Meditación 25 de Septiembre: Desapego

El desapego no viene naturalmente para mucho de nosotros. Pero una vez que nos damos cuenta del valor de este principio de recuperación, entendemos lo vital que es el desapego. La siguiente historia ilustra como una mujer llego a entender el desapego.
“La primera vez que practique el desapego fue cuando deje a mi esposo alcohólico. Ha estado tomando por siete años, desde que me case con él. Por esa cantidad de tiempo, he estado negando su alcoholismo e intentando que deje de tomar.
“Hice cosas indignantes para hacer que deje de tomar, para hacerlo ver la luz, para hacerlo darse cuenta lo mucho que me estaba lastimando. De verdad pensaba que estaba haciendo las cosas bien al intentar controlarlo.
“Una noche, vi las cosas claramente. Me di cuenta de que mis intentos de controlarlo nunca resolverían el problema. También me di cuenta de que mi vida era inmanejable.
No podía obligarlo a hacer nada que el no quisiera hacer. Su alcoholismo me estaba controlando, aunque no era yo la que estaba bebiendo.

“Lo deje ir, que hiciera lo que decidiera. La verdad es que, el hacia lo que él quisiera de todos modos. Las cosas cambiaron la noche que me desapegué. Él pudo sentirlo, y yo también. Cuando lo deje ser libre, me deje ser libre también para vivir mi vida.
“Tuve que practicar el principio de desapego muchas veces desde ese momento. Tuve que desapegarme de personas que me hacen y no me hacen mal. Nunca ha fallado. El desapego funciona.”
El desapego es un regalo. Se nos dará cuando estemos listo para él. Cuando dejamos libres a la otra persona, también nos liberamos a nosotros mismos.

Hoy, cuando sea posible, me desapegare en el amor.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Meditación 24 de Septiembre: Relájate y disfruta el viaje

Una de las cosas buenas de saltar de aviones es que hay al menos un aspecto del deporte donde es imposible fallar. Cuando elijes abrir la puerta del avión y lanzarte, una cosa es segura: Caerás. Habrá viento que puedes usar para controlar tu movimiento por el aire, y volverás al suelo. Así que relájate. Disfruta el viaje.
Algunas cosas en la vida son así también. Podemos están tan tensos o relajados como queramos y la cosa (otra gente, el clima, el conductor frente a ti en la autopista) no cambiara. A menudo, no hay nada que podamos hacer para cambiar una situación, y aun así luchamos contra el universo, nos ponemos tensos, e intentamos controlar las cosas en vez de relajarnos y aprender a usar lo mejor de nuestras habilidades.
No hay necesidad de cambiar el universo. Ya estaba desde antes de nuestra existencia, y estará mucho después del final de ella. Puede elegir pasar la vida luchando contra él, o puedes relajarte, y aprender a trabajar con y dentro de él.
¿Has estado intentando luchar contra la gravedad, intentando volver al avión? Deja ir las situaciones incontrolables en tu vida. Déjalas ser lo que son. Relájate y aprende a trabajar con ellas en vez de contra ellas. Tendrás más fuerza y éxito cuando lo hagas. Tal vez hasta consigas divertirte un poco.

Señor, muéstrame las áreas de mi vida donde todavía intento controlar lo imposible. Ayúdame a dejar ir y disfrutar el viaje.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 23 de Septiembre: Dejando ir las viejas Creencias

Esfuérzate mas. Hazlo mejor. Se perfecto.
Estos mensajes son trucos con que las personas han jugado con nosotros. No importa que tanto nos esforcemos, pensamos que tenemos que hacerlo mejor. La perfección siempre se nos escapa y nos mantiene infelices con lo bien que lo hemos hecho.
Los mensajes de perfeccionismo son trucos porque nunca podemos alcanzar su meta. No podemos sentirnos bien acerca de nosotros o con lo que hemos hecho mientras estos mensajes sean nuestro motor. Nunca seremos lo suficientemente buenos hasta que cambiemos los mensajes y nos digamos a nosotros mismo lo bueno que somos en este momento.
Podemos empezar aprobándonos y aceptándonos. Nosotros mismos somos lo suficientemente buenos. Nuestro mejor ayer fue lo suficientemente bueno; nuestro mejor hoy es muy bueno también.
Podemos ser quienes somos, y hacerlo de la manera que lo hacemos hoy. Esa es la esencia de evadir la perfección

Señor, ayúdame a dejar ir los mensajes que me llevan a la locura. Me daré el permiso de ser quien so y dejar que eso sea lo suficientemente bueno.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

Meditación 22 de Septiembre: Relajándonos es como sanamos

Deteniéndose, calmándose, y descansando son precondiciones para sanar. Cuando los animales en el bosque están heridos encuentran un lugar donde recostarse y descansar completamente por varios días… Solo descansan, y consiguen la sanación que necesitan. (Thich Nhat Hanh).

