Meditación 23 de Abril: Culpabilidad

Disimular es algo muy seguro. A cambio de hacerlo puedes obtener un precio desmedido del kilo de carne del mercado. (COLETTE DOWLING)

Solemos ser expertas en culpabilidad. Ciertamente lo hemos aprendido de nuestras maestras. Incuestionablemente y con gran tenacidad hacemos nuestras tareas sin una queja ni un reproche.
Sin embargo, vamos armadas con nuestros suspiros, los dientes apretados, un aspecto patético de resignación y nuestros hombros caídos. Nuestra frase favorita es: «Está bien», pero realmente no es lo que queremos decir. Una de nuestras capacidades es la de sufrir, ¡y lo hacemos tan bien! Obtenemos nuestro kilo de carne, pero perdemos en ello nuestras almas.

Dime: ¿Vale realmente la pena? ¿Estamos listas para abandonar el juego de la culpabilidad? Se hace infinitamente aburrido.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 18 de Abril: Reconocimiento

Y a todas esas voces de sabiduría que me han susurrado a lo largo del camino.(DHYANI YWAHOO).

La gratitud y el reconocimiento son facetas importantes de nuestras vidas. ¡Ha habido tantas mujeres que han compartido su sabiduría y su conocimiento con nosotras! Parte de esta sabiduría ha sido aprendida de otras personas y parte ha constituido un autoaprendizaje, el conjunto ha sido profundo.
¿Recuerdas la vecina que nos enseñó a cuidar las plantas? ¿Recuerdas a la madre que nos enseñó algunos trucos para no interponernos en el camino de nuestros hijos? ¿Recuerdas a aquella diminuta anciana en nuestro lugar de culto que parecía vivir silenciosamente lo que se nos había dicho que era la espiritualidad?
¿Recuerdas aquel libro que aparecía justo en el momento en que lo necesitábamos?
Ha habido voces de sabiduría por todas partes a lo largo de nuestras vidas.

Tal vez, como dice una de mis amigas sabias, «ya es tiempo de tener un ataque de gratitud».

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 2 de Abril: Vivir plenamente la vida

No estés asustada de que la vida se acabe: asústate de que nunca empezase. (GRACE HANSEN).

Muchas veces, el centrarnos sobre la muerte y las posibilidades de morir es una escapatoria a nuestro miedo real: el miedo de vivir nuestras vidas.
Nos hemos acomodado a una manera de vivir que es realmente una muerte lenta. Nuestro trabajo, ocupaciones y cuidado permanentes de los demás, y el estar siempre apresuradas, nos quita la responsabilidad de estar totalmente vivas, matándonos lentamente, y de una manera socialmente aceptable, lentamente al pie del cañón. ¿Qué más podemos pedir a una adicción?
¿Por qué nos asusta tanto vivir nuestra vida? ¿Cómo sería nuestra vida si decidiéramos desenmascararnos ante ella y vivirla? ¿Por qué es tan terrorífico vivir nuestros sentimientos y estar presentes momento a momento?

Mi proceso interno nunca me fuerza más allá de donde puedo ir. Puede que no me guste pasar a través de él, pero puedo hacerlo. Es sólo cuando rechazo mi vida cuando se me hace pesada.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 1 de Abril: Regalos

Abril llega como un idiota, balbuceando y desparramando flores. (EDNA ST. VINCENT MILLAY).

Uno de los regalos de la vida es el cambio del tiempo y de las estaciones. Cuando abandonamos algunas de nuestras ilusiones de control, nos damos cuenta de que cada cambio de tiempo y de estaciones del año tiene muchos regalos almacenados para nosotras, si las vivimos y participamos con ellas. Cuando luchamos y nos debatimos contra el tiempo y las estaciones, disipamos la energía que podría utilizarse para disfrutar.
Abril parece entrar «como un idiota» a veces… un idiota juguetón, lleno de energía y brillo que trae consigo
explosiones… explosiones de flores. El verano nos ofrece largos días para disfrutar y un tiempo para holgazanear,
si aceptamos sus ofrendas.El otoño se recoge y el invierno se protege. Viviendo con las estaciones, recibimos muchos regalos».

Aceptar el regalo de las estaciones por parte de la naturaleza es como abrir paquetes de colores brillantes muy bien atados con cintas llenas de lacitos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 31 de Marzo: Dolor/Sufrimiento

Las flores crecen a partir de los momentos de oscuridad. (CORITA KENT).

El dolor es inevitable en la vida. Cuando empezamos a recuperarnos de él, podemos ver que gran parte del sufrimiento que experimentamos está directamente relacionado con nuestra tozudez y nuestro espejismo de control. Cuanto más nos agarremos a los temas, creencias o experiencias que hemos deseado y que ya han quedado viejas, más duro será el «golpe que tenemos que recibir en la cabeza» para aprender. Contrariamente a muchas creencias religiosas, sufrir no es algo noble. Con frecuencia, es algo simplemente estúpido y procede de nuestra tozudez y de la necesidad de tenerlo todo controlado.
Cuando nos apegamos a nuestro sufrimiento, solemos perder esas «flores que crecen a partir de los momentos de oscuridad».

Mi sufrimiento me enseña acerca de mi enfermedad. Mi dolor me enseña acerca de la vida.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 24 de Marzo: Gratitud

Amas como una cobarde. No des ningún paso. Permanece simplemente cerca y espera a que las cosas sucedan por sí mismas, desagradecida e ignorante, como un cerdo bajo una encina. Comiendo y gruñendo con las orejas colgando por encima de tus ojos, y sin mirar nunca hacia arriba para ver de dónde vienen las bellotas. (ZORA NEALE HURSTON).

Muy a menudo vamos por la vida como cerdos. Escarbamos alrededor y mascamos las golosinas sin darnos cuenta ni una sola vez de dónde proceden o del hecho que las estamos recibiendo como regalos.
El proceso del universo es tan generoso con nosotras que damos demasiadas cosas por sentado. «Amamos como cobardes». Esperamos que todo y todas las personas de nuestro alrededor tomen riesgos, mientras que nosotras nos aprovechamos. Nos volvemos tan arrogantes que nos convencemos a nosotras mismas de que todo lo que tenemos es un regalo de nosotras hacia nosotras mismas. No nos detenemos para ver que no podríamos mascar esas sabrosas bellotas si no hubiera un árbol providencial que las dejara caer.

Hoy tengo la oportunidad de detenerme, mirar hacia arriba y agradecer los muchos regalos que poseo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 21 de Marzo: El Perdón

Si no te has perdonado a ti misma, ¿cómo puedes perdonar a los demás? (DOLORES HUERTA).

El perdón tiene que comenzar con una misma. Perdonarse a sí misma no significa absolver o apoyar todo lo que hemos hecho. Significa que nos hacemos responsable de ello. Lo recuperamos. Aceptamos que estábamos equivocadas y continuamos.
Con frecuencia, cuando reconocemos que estamos equivocadas, nos deslizamos hacia nuestra actitud de autocentramiento, y nos quedamos tan absortas y nos volvemos tan arrogantes que nunca alcanzamos la fase del perdón. Para perdonar, tenemos que dejar fluir y continuar. Si no sabemos cómo hacer esto con nosotras mismas, nunca podremos perdonar a los demás.

«Errar es humano, perdonar es divino.» Perdonarme a mí misma es divinamente humano.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).