Meditación 28 de Abril: Belleza

¡Oh, fue una mañana magnífica! Supongo que la mejor mañana de primavera es el mejor tiempo que Dios tiene para ofrecer. Con seguridad, nos ayuda a creer en Él [sic]. (DODIE SMITH).

¿Cuánto hace que no gozamos con un día hermoso? ¿Cuánto hace que ni siquiera nos permitimos observar que es un día hermoso?
Las que vivimos en ciudades nos ponemos obstáculos que nos desafían a hacer todavía un poco más de esfuerzo para notar qué día hace.
Para las mujeres que hacemos demasiado, un día hermoso sólo vale la pena de ser apreciado si no presenta el inconveniente de la lluvia o la nieve. Un día hermoso se convierte entonces sólo en un instrumento para hacer más cosas. Pero existen otras posibilidades.

Anhelo la conciencia de poder decir: «¡Oh, fue una mañana magnífica!»

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 27 de Abril: Opciones/Sentirse Atrapada

He descubierto que siempre tengo opciones y que, en ocasiones, se trata simplemente de optar por un cambio de actitud. (JUDITH M. KNOWLTON).

Una de las características más devastadoras del proceso de adicción es que nuestras percepciones, nuestro discernimiento y nuestro pensamiento se vuelven tan distorsionados que no tenemos más opciones y nos quedamos totalmente atrapadas. Tenemos la ilusión de que sólo existen dos opciones (normalmente continuar en lo que estamos o dejarlo) y ninguna de las dos nos atrae.
Pero tenemos opciones. Tenemos opciones incluso si la única posible por el momento es la de ver que estamos estancadas y aceptar ese «estancamiento». Sorprendentemente, cuando aceptamos de verdad nuestro estancamiento, nuestra situación comienza a cambiar. Con frecuencia no es la situación la que nos mantiene estancada, sino nuestra actitud en relación con una situación concreta.

Las opciones son parte del ser humano. Cuando siento que no tengo elección, probablemente estoy actuando impulsada por mi enfermedad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 26 de Abril: Ocupaciones

Esta estación del año es variable, caprichosa y enloquecida, lo mismo que yo estos días, que están cubiertos con tantas obligaciones y cosas que atender. (MAY SARTON).

Cuando no reconocemos que hemos llegado al punto de estar demasiado ocupadas y que abarcamos demasiado, también nos encontramos «variables, caprichosas y enloquecidas». La falta de conciencia de nuestras necesidades y nuestra incapacidad para satisfacerlas establece una situación en la que nuestro único recurso es volvernos tan desagradables que los demás nos dejan solas. Entonces, no tenemos que tomar la responsabilidad de afirmar que necesitamos tiempo para nosotras mismas y tomarlo de verdad. Por supuesto, esta técnica singular para conseguir tiempo para estar solas suelen producir grietas que han de ser reparadas después.
Existen otros medios de conseguir lo que necesitamos. Podemos dejarnos saber a nosotras mismas que necesitamos tiempo para estar solas y entonces podemos disponer las cosas para tenerlo.

Tomar el tiempo que necesito para mi misma puede ser menos excitante que crear una crisis, y en todo caso es menos confuso.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 25 de Abril: Fe

La experiencia de Dios, o en todo caso la posibilidad de vivirlo, es innata. (ALICE WALKER).

Rogamos a un Dios «por ahí afuera», y nuestras voces vuelven como naves espaciales quemadas que han atravesado el universo. Preguntamos a las personas autorizadas cómo tener la experiencia de Dios y nos damos cuenta de que éstas han llegado a adorar sus rituales y sus técnicas, pero que parecen saber poco de Dios. Ningún profeta de la antigüedad se ha sentido tan solo como nosotras cuando deambulamos por la selva de nuestras ciudades y organizaciones. ¿Cómo podría ningún Dios salir adelante a través de toda esta trama de hormigón y de acero?
Pero cuando nos detenemos, tenemos un vislumbre de comprensión de lo que significa decir que «la posibilidad de vivir a Dios es innata». No necesitamos buscar esta posibilidad. Está ya dentro de nosotras.

La posibilidad de experimentar un poder más grande que yo ha estado siempre ahí llamando a mi puerta interior.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 24 de Abril: Estar sin proyectos

Fuera de la tensión del Hacer, en la paz de lo Hecho. (JULIA LOUISE WOODRUFF).

Cuando la mayoría de las mujeres terminan una labor, dan un suspiro de alivio, se recuestan y se otorgan un bien merecido descanso. Pero no es así para las mujeres que hacemos demasiado. La «paz de lo Hecho» simplemente no está computada. No existe ninguna experiencia con la que poder relacionar este concepto.
Afortunadamente, cuando vemos que no estamos hablando de hacer demasiado, empezamos a tomar una perspectiva diferente.
Empezamos a aprender que iniciar y acabar no es lo mismo. Empezamos a darnos cuenta de que el proceso de acabar un proyecto importante tiene todo el derecho a ser dignificado por un proceso natural de esfuerzo. Algo que exigía lo mejor de nosotras mismas ha terminado. Lo echaremos en falta.

Estar sin proyectos y no tener valor no son sinónimos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 22 de Abril: Autorespeto

Cuando el autorespeto toma el lugar correcto en la psique de una mujer, no dejará ser manipulada por nadie. (INDIRA MAHINDRA).

Ser mujer no es siempre la cosa más fácil del mundo, pero es con lo que tenemos que trabajar en estos momentos. ¡Hay tantos aspectos nuestros que merecen autorespeto! Somos increíblemente competentes en lo que hacemos. Somos flexibles y fuertes y podemos ser las dos cosas al mismo tiempo. Tenemos buenas ideas que son prácticas y creativas, y las podemos articular excelentemente. Tenemos la capacidad de hacer varias tareas simultáneamente y atender cada una de ellas.
Somos organizadoras, creadoras y activas y tenemos una gran capacidad de ser. Tenemos muchas cosas con las que contribuir, incluida una perspectiva de la vida que es diferente de la de los hombres que nos rodean.
Estamos aquí para prestar apoyo, y tanto nosotras como los demás tenemos que aceptar este hecho.

Mi autorespeto no es sólo esencial para mí; es también importante para el mundo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 21 de Abril: Conciencia de si misma

Hasta que se cuenta nuestra propia historia perdida, ninguna otra cosa que se diga puede bastarnos: continuaremos en silencio deseándola con vehemencia. (LAURA RIDING).

Probablemente, el viaje más importante que podamos emprender es el viaje interior. Hasta que sepamos quiénes somos, ¿cómo sería posible ofrecer lo que tenemos?
Cada una de nosotras es una combinación única de herencia y de experiencias. Nadie puede ofrecernos lo que nosotras tenemos que ofrecer. Sin embargo, si no tenemos la conciencia de nosotras mismas para hacernos responsables de nuestra singularidad, nunca podremos aportar nuestra contribución.
Uno de los efectos más desastrosos de nuestra enfermedad es que nunca tenemos realmente el tiempo para hacer el proceso de toma de conciencia, y después, cuando lo hacemos, estamos demasiado exhaustas para preocuparnos de él.

Necesito conocer mi historia… toda ella.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).