Sentimos dolor. Sufrimos. Nos equivocamos con nuestros seres queridos y ellos se equivocan con nosotros. Buscando desesperadamente una respuesta no nos ayudara.
Pretendiendo que no estamos lastimados no nos ayudara tampoco. Cuando estamos heridos, la herida necesita descansar para así poder sanar. Igualmente pasa con nuestras almas. Si tocamos nuestra herida, pinchamos nuestra llaga, o la restregamos contra la opinión de los demás, no le damos el tiempo necesario para sanar.
Si has sido lastimado, acéptalo. Siente el dolor. Se consciente de él, Déjalo sanar. Tal vez sería mejor si no le hablaras a esa persona por un rato. Tal vez debes dejar ir esa relación. Tal vez solo necesitar un poco de tiempo. Cual sea la respuesta, encuentra un lugar seguro para permitirte sanar.
Si está sintiendo dolor, se consciente de ella. Siente el dolor, y deja de tocar tu herida.
Recuéstate, deja de luchar. Relájate. Dale a tus heridas tiempo y el descanso necesario para sanar.

Señor, ayúdame a relajarme lo suficiente para detenerme, calmarme, y sanar.

(Melody Beattie de su Libro Más del Lenguaje del Adiós).

Soltar nuestras esclavitudes…

Soltar. Este es un secreto de la felicidad para esta vida y también para la otra. Soltar, ser libre, alcanzar la libertad de no estar atado a nada y de no ser esclavo de nada. Ni de posesiones, ni de seguridades, ni de costumbres.
No solo hay que soltar cosas o personas, sino también proyectos que no pudieron ser, estructuras mentales que nos condicionan, y hasta la idea que tenemos de lo que es la felicidad (puedo ser feliz “de otra manera”).
También hay que saber soltar los tiempos y la organización de la jornada. Solo así se hace posible “aflojar” de verdad la resistencia y las tensiones. También hay que soltar los mecanismos que usamos para desplazar a Dios. Refugios que nos permiten vivir al margen de Dios, como si así pudiéramos ser mas libres. Es cierto que es bueno ser vulnerable. Es parte de nuestra humanidad ser capaces de necesitar a otro y de pedir ayuda. Pero no es bueno convertirse en un miserable esclavo.
Tienes una inmensa dignidad, no te vendas por poco, no te arrastres indignamente. Eres imagen de Dios. Dios se refleja en ti, eres infinitamente amado por Dios, eres su hijo y por ti, el Hijo de Dios derramo su sangre preciosisima. No te revuelques en la basura por un objeto, por un placer, por un afecto.
Todo apego y obsesión por algo o por alguien te hace infeliz, convéncete, te hace infeliz. Porque “pretender un apego sin infelicidad es algo así como buscar agua que no sea húmeda. Jamas alguien ha encontrado la formula para conservar los objetos de los propios apegos sin lucha, sin preocupación, sin temor, y sin caer, tarde o temprano, derrotado”.
Cuando aparecen síntomas de una esclavitud, de un apego, de algo que no queremos soltar-una tristeza, una melancolía, un corazón desganado- es bueno conversarlo con Jesús, y decirle: Bien. Lo vamos a tomar en serio Señor ¿Que tengo que soltar? ¿A que me estoy aferrando? ¿Que quieres desarmar o cambiar en mi? ¿Que es eso que yo no quiero permitir que toques? ¿Que tengo que entregar para ser fiel a mi dignidad?.
Entonces puedo decirle a Dios: Aquí estoy para empezar el camino. Se que es un llamado a la gloria, a crecer, a avanzar. Yo valgo mas que esta obsesión. Tu me quieres libre. Lo acepto. Es señal de que me estas tomando en serio. Vamos juntos. Dame tu gracia para entregarte esto que me esclaviza y para descubrir a donde me quieres llevar. Ayúdame a ver lo hermoso de este camino, para que alcance la feliz madurez a la que estoy llamado.
No olvides esto: Hemos sido creados por Dios con una inclinación a la felicidad, al amor y a la perfección celestial. Y en el fondo, cuando nos obsesionamos con algo, es porque pretendemos saciar con eso los deseos mas profundos que solo se sacian en el encuentro pleno y definitivo con Dios. El deseo humano es insaciable, “porque no se trata de cubrir necesidades reales con objetos reales, sino apetencias oceánicas con objetos simbólicos”.
Se trata de un fenómeno desconcertante, este de la adicción, que polariza irracionalmente las energías psíquicas de un sujeto en torno a una nada, en detrimento de sus intereses mas serios y mas sólidos. Ello es indicio de que el ser humano no es un ser viviente solo practico, sino que ademas y con igual intensidad busca algo ideal o sobrehumano. El objeto deseado, por modesto que en si sea, es un símbolo de algo superior… Y esto, cuanto mas se consigue, mas se desea, pues se experimenta a la vez el gusto de obtenerlo y el disgusto de comprobar que nunca basta.
Soltar los apegos que nos obsesionan es volver a casa, es dejar de vagar sin sentido, es liberarse del desarraigo y apoyarse en el amor de Dios Por eso, aprender a soltar los apegos es el camino para liberarse del miedo al fracaso de los que vivimos aferrados a cosas exteriores, a personas, a proyectos. Ese miedo revela una de nuestras condiciones mas penosas y profundas: la de tener sentido de pertenencia, un sitio donde sentirnos seguros, cuidados, protegidos y amados.

