Meditación 21 de Julio: Conciencia del Proceso/Miedo

Ahora algunas personas, cuando se sientan para escribir y no les viene ninguna inspiración, ninguna buena idea, se aterrorizan tanto que beben enormes cantidades de café bien fuerte para acelerarlas, o fuman paquetes y paquetes de cigarrillos o toman drogas o se emborrachan. No saben que las ideas vienen lentamente, y que cuanto más clara, tranquila y sin estímulos se esté, más lentamente vienen las ideas, pero las que vienen son mucho mejores. (BRENDA UELAND).

Uno de los efectos secundarios de nuestra actividad excesiva es que empezamos a tomar sustancias químicas y otras sustancias que crean adicción para mantenernos en marcha. Así, nuestra adicción a hacer demasiado se complementa con una colección compleja de otras adicciones.
Otro de los efectos secundarios de ser mujeres que hacemos demasiado es que nos encontramos progresivamente sin contacto alguno con nuestra creatividad y productividad.
Brenda Ueland utiliza el recurso de convertirse en escritora para volvernos a nosotras mismas. La verdad de lo que dice no sólo se aplica a las escritoras, sino a todas nosotras. Nuestra creatividad y nuestra productividad siempre sufren cuando utilizamos sustancias que crean adicción con el objeto de forzarlas.

No necesito hacer nada para que emerja mi creatividad. Probablemente necesito dejar de hacer algunas cosas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 19 de Julio: Tiempo para estar sola/Ser Responsable

Por cada cinco personas americanas centradas y que funcionan bien, existen dos que nunca han tenido la oportunidad de descubrirse a si mismas. Tal vez se deba a que nunca estuvieron solas consigo misma. (MARYA MANNES).

Siempre se oye a las supermujeres decir: «Sé que tener tiempo para mí misma es importante. Pero no me es posible. Tengo demasiadas responsabilidades.»
Una siempre se pregunta por qué las mujeres que parecen tan poderosas y estar en la cima de sus vidas pueden volverse tan impotentes respecto a determinar qué hacer con su tiempo. Nuestra impotencia parece ser permanente y con frecuencia sólo emerge en relación con nuestras necesidades.
Como mujeres de éxito, solemos a menudo tener menos éxito en cuidar de nosotras mismas. Necesitamos una educación en autoayuda.

Las elecciones que hago acerca de mi tiempo son mías (¡incluso aunque no lo parezcan!).

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 14 de Julio: Estar desgarradas

Cuando estás en el trabajo, piensas en los hijos/as que has dejado en casa. Cuando estás en casa, piensas en el trabajo que dejaste inacabado. Esta lucha se desencadena dentro de ti misma. Tu corazón está alquilado. (GOLDA MEIR).

Estar desgarrada significa algo que se da por hecho en las mujeres que llevan un hogar y además tienen otro trabajo. Muchas de nosotras han intentado ser supermujeres y casi lo hemos logrado. Pero incluso cuando resulta que lo «estamos haciendo» con éxito en ambos campos, nos damos cuenta de que internamente nos sentimos desgarradas y culpables en relación con la familia. Frecuentemente, el resultado es que ponemos nuestra frustración en nuestros/as hijos/as, lo cual aumenta nuestra culpabilidad. Nos sentimos como una cuerda de violín tensa y a punto de saltar.
Tal vez ya es hora hablar con nuestras familias y decirles cómo nos sentimos. Probablemente, necesitan oír que realmente queremos estar con ellas y que no sabemos cómo equilibrar nuestras vidas. Quizá, incluso se sientan aliviadas de saber que sentimos que nuestras vidas están sobrepasadas (lo cual todo el mundo, salvo nosotras, ya ha admitido).

La simple honestidad funciona para muchas cosas. Tal vez, no debería escatimarla utilizándola sólo en ocasiones especiales.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 18 de Junio: Vivir el Presente

Conozco la solución. Cuando tenemos un mundo compuesto únicamente por el ahora, sin sombras del ayer ni nubes del mañana, decir lo que podemos hacer funciona. (GOLDIE IVENER).

