Meditación 20 de Marzo: Sentimientos/Control

Durante años me he dedicado a calmar los altibajos demasiado impetuosos, esforzándome para que mis sentimientos tomasen un curso ordenado; era luchar contra la corriente. (MARY WOLLSTONECRAFT).

En general, se nos ha enseñado que los sentimientos son malos, que no son lógicos y racionales, que son ingobernables, impredecibles y, con frecuencia, demasiado intensos. ¡Qué maravilla tener tal gama de expresiones!
Cuando éramos niñas, no solían ser simplemente nuestros sentimientos de enfado, rabia, tristeza o malhumor los que eran reprimidos; se nos decía que estuviéramos tranquilas para suprimir nuestros sentimientos de entusiasmo, alegría, creatividad, imaginación, risa y felicidad. Con bastante extrañeza, hemos descubierto que no es posible suprimir unos sentimientos y no otros. Cuando reprimimos el enfado, la alegría se va con él. Intentar encorsetar mis sentimientos es como intentar atar al viento.

Cuando ignoro y suprimo mis sentimientos, surgen de manera aterradora y, a veces, destructiva. Tengo que aprender a respetarlos, cualesquiera que sean.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 15 de Marzo: Tiempo de Soledad

Cuando redescubrimos como individuos nuestro espíritu, normalmente tenemos el impulso de nutrir y cultivar esta toma de conciencia. (SHAKTI GAWAIN).

El tiempo de soledad es absolutamente esencial para el organismo humano. Muchas mujeres tenemos miedo de estar solas. Tenemos miedo de que si no hay alguien cerca, no haya ninguna presencia. Cuando hemos perdido la conciencia de nosotras mismas, intentamos llenar nuestro tiempo con trabajo, ocupaciones, comida y otras personas. Hemos estado asustadas de sondear nuestras propias profundidades. Nos ha dado miedo mirar adentro y encontrarnos con la posibilidad de que no hubiera nadie.
Pero cuando hemos tenido esta primera toma de conciencia de «redescubrir nuestro espíritu», sabemos que hay alguien ahí, dentro de nosotras, que merece la pena ser conocida.
No hay ningún medio de conocernos a nosotras mismas, a menos que tengamos tiempo de explorar solas. Necesitamos proteger y nutrir nuestro tiempo de soledad, incluso cuando parece difícil.

Mi tiempo de soledad es esencial para mi espíritu como la comida, el sueño y el ejercicio lo son para mi cuerpo. Espero ser capaz de recordarlo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

4

Meditación 13 de Marzo: Vida Espiritual

No somos seres humanos intentando ser espirituales. Somos seres espirituales intentado ser seres humanos. (JACQUELYN SMALL).

Con demasiada frecuencia intentamos hacer un compartimiento de nuestra vida espiritual, esperando de este modo mantenerla bajo control. Nuestra espiritualidad abarca mucho más de lo que muchas de nosotras queremos admitir. Todo lo que hacemos fluye de nosotras como seres espirituales. Cuando tomamos decisiones, nuestra espiritualidad está ahí. Cuando interactuamos en nuestro trabajo, nuestra espiritualidad está presente. Cuando lavamos los platos, ahí está la espiritualidad. Con demasiada frecuencia hemos apartado nuestro «yo espiritual» de nuestro «yo cotidiano», porque hemos equiparado espiritualidad con santidad, y no siempre queremos que la santidad interfiera en nuestra vida cotidiana. Es sólo cuando reconocemos que todo lo que hacemos es espiritual, cuando podemos dejar que nuestra espiritualidad informe nuestra humanidad.

Nada de lo que hago es demasiado pequeño o demasiado aburrido como para que deje de ser espiritual.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 10 de Marzo: Serenidad

De repente me llena un sentimiento de paz y de comprensión que es, supongo, lo que las personas piadosas tienen en mente cuando hablan sobre la presencia de Dios. (VALERIE TAYLOR).

