Meditación 27 de Julio: Perfeccionismo/Soledad

424138_363755823723537_478196320_n amor incondicional

«Resulta que pertenece a un tipo [de mujer americana] que yo solía encontrar… de las que van a conferencias. Y, después de todo…, sorprendentemente, su energía…» Y continuó diciendo: «Son perfectamente capaces de tener tres o cuatro hijos, llevar la casa, estar al tanto del arte, de la literatura, de la música —superficialmente, por supuesto, pero, ¡por Dios, ya es algo!— y, además de todo ello, mantener un empleo. Algunas han pasado también por dos o tres maridos, sólo para evitar el estancamiento.» (DODIE SMITH).

Pone los nervios de punta verse representadas por escrito. Hemos aprendido a salir adelante. Hemos aprendido a ser «supermujeres». Así pues, ¿qué hay de extraño si no podemos profundizar en nada? ¿Cómo podríamos hacerlo? Simplemente, no tenemos tiempo. Nuestro mayor miedo es no saber suficiente o no ser suficientes. Nos sentimos inadecuadas cuando no podemos hablar inteligentemente sobre casi cualquier cosa y hacerlo todo. Nos gustaría tener más relaciones íntimas, pero no tenemos el tiempo, porque somos mujeres «perfectas».

Somos mujeres «perfectas», y ser perfectas es aburrirnos a nosotras mismas y a los demás.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

377747_486845188001928_203424286_n

Meditación 16 de Junio: Control

La guerra es el desarrollo de los errores de cálculo. (BÁRBARA TUCHMAN).

Estamos tan inmersas en el espejismo de control que rara vez miramos con perspectiva y nos damos cuenta de lo persistente y destructivo que es este espejismo. Gran parte de lo que ocurre a nivel internacional entre las naciones está basado en la ilusión de control. Cuando creemos que podemos controlarlo todo o que podemos mantener las cosas bajo control, después quedamos aterrorizadas por nuestros errores de cálculo. Los errores de cálculo a nivel personal pueden ser tan devastadores como los errores de cálculo a nivel internacional. El problema no son los errores, sino el cálculo. Cuando funcionamos conforme a un sistema de creencias que establece que deberíamos ser capaces de entenderlo todo y que cuando lo hacemos podemos controlarlo todo, nos encontramos con graves problemas.

Las guerras son desastrosas, tanto si ocurren en mi interior, como si se producen entre individuos o entre países.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 13 de Mayo: Maternidad/Paternidad

Nada durante los años en que vivía sola me preparó para ellos, para la vida que traen. Antes de que llegasen, soñando en ellos, imaginaba que serían tranquilos/as como muñecas y que nunca me pedirían más de lo que yo podía dar. NORMA JEAN HARRIS (Sheila Ballantyne).

¡Vaya choque! Nuestros hijos/as no siempre se ajustan a nuestras fantasías. No siempre nos proporcionan la «pequeña familia feliz». No siempre se ajustan a nuestros esquemas y planes. Y lo peor es que no pueden ser moldeados/as de la manera en que querríamos y esperar que permanezcan así.
Cuando damos a luz a un/a hijo/a, damos a luz un proceso que continúa de una u otra manera por el resto de nuestras vidas. De alguna manera, parece que hemos perdido el concepto de que la maternidad/paternidad es un proceso íntimo e interactivo que continúa.

Cuando dejamos de intentar que nuestros/as hijos/as se ajusten a nuestras fantasías sobre lo que deberían ser, ¡empezamos a ver quiénes son en realidad!

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 16 de Febrero: Devenir/Ilusiones

36434398-inquiet-femme-adolescent-se-couvrant-le-visage-avec-les-mains-sur-la-plage-en-hiver-banque-dimages

Son nuestras ilusiones sobre nuestras ilusiones lo que nos engancha. (ANNE WILSON SCHAEF).

Nuestras adicciones nos llevan a una vida de ilusión. Alimentan nuestra ilusión de control, nuestra ilusión de perfección y nuestra inautenticidad. Nuestra conducta adictiva nos permite negar la realidad y justificar no vivir nuestra vida. Caemos en una niebla de ilusiones, sean ilusiones de romance, de poder, de éxito y, de algún modo, perdemos la vida.
Una de las cualidades significativas de un adulto es ser capaz de separarse de la ilusión y de alimentarse con la realidad más que con espejismos. Contrariamente a la opinión popular, esto no significa que tengamos que vivir vidas tontas y aburridas. Significa que tenemos que vivir nuestra vida.