Imagina empezar cada día fresca, sin «sombras del ayer ni nubes del mañana». Cuando estamos en nuestros estados de humor más negativos y cínicos, oímos una idea como ésta y nos burlamos diciendo que es imposible. No es posible dejar el pasado y no preocuparse por el futuro. Y, sin embargo, esto es lo que todos/as los/as grandes maestros/as espirituales de este planeta han enseñado de una u otra manera. De hecho, el regalo más grande que nuestros/as maestros/as nos han dado ha sido con frecuencia vivir en el presente, cómo estar simplemente totalmente presente al momento.
¿Con cuánta frecuencia perdemos nuestra vida centrándonos en el pasado o anhelando el futuro?. Perdemos la mirada de nuestros/as hijos/as porque estamos pensando en cómo llevarlos al dentista mañana. Perdemos la idea interesante que atraviesa en este momento nuestra mesa de trabajo, porque estamos preocupadas con lo que dijimos en la reunión de ayer. ¡Alto!, relájate, ¡mantente aquí y ahora!

El presente es todo lo que tenemos: abandonarlo es matarlo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 31 de Mayo: Aceptación

Es el conocimiento de las verdaderas condiciones de nuestras vidas de donde debemos sacar nuestra fuerza y nuestras razones para vivir. (SlMONE DE BEAUVOIR).

¡Qué bella expresión de la profundidad y aceptación de nuestras vidas! Con frecuencia, estamos tan atareadas
corriendo de un lado a otro que no nos damos el tiempo de aceptar simplemente lo que somos y lo que tenemos. Paradójicamente, es en esta aceptación total como nuestras vidas cambian.
Nuestras vidas tienen un sentido… tal como son. Son nuestros espejismos los que nos roban el sentido, no nuestra realidad. Cuando acepto mi realidad, recupero mi fuerza y mis razones de vivir.

Mi vida es lo que es, Puede cambiar, pero ahora mismo es lo que es.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 27 de Mayo: Conciencia del Proceso

Él me ha enseñado un poco a fluir, a elegir el momento oportuno para cada cosa, a disfrutar el presente. (ROBYN DAVIDSON).

A veces, nuestras/os maestras/os aparecen en las formas más inverosímiles. Robyn Davidson está hablando de un viejo aborigen que viajó con ella durante un tiempo. Aunque sus culturas eran muy diferentes, él le enseñó un poco de sabiduría elemental, que tenía que ser reconocida y experimentada en su cultura.
Todas/os necesitamos saber algo acerca de cómo fluir. Nada queda hecho de una vez aunque lo queramos. El trabajo y la vida fluyen en una serie de acontecimientos no lineales.
La medición del tiempo también es importante. No podemos corregir y editar un informe hasta que está escrito. Cuando nuestro jefe tiene un mal día, no es el momento de hablar de un problema interpersonal que ocurrió la semana anterior. No podemos controlar a los demás eligiendo «el momento adecuado», y es posible elegir el momento que nos conviene más. Y siempre tenemos la oportunidad de pararlo todo y disfrutar del presente.

Cuando permanezco en mi presente, tengo la oportunidad de experimentar el flujo de mi vida.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 6 de Mayo: Gratitud

Haz una oración reconociéndote a ti misma como un vehículo de la luz y dando gracias por las cosas buenas que ha traído este día, y haz una afirmación de intentar vivir en armonía con todas tus relaciones. (DHYANI YWAHOO).

Cuando empezamos a recuperarnos y a aclararnos, con frecuencia nos invaden momentos de gratitud. Empezamos a ver la posibilidad de que nosotras no seamos nuestra enfermedad. Tenemos la enfermedad de trabajar en exceso y de hacer demasiado, y esto no es lo que somos. Comenzamos a ver que tenemos momentos de claridad, y realmente nos gusta la persona que somos en esos momentos. Empezamos a ver lo bueno que hacemos cada día y lo bueno que cada día nos trae. Tenemos momentos de profunda gratitud de corazón y amor por nuestra familia, nuestras/os amigas/os y por el mundo que nos rodea. Incluso empezamos a tener un vislumbre de lo que significaría vivir en armonía con todas las personas que nos rodean. Nos estamos curando.

Puedo dar verdaderamente gracias por las cosas buenas que existen en mi vida. Puedo dar las gracias por ser yo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).