Meditación 20 de Abril: Realidad/Inventario

Necesitas recuperar los acontecimientos de tu vida para hacerte tuya a ti misma. Cuando verdaderamente posees todo lo que has sido y hecho, lo cual puede tomar algún tiempo, vives la realidad intensamente. (FLONDA SCOTT MAXWELL).

«Vivir la realidad intensamente» exige que atravesemos el rechazo hacia nosotras mismas y nuestras propias vidas capa tras capa. En algún punto de nuestra vida tenemos que pararnos y hacer un inventario completo de lo que somos y de lo que hemos hecho. Este inventario sin miedo y de búsqueda no se centra sólo en las cosas en las que nos hemos equivocado y en las cosas que desearíamos haber hecho de otra manera, sino que también se centra en nuestra fortaleza y en las cosas que han sido acertadas.
Muchas de nosotras olvidamos que hacer un balance de nosotras mismas también significa apuntar lo que tenemos de bueno y reconocernos y gustarnos a nosotras mismas. Después de todo, la autenticidad no trata sólo de los errores, sino también de los aspectos positivos que tenemos, llenos de fuerza, creativos, amorosos, amables y compasivos.

Cuando nos detenemos y tomamos posesión de todo lo que hemos sido y hecho, estamos en camino de convertirnos en lo que verdaderamente somos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 14 de Abril: Hacer Balance/Gratitud

El cambio a largo plazo exige mirar honestamente a nuestras vidas y darnos cuenta de que es agradable ser necesitada, pero no a expensas de nuestra salud, de nuestra felicidad o de nuestra cordura. (ELLEN SUE STERN).

No hay ninguna dosis rápida para ninguna adicción, y la adicción al trabajo, a las prisas, a las ocupaciones y a cuidar de los demás son adicciones. Parte del «pensamiento que huele» de las personas adictas es querer una dosis rápida. No existe ninguna. Incluso querer una dosis rápida es parte de la enfermedad.
Los Doce Pasos funcionan, y es posible para nosotras vivir vidas serenas, felices y productivas. Pero la recuperación toma tiempo. Existen muchas colinas y valles a lo largo del camino, y si continuamos asistiendo a encuentros, recurriendo a nuestro mentor, y practicando el programa, descubriremos que tenemos una conexión con un poder más grande que nosotras, y que nuestras vidas mejoran.

Soy muy afortunada de tener el apoyo de un programa que funciona y la compañía de otras personas para hacer esta jornada conmigo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 13 de Abril: Adrenalina/Estar Ocupadas

Les repugna la calma que sigue a la tormenta. (DOROTHY PARKER).

¡Ah, ese subidón de adrenalina! ¡Cómo nos gusta! Estamos tan acostumbradas a tratar con la crisis que nos ponemos nerviosas cuando las cosas se calman.
Muchas mujeres que nos estamos recuperando de la adicción al trabajo y que estamos haciendo demasiado, empezamos a reconocer que nos hemos hecho adictas a nuestro propio subidón de adrenalina. Solíamos obtener un «zumbido» con la excitación de un nuevo proyecto o de un plazo imperioso. Funcionábamos mejor bajo presión (o así lo creíamos). Nos poníamos nerviosas y tensas cuando nuestras vidas se volvían demasiado tranquilas. Necesitábamos el estímulo emocional. Necesitábamos nuestra dosis.
Afortunadamente, empezamos a darnos cuenta de que nuestros aumentos de adrenalina estaban agotando nuestro cuerpo y nuestro ser. Nuestra adicción a nuestra propia adrenalina era tan destructiva para nuestros cuerpos como las drogas o el alcohol. La recuperación de la adicción a la adrenalina ha sido un lento y doloroso proceso. Pero tenemos la esperanza de una nueva vida y la posibilidad de vivir en un cuerpo sano.

He descubierto que lo que solía llamar entumecimiento, podía ser simplemente satisfacción, y la satisfacción es estupenda.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 5 de Abril: Capacidad de conexión

El movimiento, los patrones y las conexiones de las cosas se hicieron manifiestas en un buen nivel. (ROBYN DAVIDSON).

