedo revela una de nuestras condiciones mas penosas y profundas: la de tener sentido de pertenencia, un sitio donde sentirnos seguros, cuidados, protegidos y amados.

Somos huéspedes en la tierra y en la vida, peregrinos que para caminar necesitan estar ligeros de equipaje, sencillos, desprendidos.

(Víctor Manuel Fernandez de su Libro Para Liberarte de los Apegos y Obsesiones).

Meditación 9 de Noviembre: Reiteración/Obstinación

mograna-3

No es verdad que la vida sea una maldita cosa detrás de la otra… es la misma maldita cosa una y otra vez. (EDNA ST. VINCENT MILLAY).

Nuestro proceso interno nos proporciona todas las oportunidades que necesitamos para aprender. Nuestro ser interno es muy conservador: siempre continúa reciclando nuestra porquería, y reciclando y reciclando.
Si no aprendemos la lección a la primera, se nos da otra oportunidad… y otra… y otra. La vida nos da todas las oportunidades de «trabajar» todo lo que tenemos que «trabajarnos».
Desgraciadamente, cada oportunidad de aprender y de reciclar llega con más y más fuerza. La intensidad de la fuerza con la que tenemos que ser golpeadas es proporcional a nuestro rechazo, nuestra obstinación y nuestro espejismo de control. La vida repetirá en ciclos la misma maldita cosa una y otra vez, hasta que aprendemos la lección.

Estoy contenta de que mi proceso se reitere dentro de mí. A veces soy una persona lenta en aprender.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

libertad-mujer-976x659

Reflexión de Al-Anón: 15 de Mayo

yo espiritual

CONOCE A DIOS; CONOCE LA PAZ

Es evidente que una vida en la que hay resentimientos profundos sólo conduce a la sutileza y a la infelicidad . . . Pero con el alcoholismo, cuya esperanza es el mantenimiento y el desarrollo de una experiencia espiritual, este asunto de los resentimientos es infinitamente grave. (ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 62).

Conoce a Dios;
Conoce la paz.
No hay Dios;
No hay paz.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

32cd

Reflexión de Al-Anón: 8 de Mayo

2750

UN LUGAR DE DESCANSO

Todos los Doce Pasos de A.A. nos piden actuar en forma contraria a nuestros deseos naturales . . . todos ellos desinflan nuestro ego. Cuando se trata de desinflar el ego, pocos Pasos son más difíciles de practicar que el Paso Cinco. Pero ningún otro Paso es más necesario para la sobriedad y la paz mental duraderas. (DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 59).

Después de poner por escrito mis defectos de carácter, no tenía deseos de hablar sobre ellos, y decidí que era hora de dejar de llevar esta carga solo. Tenía que confesar esos defectos a alguien más. Yo había leído – y se me había dicho – que no podría mantenerme sobrio a menos que lo hiciera.
El Paso Cinco me daba un sentimiento de pertenecer, con humildad y serenidad cuando lo practicaba en mi diario vivir. Fue importante admitir mis defectos de carácter en el orden que se presentan en el Paso Cinco: “ante Dios, antes nosotros mismos y ante otro ser humano”. Admitirlo ante Dios prepara el terreno para la admisión ante mí mismo y ante otra persona. Como lo describe la práctica del Paso, una sensación de unidad con Dios y con mi prójimo me llevó a un lugar de descanso en donde me podía preparar para los otros Pasos hacia una sobriedad completa y llena de significado.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

oracion

Reflexión de Al-Anón: 27 de Abril

CB063496

DESCUBRIMIENTOS ALEGRES

Nos damos cuenta de lo poco que sabemos. Dios constantemente nos revelará más, a ti y a nosotros. Pídele a El en tu meditación por la mañana, que te inspire lo que puedes hacer ese día por el que todavía está enfermo. Recibirás la respuestas si tus propios asuntos están en orden. Pero, obviamente, no se puede transmitir algo que no se tiene. Ocúpate, pues,de que tu relación con El ande bien y grandes acontecimientos te sucederán a ti y a infinidad de otros. Esta es para nosotros la Gran Realidad. (ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 151).

La sobriedad es un viaje de descubrimientos alegres. Cada día trae nuevas experiencias, una nueva comprensión, esperanzas mayores, fe más profunda, tolerancia más amplia. Debo mantener estos atributos o no tendré nada que pasar.
Para este alcohólico en recuperación los grandes acontecimientos son las alegrías cotidianas de poder vivir otro día en la gracia de Dios.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

LUZENMANOSRECORDANDOSOLTARydarlibrementeulrike

Reflexión de Al-Anón: 8 de Abril

humildad2(9)

UNA MIRADA ADENTRO

Queremos hallar exactamente cómo, cuándo y dónde se han deformado nuestros deseos naturales. Tratamos de ver honradamente la infelicidad que por esta causa se ha inferido a otras personas y a nosotros mismos. Al descubrir nuestras deformaciones emocionales, podemos movilizarnos hacia su corrección. (DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 45-46).

Hoy ya no soy esclavo del alcohol, sin embargo, hay muchas maneras en que la esclavitud todavía me amenaza – a mi persona, a mis deseos, incluso a mis sueños. Empero, sin sueños yo no puedo existir; sin sueños no hay nada que me mantenga moviéndome hacia adelante.
Para liberarme debo mirarme por dentro. Tengo que recurrir al poder de Dios para enfrentarme a la persona que más he temido, mi verdadero yo, la persona que Dios quería que yo fuera. A menos que pueda o hasta que lo haga, siempre seguiré huyendo y nunca seré verdaderamente libre. Diariamente le pido a Dios que me enseñe tal libertad.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

135351626

Reflexión de Al-Anón: 26 de Marzo

la-soberania-de-dios-y-la-voluntad-del-hombre2

LA ENSEÑANZA NUNCA ACABA

Entrégate a Dios, tal como tú Lo concibes. Admite tus faltas ante El y ante tus semejantes. Limpia de escombros tu pasado. Da con largueza de lo que has encontrado y únete a nosotros. Estaremos contigo en la Fraternidad del Espíritu, y seguramente te encontrarás con algunos de nosotros cuando vayas por el Camino del Destino Feliz. Que Dios te bendiga y conserve hasta entonces. (ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 151).

Cada vez que leo estas palabras se me hace un nudo en la garganta. Al principio era porque sentía, “¡Oh no! Se acabó la enseñanza. Ahora tengo que hacerlo solo. Nunca volveré a ser tan nuevo, otra vez”. Hoy, cuando leo las mismas palabras, siento un profundo afecto por los pioneros de A.A., dándome cuenta de que resumen todo en lo que creo y todo por lo que me esfuerzo; y que – con la bendición de Dios – la enseñanza nunca se acaba, nunca tengo que hacerlo solo y cada día es un día nuevo.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de Reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

551898_328343167261981_1984128318_n