Meditación 11 de Julio: Metas

Es bueno tener un final a cada jornada; pero al final, es la jornada lo que importa. (ÚRSULA K. LE GUIN).

Cuando recordamos que la vida es un proceso, este recuerdo nos ayuda a plantear nuestro establecimiento de metas en perspectiva. El propósito de establecer las perspectivas es el de ofrecernos una estructura temporal en la que actuar. Lamentablemente, cuando empezamos a creer que la estructura es sólida y real, perdemos el contacto con el proceso de llegar a ella. Es por eso por lo que con frecuencia nos sentimos tan deprimidas y nos dejamos desplomar cuando alcanzamos nuestras metas. No nos hemos permitido disfrutar la experiencia de la jornada, y cuando alcanzamos el fin, hemos perdido la jornada.
Estar en el presente nos permite experimentar la jornada y responder a su proceso. Cuando actuamos de esta manera, vemos que todas nuestras metas son sólo ideas temporales que cambian a medida que nos acercamos a ellas.

Cada día es una jornada. Cada día es un proceso.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 2 de Julio: Amabilidad

No he sido amable… he sido una gallina. (CLAUDIA).

Como mujeres, no se nos ha educado para ser amables. Hacemos cosas «agradables» para la gente, decimos cosas agradables y somos «amables». Muchas de nosotras creemos que si dejamos de ser amables, tenemos que ser desagradables. Habiéndonos aburrido de nuestra amabilidad, muchas hemos experimentado con la
posibilidad de ser desagradables.
Las que intentamos aclararnos con nosotras mismas y con las demás personas, hemos descubierto que nuestra amabilidad está íntimamente vinculada a nuestra autenticidad. Si queremos ser más auténticas, tenemos que estar dispuestas a soltar nuestra «amabilidad».
Al soltar nuestra amabilidad, descubrimos que somos más honestas. Ser honestas con nosotras mismas y con nuestras vidas es un paso esencial hacia la salud. Para ser más auténticas, tenemos también que abandonar el ser «gallinas» y arriesgarnos.

Con frecuencia, cuando decimos que estamos siendo amables para proteger a otras personas, la persona que estamos realmente protegiendo es a nosotras mismas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 30 de Junio: Recuperación

La recuperación es un proceso, no un acontecimiento. (ANNE WILSON SCHAEF).

Ahora que empezamos a reconocer que trabajar en exceso, andar cuidando siempre de los demás, ir con prisas y mantenerse siempre ocupadas son manifestaciones del proceso de adicción y es tan enfermizo como las adicciones químicas, queremos pararlo inmediatamente. Desgraciadamente, no es tan fácil. La misma definición de una adicción o de una consulta compulsiva significa algo que nos tiene agarradas y sobre lo que nos sentimos impotentes. No podemos «decir simplemente no». No podemos dejar de hacer lo que hacemos.Esta enfermedad está en las células de nuestros músculos y en la médula de nuestros huesos.
Necesitamos darnos cuenta de que la recuperación es un proceso. Nos llevó tiempo llegar a ese estado, y nos llevará tiempo salir de él. Parte de nuestra enfermedad consiste en querer que todo suceda al mismo tiempo. Necesitamos paciencia con nosotras mismas y apoyo de las demás personas para progresar en nuestro proceso de recuperación.

«Tengo que hacerlo [recuperarme] por mí misma; no tengo que hacerlo sola», son afirmaciones que se oyen con frecuencia en los círculos de recuperación.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 29 de Junio: Autoafirmacion/Poder

Piensa en ti misma como un poder incandescente, iluminado tal vez, y con el que hablan Dios y sus mensajeros [sic]. (BRENDA UELAND).

Cuando empezamos a estar más en contacto con nosotras mismas y a aceptarnos por lo que somos, empezamos a alimentar el pensamiento de que podríamos ciertamente ser un «poder incandescente». Empezamos a sentir nuestro poder, y no como un poder sobre los demás, sino como un poder personal con brillo interno.
Cuando limpiamos la basura de nuestra adicción maníaca, descubrimos un ser espiritual que yace dentro de nosotras, dormido pero no muerto. Tenemos la sensación de estar en armonía con el infinito, y la vida parece fácil y fluida. Este sentimiento de unidad no es una ilusión; es real. Sólo cuando aprendemos a afirmar lo que somos vamos más allá de nosotras mismas.