Cuando actuamos en medio del proceso de adicción, sabemos muy poco de la serenidad. La palabra serenidad es algo que entendemos en teoría pero no en la práctica. Cuando empezamos a prestarnos atención y a recuperarnos de nuestro actuar adictivo, comenzamos a experimentar momentos de serenidad. La primera vez que experimentamos la serenidad, tal vez pase a través de nuestra conciencia como un meteorito y nos dé un susto de muerte, porque este sentimiento nos es desconocido. Después de un periodo de tiempo, empezamos a reconocer estos momentos de serenidad como momentos muy especiales, e intentamos hacerlos aparecer, mediante rituales, prácticas y técnicas. En este caso, no estamos centrándonos en controlar el mundo, estamos intentando controlar nuestra experiencia de serenidad… para devolverla al cuadro de mandos.

La serenidad es un regalo. Está disponible para todo el mundo. Consiste en ser una con la presencia de Dios.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 9 de Marzo: Autoestima/Poder Superior

Parte de mi satisfacción y júbilo en cada erupción era inequívocamente solidaridad feminista. ¿Creéis vosotros, los hombres, que sois los únicos que podéis organizar un lío imponente? ¿Creéis que tenéis toda la potencia de fuego y Dios a vuestro lado? ¿Pensáis que lo manejáis todo? Señores, mirad esto. Mirad a la Señora actuar como una mujer. (ÚRSULA K. LE GUIN).

De alguna manera inesperada, Mount Saint Helens resultó ser un importante símbolo para todas nosotras. Nos recordó poderes invisibles e incontrolables. Nos recordó que existen fuerzas en este planeta y en este universo sobre los que no tenemos control. No sólo no tenemos control sobre sus erupciones, ni siquiera podemos predecir qué es lo que va a hacer a continuación, a pesar de haber aplicado a ello nuestra mejor tecnología científica y de mantenerla bajo vigilancia permanente. Ha demostrado a nuestra sociedad tecnocrática que la naturaleza (con frecuencia identificada como femenina, especialmente cuando «se porta mal») no podía ser controlada.
Aunque nadie quiere que se destruya este planeta ni perder su vida, de vez en cuando se nos tiene que recordar que no estamos a su cargo.

Cuando la tierra se cuece a fuego lento, es como una mujer. Cuando explota, es como una mujer. Nosotras tenemos una gran variedad de respuestas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditacion 8 de Marzo: Autoafirmacion

Encontré a Dios en mí misma. La [sic] amo; la [sic] amo profundamente. (NTOZAKE SHANGE).

¿Qué mejor sitio para encontrar a Dios que en el interior de nosotras mismas? Sólo cuando realmente nos conocemos y nos afirmamos a nosotras mismas por lo que somos, tomamos conciencia de la divinidad que compartimos con todas las cosas. Somos parte del holograma… somos el holograma. Cuando nos enajenamos de nosotras mismas, perdemos también contacto con lo que está más allá de nosotras.
Conocer a «Dios» y amarla [sic] profundamente es amarnos a nosotras mismas. Amar a este Dios no es amar al «Dios» preocupado de sí mismo de la adicción. Es amar al Dios que es una, dentro y más allá de nosotras. Es amando a Dios como llegamos a entender a Dios.

El contacto con Dios es tan simple, y lo hacemos tan difícil.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 1 de Marzo: En contacto con el Proceso/Un Poder Mayor

mujer-feliz-fondo

Tú y yo creíamos internamente en un poder externo al que uno podía llamar, si se estaba en armonía con los acontecimientos. (ROBYN DAVIDSON).

Vivir en proceso es vivir nuestro proceso y estar unificadas con el proceso del universo. Nuestra enfermedad adictiva nos aparta de nuestra conexión con el proceso vivo. Nuestra enfermedad nos aliena de nuestra espiritualidad y de nuestra fe y nos dice que no estamos seguras, que tenemos que controlar, y que tenemos que afianzar la seguridad volviéndonos estáticas nosotras mismas, y haciendo que sean estáticas nuestras vidas, e incluso el universo.
Ponemos tanto esfuerzo en intentar hacer que nuestro universo sea estático que no hemos desarrollado la capacidad de estar en armonía con los acontecimientos. A medida que aprendemos a armonizarnos y a participar, descubrimos que vivir nuestro proceso es mucho más fácil que intentar que el universo sea estático.

Cuando estoy en contacto con mi proceso, estoy en contacto con el proceso del universo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beautiful Woman Doing Breath Exercises With An Autumn Background