Somos huéspedes en la tierra y en la vida, peregrinos que para caminar necesitan estar ligeros de equipaje, sencillos, desprendidos.

(Víctor Manuel Fernandez de su Libro Para Liberarte de los Apegos y Obsesiones).

Meditación 2 de Septiembre: Sintiéndose Bien

Tener limites no complica la vida, los limites simplifican la vida. (MAS ALLA DE LA CODEPENDENCIA).

Hay un aspecto positivo a poner limites. Aprendemos a escucharnos a nosotros mismos e identificar lo que nos duele y lo que no nos gusta. Pero también aprendemos a identificar que se siente bien.
Estamos dispuestos a tomar algunos riesgos y al hacer esto, mejoramos nuestra calidad de vida.
¿Que nos gusta? ¿Que se siente bien? ¿Que nos da placer? ¿De quien disfrutamos compania? ¿Que nos ayuda a sentirnos bien en la mañana? ¿Que es un verdadero placer en nuestra vida? Cuales son las pequeñas actividades diarias que nos hacen sentir cuidados y queridos?
¿Qué satisface a nuestro ser emocional, espiritual, mental y físico?
¿Qué es lo que no hace sentir bien?

Nos hemos descuidado por mucho tiempo. No hay necesidad de hacerlo mas, no la hay. Si siente bien, y las consecuencias son amor a si mismo y no auto derrota, hazlo!

Hoy haré por mi mismo las cosas que hacen de la vida mas placentera. No me negare estos sanos placeres.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Meditación 1 de Septiembre: Vive en Armonía

Cuando empecé a practicar aikido -un arte marcial basado en la no resistencia y a la armonía- descubrí cuanta resistencia me quedaba todavía. Mientras más intentaba relajarme y practicar la no resistencia, mas resistencia experimente. Vivía, me movía, respiraba, trabajaba y amaba desde un lugar que no estaba relajado.
Mi reacción inmediata a cualquier sensación que tenía era, “Oh, no. No puedo sentir eso.”
Mi primera reacción a cualquier problema que surgía era, “No, esto no puede estar pasando.”
Si alguien no estaba de acuerdo conmigo, respondía con un ataque o tratando de imponer mi voluntad.
Y su tenía algún deber pendiente, me preparaba poniéndome tensa y llena de miedo.
Uno de los mayores retos y una de las mayores recompensas que podemos descubrir en nuestras vidas es vivir en armonía con nosotros mismos y las personas a nuestro alrededor. Hacemos esto aprendiendo a decirnos, “Solo relájate.”
Desde ese lugar relajado, que algunos llaman rendición, encontraremos nuestro verdadero poder. Sabremos cómo lidiar con nuestros sentimientos. Seremos guiados hacia qué hacer a continuación.

Señor, muéstrame las áreas de mi vida donde estoy en resistencia. Ayúdame a dejar ir y a aprender a relajarme conscientemente en mi día a día.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).