Meditación 14 de Mayo: Responsabilidad/Culpabilidad

Si crees que tienes la culpa de todo lo que va mal, insistirás en no detenerte hasta que lo arregles. (SUSAN FORWARD).

Las mujeres que hacemos demasiado somos responsables. Esta es una de nuestras grandes virtudes, o al menos eso es lo que creemos. Estamos dispuestas de hacernos responsables y a culpabilizarnos de todo. Cuando ocurre algo en el trabajo, debe ser por culpa nuestra. Si fallan nuestras relaciones, debe ser porque hemos hecho algo mal. Si nuestros/as hijos/as tienen dificultades, la culpa es nuestra. Culpabilidad y reproche son viejos amigos. Es inconcebible para nosotras no ser la causa de… cualquier cosa. Esta es una de las formas de nuestra manera de creernos el centro de todo. Nos ponemos de lleno en medio de cualquier desastre. Por supuesto, el otro lado de este dualismo es ser completamente inocente y víctima. Pasamos de una a otra posición continuamente.
¡Qué diferencia actuar dentro de una actitud de responder de nuestros actos, desde un lugar interno en el que la culpabilidad no tiene sentido y en donde la capacidad de respuesta es la clave!

El hacerme responsable y culpable de todo dificulta mi capacidad para responsabilizarme en su justa medida.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 14 de Mayo: Responsabilidad/Culpabilidad

732e09916a1d1b64c421f86om0

Si crees que tienes la culpa de todo lo que va mal, insistirás en no detenerte hasta que lo arregles. (SUSAN FORWARD).

Las mujeres que hacemos demasiado somos responsables. Esta es una de nuestras grandes virtudes, o al menos eso es lo que creemos. Estamos dispuestas de hacernos responsables y a culpabilizarnos de todo. Cuando ocurre algo en el trabajo, debe ser por culpa nuestra. Si fallan nuestras relaciones, debe ser porque hemos hecho algo mal. Si nuestros/as hijos/as tienen dificultades, la culpa es nuestra. Culpabilidad y reproche son viejos amigos. Es inconcebible para nosotras no ser la causa de… cualquier cosa. Esta es una de las formas de nuestra manera de creernos el centro de todo. Nos ponemos de lleno en medio de cualquier desastre. Por supuesto, el otro lado de este dualismo es ser completamente inocente y víctima. Pasamos de una a otra posición continuamente.
¡Qué diferencia actuar dentro de una actitud de responder de nuestros actos, desde un lugar interno en el que la culpabilidad no tiene sentido y en donde la capacidad de respuesta es la clave!

El hacerme responsable y culpable de todo dificulta mi capacidad para responsabilizarme en su justa medida.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

el cambio_magicodespertar