Meditación 15 de Marzo: Tiempo de Soledad

Cuando redescubrimos como individuos nuestro espíritu, normalmente tenemos el impulso de nutrir y cultivar esta toma de conciencia. (SHAKTI GAWAIN).

El tiempo de soledad es absolutamente esencial para el organismo humano. Muchas mujeres tenemos miedo de estar solas. Tenemos miedo de que si no hay alguien cerca, no haya ninguna presencia. Cuando hemos perdido la conciencia de nosotras mismas, intentamos llenar nuestro tiempo con trabajo, ocupaciones, comida y otras personas. Hemos estado asustadas de sondear nuestras propias profundidades. Nos ha dado miedo mirar adentro y encontrarnos con la posibilidad de que no hubiera nadie.
Pero cuando hemos tenido esta primera toma de conciencia de «redescubrir nuestro espíritu», sabemos que hay alguien ahí, dentro de nosotras, que merece la pena ser conocida.
No hay ningún medio de conocernos a nosotras mismas, a menos que tengamos tiempo de explorar solas. Necesitamos proteger y nutrir nuestro tiempo de soledad, incluso cuando parece difícil.

Mi tiempo de soledad es esencial para mi espíritu como la comida, el sueño y el ejercicio lo son para mi cuerpo. Espero ser capaz de recordarlo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

4

Meditación 10 de Marzo: Serenidad

De repente me llena un sentimiento de paz y de comprensión que es, supongo, lo que las personas piadosas tienen en mente cuando hablan sobre la presencia de Dios. (VALERIE TAYLOR).

Cuando actuamos en medio del proceso de adicción, sabemos muy poco de la serenidad. La palabra serenidad es algo que entendemos en teoría pero no en la práctica. Cuando empezamos a prestarnos atención y a recuperarnos de nuestro actuar adictivo, comenzamos a experimentar momentos de serenidad. La primera vez que experimentamos la serenidad, tal vez pase a través de nuestra conciencia como un meteorito y nos dé un susto de muerte, porque este sentimiento nos es desconocido. Después de un periodo de tiempo, empezamos a reconocer estos momentos de serenidad como momentos muy especiales, e intentamos hacerlos aparecer, mediante rituales, prácticas y técnicas. En este caso, no estamos centrándonos en controlar el mundo, estamos intentando controlar nuestra experiencia de serenidad… para devolverla al cuadro de mandos.

La serenidad es un regalo. Está disponible para todo el mundo. Consiste en ser una con la presencia de Dios.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 12 de Febrero: Metas/Competición

Tiene-Sentido-La-Vida

Aquello en que te has convertido es el precio que pagaste para obtener lo que querías. (MIGNON MCLAUGHLIN).

¿Merecía la pena? ¿Vale la pena? ¿Podemos mirar al espejo y decir a la persona que vemos: «¿Eres alguien que admiro y respeto?»
Debemos recordar que cada paso en el camino de la vida es como dar un paseo. Nos lleva a algún lado, y los pasos dejan frecuentemente huellas.
No podemos decirnos a nosotras mismas: «Bueno, lo que estoy haciendo es urgente ahora, así que continuaré haciéndolo así. Más adelante ya solucionaré las consecuencias», y que no haya consecuencias después. Los rechazos de nuestra vida están relacionados entre sí.

Lo que hago se convierte en lo que soy. Estoy trabajando ahora con elementos muy preciados.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

1474400_695842633767393_1346995273_n

Meditación 11 de Febrero: Aceptación/Conflictos/Sentimientos

10-caracteristicas-que-para-descubrir-si-eres-una-mujer-que-ama-demasiado17

Cuando Peter Pan me dejó, las emociones negativas que surgieron y explotaron en mí eran horribles. Pero Dios continuó diciéndome que todas ellas eran parte de mí y que no podía intentar esconderlas bajo la alfombra porque no me gustasen. (ElLEEN CADDY).

Existen acontecimientos a lo largo de nuestras vidas que eluden los sentimientos que nunca supimos que estaban ahí y que pensábamos que nosotras éramos completamente incapaces de tener. Un marido quiere el divorcio o tiene una aventura sentimental. Un jefe promociona, saltándose nuestra antigüedad, a una mujer mucho más joven y guapa (eso es lo que creemos) y menos cualificada (estamos seguras de ello), y descubrimos que las brujas de Endor o los viejos dragones no son nada en comparación con nosotras. Podríamos arrojar fuego por la boca y fundir diamantes con nuestro aliento.
Bueno, correcto, ¡y qué! Es normal tener esta clase de sentimientos. No es sano proyectarlos sobre los demás o reprimirlos. Se cocerían dentro de nosotras.

