Meditación 6 de Julio: El Perdón/Enmiendas

Le dolían los pechos y los brazos con la belleza de su propio perdón. (MERIDEL LE SUEUR).

Dolerme algo perdonándome es aceptarme totalmente a mí misma. Todas necesitamos el perdón. En nuestra enfermedad hemos dañado a las personas que estaban más cerca de nosotras. Éste es uno de los aspectos más dolorosos de las enfermedades de adicción: herimos a las personas que más queremos. Y nos herimos a nosotras mismas cuando herimos a las personas que amamos. Cuando nos preparamos para rectificar con los demás, primero tenemos que rectificar hacia
nosotras mismas y perdonarnos por los errores que hemos cometido. Sólo entonces podemos estar realmente preparadas para rectificar con los demás.
Sin duda, existe una gran belleza en el perdón de nosotras mismas. Podemos ser directas y sin ostentación en nuestro propio perdón.

Tengo necesidad de perdón. Tengo necesidad de perdonarme a mí misma.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Reflexión de Al-Anón: 10 de Agosto

201404022336330.m2

REDOBLAR NUESTROS ESFUERZOS

Hasta cierto grado, él ya ha hecho esto cuando hizo el inventario moral, pero ahora ha llegado el momento de redoblar sus esfuerzos para ver a cuántas personas ha hecho daño y en qué forma. (DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83).

Según sigo creciendo en sobriedad, llego a tener más conciencia de mí mismo como una persona valiosa. En este proceso puedo ver mejor a otros como personas y con esto viene la comprensión de que éstas eran personas a quienes yo había lastimado durante mis días de bebedor. Yo no solamente mentí, mentí respecto a Tono. No solamente engañé, engañé a Pepe. Lo que aparentaban ser solamente acciones impersonales fueron realmente afrentas personales porque eran gente – gente de valor – a quienes yo había ofendido. Necesito hacer algo respecto a la gente que he ofendido para que pueda disfrutar de una sobriedad pacífica.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

31564_4251011753083_947315421_n

Reflexión de Al-Anón: 1 de Agosto

humildad

VIVIRLA
La vida espiritual no es una teoría. Tenemos que vivirla.(ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 77).

Cuando era nuevo en el programa, yo no podía comprender eso de vivir el aspecto espiritual del programa, pero ahora que estoy sobrio, no puedo comprender vivir sin ese aspecto. La espiritualidad era lo que yo había estado buscando. Dios, como yo lo concibo, me ha dado las respuestas a los “porqués” que me hicieron beber por veinte años. Viviendo una vida espiritual y pidiendo ayuda a Dios he aprendido a amar, a cuidad y sentir compasión por mis semejantes y sentir alegría en un mundo, donde antes, sentía solamente temor.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

amanecer-en-oracion

Reflexión de Al-Anón: 24 de Julio

palomas

AYUDAR A OTROS

Nuestras mismas vidas, como exbebedores problema que somos, dependen de nuestra constante preocupación por otros y de la manera en que podamos satisfacer sus necesidades. (ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 18).

Mi problema era el egocentrismo. Toda mi vida la gente había estado haciendo cosas por mí y yo, no sólo lo esperaba, sino que era malagradecido y estaba resentido porque no hacían más. ¿Por qué debía ayudar a otros cuando eran ellos los que debían ayudarme a mí? Si otros tenían dificultades, ¿no se lo merecían? Yo estaba lleno de autocompasión, de ira y de resentimiento. Entonces llegué a darme cuenta de que ayudando a otros, sin esperar recompensa, podría superar esta obsesión egoísta, y también que si yo comprendía la humildad, conocería la paz y la serenidad. Ya no necesito beber.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

elegidas-por-dios

Reflexión de Al-Anón: 22 de Julio

arrepentido

“LO BUENO Y LO MALO”
“Creador mío, estoy dispuesto a que tomes todo lo que soy, bueno y malo”. (ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 71).

La alegría de la vida está en dar. Ser liberado de mis defectos, para poder ser servicial más libremente, permite que crezca en mí la humildad. Mis defectos pueden ser humildemente puestos bajo el amoroso cuidado de Dios y ser eliminados. La esencia del Paso Siete es la humildad y qué mejor manera de buscarla que dar todo lo que soy – bueno y malo – a Dios, para que El pueda liberarme de lo malo y devolverme lo bueno.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

petit

Reflexión de Al-Anón: 21 de Julio

yo espiritual

UN DON INAPRECIABLE

Para esta etapa, según toda probabilidad, hemos alcanzado hasta cierto punto la liberación de nuestras desventajas más arrolladoras. Disfrutamos de momentos en los cuales hay algo parecido a la verdadera tranquilidad de espíritu. Para aquellos de nosotros que hasta ahora sólo hemos conocido la excitación, depresión o ansiedad (en otras palabras, todos nosotros), esta paz recién encontrada resulta un don inapreciable.(DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 79).

Estoy aprendiendo a “desprenderme” y “dejarlo en manos de Dios”, a tener una mente abierta y un corazón dispuesto a recibir la gracia de Dios en todos mis asuntos; de esta manera puedo experimentar la paz y libertad que vienen como resultado de la entrega. Se ha demostrado que un acto de entrega, que se origina en la desesperación y en la derrota, puede convertirse en un continuo acto de fe, y que la fe significa libertad y victoria.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

orando

Reflexión de Al-Anón: 18 de Julio

el_amor_de_dios_1

AGRADECIDO POR LO QUE TENGO”

Durante el proceso de aprender más acerca de la humildad, el más profundo resultado de todos fue el cambio de nuestra actitud ante Dios. (DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 80).

Hoy en día mis oraciones consisten mayormente en decirle gracias a mi Poder Superior por mi sobriedad y por la maravilla de la generosidad de Dios, pero también tengo que pedir ayuda y fortaleza para cumplir con Su voluntad para conmigo. Ya no tengo que pedir a Dios que a cada momento me rescate de situaciones en las que caigo por no hacer su voluntad. Ahora parece que mi gratitud está directamente ligada a la humildad. Mientras yo tenga la humildad para sentirme agradecido por lo que tengo, Dios continúa dándome lo que necesito.

(REFLEXIONES DIARIAS del Libro de reflexiones escritas por los A.A. para los A.A.).

media-616543-2