¡Yupii! Para cambiar, probemos a vivir la realidad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

7479987-Joven-y-bella-mujer-celebra-la-libertad-de-la-naturaleza--Foto-de-archivo

Meditación 8 de Febrero: Claridad

mujeres-cincuenta

Empezamos nuestras vidas como niños pequeños, llenos de luz y de la visión más clara. (BRENDA UELAND).

Cuando empezamos nuestra recuperación de nuestra adicción a hacer demasiado, tal vez tengamos poca o ninguna experiencia de cómo es nuestra claridad o nuestra sobriedad respecto a nuestro comportamiento de adicción. Hemos retozado tanto con estas pautas de pensamiento y de comportamiento que casi nos parecen normales. La última vez que tuvimos claridad quizá fuese cuando éramos niñas.
Después de haber admitido nuestra impotencia sobre nuestro trabajo compulsivo y adictivo, y después de seguir el programa durante un tiempo, tal vez tengamos de repente un momento de claridad. Surge a través de nuestra conciencia como un meteorito y nos da un susto de muerte. Y sin embargo, sentimos que todo lo que experimentamos tiene una importancia extraordinaria. Es como una nana cantada hace tiempo. Las palabras se han desvanecido, y la melodía resuena en nuestro ser.

La claridad no nos es desconocida… sólo que nos hemos olvidado de cómo es.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

106584593

Meditación 24 de Noviembre: Soledad

2012629150481417

Lo mismo que el agua puede reflejar claramente el cielo y los árboles sólo mientras su superficie se mantenga serena, la mente sólo puede reflejar la verdadera imagen del Ser cuando está tranquila y completamente relajada. (INDRA DEVI).

¿Cuántas veces están nuestras mentes «completamente tranquilas y relajadas? ¿Reconocemos que ese tiempo para la soledad es tan importante para nuestro trabajo como mantenernos informadas, preparar informes o planificar? Como dice la autora Brenda Ueland, «actualmente tu alma se hace terriblemente estéril y se seca porque eres demasiado rápida, eficiente y vas siempre con tantas prisas, haciendo una cosa detrás de otra, que no tienes tiempo para que puedan llegar tus propias ideas, para evolucionar y brillar suavemente».
Nos tenemos que dar tiempo. Tenemos que dar tiempo a nuestras ideas. Si no lo hacemos, no podemos brillar suavemente ni oír la voz de nuestro proceso interno que nos habla.

La soledad no es un lujo. Es un derecho y una necesidad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

retratos-de-mujeres-con-flores (10)

Meditacion 23 de Noviembre: Darle la vuelta

7479987-Joven-y-bella-mujer-celebra-la-libertad-de-la-naturaleza--Foto-de-archivo

Tengo que tomar un respiro emocional, dar un paso atrás, y recordarme a mí misma quién está realmente a cargo de mi vida. (JUDITH M. KNOWLTON).

¿Cuántas veces queremos detenernos, darnos la vuelta y gritar enfadadas: «Quién es la persona que está a cargo
de todo esto?»
Hemos intentado responsabilizarnos de nuestras vidas y nos hemos dado cuenta una y otra vez de que el ser que está a cargo de ellas no funciona en absoluto. Entonces… si no somos nosotras, ¿quién es?
Parece demasiado nebuloso para una mujer práctica y profesional dar un paso atrás y poner su vida en manos de algún vago poder que pudiera existir por ahí afuera. ¿No es eso una religión para personas delicadas? ¿No son las personas que quieren depender de un poder más grande que ellas, personas dependientes y que no quieren tomar la responsabilidad de ellas mismas? Tal vez. Pero cuando pensamos en términos dualísticos como éstos, cuando nos aferramos al poder o lo abandonamos, perdemos el punto justo.
La vida es un proceso de cooperación con las fuerzas de nuestras vidas y de práctica de esta colaboración.

Somos responsables juntas. No como controladoras…
sino como procesos vivos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

mujer_libertad_derechos