Todo el mundo ha tenido momentos mágicos en sus vidas en los que ha tomado conciencia de la unidad de todas las cosas. Cuando ocurre esto, vemos el «movimiento, los patrones y las conexiones»; nos invade un sentimiento de calidez y tenemos un vislumbre de intenso alivio. Podemos conocer lo incognoscible. Conocemos lo incognoscible.
Pero cuando intentamos compartir estas experiencias, nos encontramos sin expresión. En nuestros balbucientes intentos por escribirlas de nuevo, las palabras parecen como pelotas de algodón que se hacen cada vez más grandes a medida que intentamos sacarlas de la boca. Con frecuencia, al intentar hablar sobre ese tipo de experiencias, perdemos nuestra conexión con ellas.

Confiaré en estos momentos de profunda paz interior. Y sé que no puedo conectar con ellos a menos que haga un alto.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 7 de Marzo: Cordura

Si, como alguien ha dicho,«… ser realmente civilizada, es abrazar la enfermedad…» (ROBYN DAVIDSON).

Uno de los subproductos de vivir y de trabajar en situaciones de locura es que nuestra tolerancia de la misma aumenta de manera exponencial. Se deteriora nuestra capacidad para discernir lo que tiene sentido. Con tanta gente a nuestro alrededor que exhiben continuamente comportamientos extraños, empezamos a cuestionar nuestra cordura. Con frecuencia no estamos locas. Es la situación la que es de locura, y nos volvemos cada vez más dementes cuando intentamos adaptarnos a ella.
Si «ser realmente civilizada, es abrazar la enfermedad», tal vez tengamos que echar un vistazo a lo que hemos definido como «civilización».

No estoy loca; se trata simplemente de que mi situación personal parece que está exigiendo la existencia de una persona loca.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 5 de Marzo: Soledad

mujer_libertad_derechos

La soledad y el sentimiento de no ser querida constituyen la pobreza más terrible. (MADRE TERESA).

El sentimiento de soledad no es algo raro en las mujeres que hacemos demasiado. Estamos constantemente ocupadas y rodeadas de personas, pero nos sentimos solas. De hecho, es muy posible que una de las razones que nos mantienen tan ocupadas es que intentamos evitar nuestros sentimientos de soledad y, al mismo tiempo, nos asustan las relaciones íntimas.
Creemos que con correr simplemente todo el tiempo, estar bastante ocupadas, y rodearnos de gente suficientemente importante e interesante, nuestra soledad desaparecerá. Desgraciadamente, ninguna de estas cosas funcionan. Ciertamente, como dice Fiona Macleod, «mi corazón es un cazador solitario que caza en una colina solitaria». Nuestros corazones están buscando algo, y las muchas cosas que hemos intentado no parecen ser lo que buscamos. Cuando perdemos nuestra conexión con nuestro ser espiritual, nos encontramos solas por muchas cosas que tengamos.

La soledad no está fuera, sino dentro.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Autoestima3

Meditacion 22 de Febrero: Soledad

mujeres-cincuenta

Descubrirás ese lugar profundo de silencio simplemente en tu habitación, en tu jardín o incluso en tu bañera. (ELISABETH KUBLER-ROSS).

¡La soledad es una bendición tan grande! Todo el mundo necesita un tiempo para estar en soledad. Con frecuencia tememos el tiempo que pasamos solas, porque no hay nadie a quien poder encontrar salvo nosotras mismas. ¡Qué reconfortante es estar con nosotras mismas! Tanto como volver a casa de una vieja amiga o de un amante después de haber viajado durante mucho tiempo por lugares extraños y desconocidos.
Nuestra soledad es uno de los pocos placeres que podemos proporcionarnos.Depende de nosotras el que nos revitalicemos en el tiempo que pasamos con nosotras mismas. Tenemos el derecho y el poder de hacerlo. Si no tenemos respeto hacia nuestra necesidad de soledad, nuestros hijos nunca aprenderán que merecen tener tiempo para estar solos.

Me permito recordarme a mí misma que no hay nada más tranquilizador que el sonido del agua que corre, aunque sólo sea en mi bañera.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background