Cuando afirmamos lo que somos, nos convertimos en quienes somos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 24 de Junio: Valor

Éste es el arte del valor: ver las cosas como son y creer aún que la victoria no se halla en los que evitan lo malo, sino en los que saborean cada gota de lo bueno con una conciencia viva. (VICTORIA LINCH).

¡Qué exactitud en las palabras! El valor no consiste simplemente en ver las cosas tal como son —lo cual es enormemente importante,sino que estriba en aceptar la realidad con la ingenuidad de continuar viendo y experimentando las muchas cosas buenas que nos suceden.
Recuerdo que cuando estaba estudiando el bachillerato me pusieron el apodo de «Pollyanna», porque siempre podía ver algo interesante y emocionante en todo lo que nos sucedía. No siempre me gustaban aquellos informes aburridos y aquella especie de exámenes sádicos, pero, si he de ser honesta conmigo misma, he de reconocer que siempre había aprendido algo cuando habían acabado. A causa del apodo y del sutil juicio que comportaba, empecé a cuestionarme a mí misma. Después de reflexionar un poco, me di cuenta de que Pollyanna era alguien que rechazaba lo negativo y sólo veía lo positivo. Yo no lo hacía. Yo veía y aceptaba lo negativo y me deleitaba en lo que era positivo. Como resultado, acabar el bachillerato no fue difícil para mí. Tampoco lo ha sido nunca trabajar.

Una sonrisa, un saludo en el ascensor, unos pocos minutos de tranquilidad… significan saborear cada gota de lo bueno.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 23 de Junio: Toma de Conciencia

En los Estados Unidos de hoy día, la gente está en contra de descubrir cómo beber de su propio manantial. (LYNN R. LAURENCE).

Parte de nuestra enfermedad consiste en buscar fuera de nosotras mismas algo que nos solucione la vida. A veces, incluso creemos que Dios o un poder superior a nosotras puede hacerlo todo bien, que sólo tenemos que tumbarnos y esperar a que suceda; pero no es así.
Cuando reconocemos que la fuerza que creemos que está fuera de nosotras está realmente en nuestro interior, empezamos a curarnos. La curación es la experiencia de la unidad de todas las cosas y nuestra capacidad para ocupar nuestro lugar en esa unidad.
Para nuestra sociedad, ha sido muy destructivo nuestra actitud de estar orientados/as hacia el otro. El cambio a centrarnos en el «yo», en nosotros/as mismos/as, tampoco ha servido de mucho. Reconocer que somos uno/a con todo y aceptar nuestro lugar en esa unidad nos hace actuar dentro y fuera de nosotros/as.

Mi sed sólo puede ser saciada a partir de mi propio manantial y mi toma de conciencia de que dicho manantial es mío y compartido por todo el mundo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 14 de Junio: Conciencia del Proceso/Sabiduría

Los acontecimientos de nuestras vidas se suceden en secuencias de tiempo, pero, en su significado para nosotras/os, siguen su propio orden… el hilo continuo de la revelación. (EUDORA WELTY).

¿No sería aburrido si nuestras vidas fueran completamente lineales? ¡Qué tontería haber desperdiciado cada experiencia y cada trauma justo cuando estaba sucediendo! ¡Qué pena que los acontecimientos que ocurrieron a los cinco años comiencen a estallar a los treinta y cinco! ¡Qué perturbador es el momento en el que los recuerdos de la memoria, escondidos en la conciencia durante mucho tiempo, nos avisan de que están listos para ser integrados!
¿Podemos creer que nuestro propio proceso interno sabe cuándo estamos preparadas para tratar con viejos temas? ¿Podemos confiar en que el mismo hecho de que estén surgiendo es una indicación de lo mucho que hemos evolucionado y de lo fuertes que somos?

Hay algo dentro de mí que sabe más de lo que yo sé. Confiar sólo en ello no puede producir sino la curación.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).