Cuando tengo este tipo de sentimientos, tengo otra oportunidad de aprender algo nuevo de mí misma. Entonces pienso… Gracias.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

valormujer

Meditación 5 de Enero: Crisis/Agotamiento/Control

mograna-3

¡El cielo se está cayendo! ¡El cielo se está cayendo! (POLLITO).

Vivir nuestras vidas como Pollito puede ser muy agotador. ¡Aunque muchas de nosotras vivimos de crisis en crisis!
Estamos tan acostumbradas a las crisis y a los plazos límites que casi nos sentimos perdidas si no apagamos alguna especie de fuego. De hecho, si fuésemos realmente auténticas, tendríamos que reconocer que encontramos alguna excitación y algo de dramatismo en manejar las crisis. Nos hace sentir como si tuviéramos un mínimo control de nuestras vidas.
Sin embargo, a veces nos hemos preguntado si todas estas crisis son normales y si hay alguna otra manera de vivir la vida que pudiera ser un poco menos fatigante. Pero, aun así, todavía encontramos estimulante manejar estas crisis, nos dejan drenadas. ¿Podría ser que este tipo de cosas no nos ocurren por sí solas, y que tenemos alguna participación en su creación?
Cuando empezamos a trabajar en nuestra recuperación, vemos a otras personas a nuestro alrededor que no viven de crisis en crisis, y parece que están bien… que están siempre serenas.

Las crisis y mi ilusión de poder controlarlo todo no son dos cosas aisladas. Espero que me permitiré a mí misma estar abierta a darme cuenta hoy en mi vida de estos dos hechos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

551405_mujeres_oxigeno_respirar.jpg

Meditación 3 de Enero: Excusas/Oportunidades de Elegir

mujeres-ejecutivas

Así pues, siendo joven fui testigo del hecho de que el trabajo era fundamental, y que más bien servía para justificar un comportamiento inhumano. (MAY SARTON).

La adicción al trabajo, como otras adicciones, es intergeneracional. Muchas de nosotras la aprendimos de nuestros padres y madres en casa, y no podemos siquiera imaginar otra manera de ser en el mundo. El trabajo era lo fundamental antes que ninguna otra cosa en nuestros hogares y para nuestras familias. Sólo podíamos divertirnos cuando se había acabado el trabajo.
Sólo podíamos relajarnos y atender nuestras necesidades personales cuando habíamos acabado las tareas domésticas y la casa estaba en orden. Y cuando todo esto estaba hecho, ya estábamos demasiado cansadas para cualquier otra cosa. La limpieza estaba cercana a la bienaventuranza, y ésta parecía a veces estar muy lejos.
El trabajo siempre estaba vinculado a las necesidades de la vida, a salir adelante y al sueño americano, y estos ideales justificaban cualquier cosa, incluso la conducta inhumana y cruel en la familia.
Aprendimos nuestras lecciones muy bien, y ahora tenemos la oportunidad de romper la cadena intergeneracional de adicción al trabajo. Tenemos la oportunidad de ser diferentes. Tenemos otras oportunidades de elegir.

Me permitiré observar hoy cuántas veces utilizo el trabajo como una excusa para mi comportamiento inhumano.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

workaholic

Meditacion 11 de Septiembre: Serenidad

376660_476580245695089_1195408222_n

El silencio de un parque cerrado no suena como el silencio del campo; es tenso y está encerrado. (ELIZABETH BOWEN).

Cuando no estamos actuando desde nuestra enfermedad de hacer demasiado, solemos estar silenciosas y nada serenas.Sólo nos hemos callado por un momento pero todavía nos sentimos «tensas y encerradas», como un parque cerrado a toda actividad.
La serenidad sería más bien como si tuviéramos un «campo silencioso» dentro de nosotras. La serenidad es una aceptación de lo que somos y un ser lo que somos. La serenidad es una toma de conciencia de nuestro lugar en el universo y una unidad con todas las cosas.
La serenidad es activa. Es una participación amable y firme con confianza. Serenidad es relajar nuestras células en lo que somos y celebrar silenciosamente esta relajación.

En alguna parte remota, recuerdo cómo es tener un «campo silencioso» por dentro. Puedo estar agradecida por esta sensación de saber.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

relaxation_breathing_techniques