Etiqueta: desapego

Meditación 8 de Octubre: Siéntete como en casa

Era de noche, sólo unos meses después de que comenzara mi aventura de paracaidismo. Hacía demasiado frío para permanecer en mi tienda; Había alquilado una cabaña cerca de la zona de bajada. Ahora volvería a pasar el rato por un tiempo, antes de retirarme por la noche.
Uno de los buceadores que había conocido recientemente estaba sentado en una silla de jardín, bajo el área encerada entre las filas de remolques que se habían convertido en habitaciones de equipo y áreas de entrenamiento de los estudiantes. Las luces del atardecer habían sido encendidas. Estaba envuelto en un saco de dormir, leyendo un libro bajo el resplandor nebuloso. Fue uno de los buceadores de tiempo completo, que se había sentido atraído por el estilo de vida gitano de la comunidad de paracaidismo tanto como el deporte en sí.
-¿Qué estás haciendo? -pregunté.
“Estoy en mi sala de estar, leyendo un libro”, respondió. -¿Te gusta la vista del patio trasero? -preguntó, haciendo un gesto hacia las colinas que caían en cascada suavemente en el fondo. “Ese es mi patio”, dijo, señalando una pequeña área a la vuelta de la esquina.
“El sol de la mañana golpea allí. Es un lugar cálido para sentarse y desayunar. A veces duermo en esa tienda -dijo, señalando hacia un lado-. “Y a veces tomo mi saco de dormir y me acurruco bajo las estrellas en la zona de aterrizaje, allá.”

Miré a su alrededor, casi envidioso de su libertad.
A veces, estamos tan ocupados e involucrados creando un “hogar” para nosotros mismos que creamos una estructura que es demasiado segura, limitante y confinada. Nos olvidamos de nuestro verdadero hogar, el planeta tierra. Es bueno dormir en el interior. Es agradable estar cómodos en nuestra casa. Pero no deje que su nido acogedor convertido en una caja cerrada, confinamiento.
Estira tus brazos. Empuje la tapa de la caja. Salir al mundo. Dar una vuelta. Moverse. Ver las colinas, los lagos, los bosques, los picos de montaña, los valles, los ríos.
Vea lo grande que puede ser su mundo. Vea cómo todo está conectado. Vea cómo está conectado usted también, a todo lo que es. Ponte cómodo, donde quiera que estés. Hágase una casa y estar en casa en el mundo.

Dios, ayúdame a relajarme y sentirme como en casa en tu generoso mundo.

(Melody Beattie de su Libro Más del Lenguaje del Adiós).

Meditación 25 de Septiembre: Desapego

El desapego no viene naturalmente para mucho de nosotros. Pero una vez que nos damos cuenta del valor de este principio de recuperación, entendemos lo vital que es el desapego. La siguiente historia ilustra como una mujer llego a entender el desapego.
“La primera vez que practique el desapego fue cuando deje a mi esposo alcohólico. Ha estado tomando por siete años, desde que me case con él. Por esa cantidad de tiempo, he estado negando su alcoholismo e intentando que deje de tomar.
“Hice cosas indignantes para hacer que deje de tomar, para hacerlo ver la luz, para hacerlo darse cuenta lo mucho que me estaba lastimando. De verdad pensaba que estaba haciendo las cosas bien al intentar controlarlo.
“Una noche, vi las cosas claramente. Me di cuenta de que mis intentos de controlarlo nunca resolverían el problema. También me di cuenta de que mi vida era inmanejable.
No podía obligarlo a hacer nada que el no quisiera hacer. Su alcoholismo me estaba controlando, aunque no era yo la que estaba bebiendo.

“Lo deje ir, que hiciera lo que decidiera. La verdad es que, el hacia lo que él quisiera de todos modos. Las cosas cambiaron la noche que me desapegué. Él pudo sentirlo, y yo también. Cuando lo deje ser libre, me deje ser libre también para vivir mi vida.
“Tuve que practicar el principio de desapego muchas veces desde ese momento. Tuve que desapegarme de personas que me hacen y no me hacen mal. Nunca ha fallado. El desapego funciona.”
El desapego es un regalo. Se nos dará cuando estemos listo para él. Cuando dejamos libres a la otra persona, también nos liberamos a nosotros mismos.

Hoy, cuando sea posible, me desapegare en el amor.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

Meditación 23 de Mayo: Control/Arrogancia

La pasión por intentar enderezar a la gente es en sí misma una penosa enfermedad. (MARIANNE MOORE).

Las mujeres que hacemos demasiado pensamos con inusitada frecuencia que nos corresponde a nosotras enderezar a los demás. Tras reunir mucha información y adquirir conocimientos, hemos llegado realmente a creer que sabemos qué es lo mejor para la gente. Puesto que sabemos qué es lo mejor, no tenemos dificultades en compartir esta importante información con cualquiera que esté dispuesto/a a escuchar —y, a veces, con quien no lo está—. Algunas somos incluso pagadas por saber qué es lo mejor para los/as demás y enderezarlos/as.
¡Ufff!, no parece tan bueno cuando se escribe, ¿verdad?

Tal vez hoy sería un buen día para considerar mi arrogancia. La arrogancia benevolente sigue siendo arrogancia.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditacion 19 de Abril: Precipitarse y Apresurarse

A veces, me gustaría tener parches que me mantuvieran entera. (PAM).

En ocasiones, realmente nos sentimos impotentes a nuestra necesidad de precipitarnos y de mantenernos ocupadas, y nos gustaría sencillamente que existiera una manera de podernos detener. Nuestra vida parece verdaderamente abrumadora e ingobernable.
Nos asombramos de hasta qué punto nos sentimos aliviadas cuando podemos realmente admitir que somos impotentes respecto a esta conducta insana y quenuestra vida no va como nos gustaría que fuese.
Somos mujeres poderosas, y al mismo tiempo somos impotentes respecto a nuestras vidas alocadas. ¡Qué consuelo supone saber que un poder más grande que nosotras puede restaurar nuestra cordura! ¡Qué alivio saber que nuestro reconocimiento de que nuestra vida es enfermiza en este momento abre la puerta a
la salud!
¡Qué alivio ver y saber que tenemos el camino abierto ante nosotras para renovar la cordura, cuando dirigimos nuestras vidas y nuestras voluntades hacia ese
poder más grande que nosotras!
Poner parches no serviría de mucho de todas maneras,pero cambiar nuestras vidas suena a una opción con posibilidades reales.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Meditación 16 de Febrero: Devenir/Ilusiones

36434398-inquiet-femme-adolescent-se-couvrant-le-visage-avec-les-mains-sur-la-plage-en-hiver-banque-dimages

Son nuestras ilusiones sobre nuestras ilusiones lo que nos engancha. (ANNE WILSON SCHAEF).

Nuestras adicciones nos llevan a una vida de ilusión. Alimentan nuestra ilusión de control, nuestra ilusión de perfección y nuestra inautenticidad. Nuestra conducta adictiva nos permite negar la realidad y justificar no vivir nuestra vida. Caemos en una niebla de ilusiones, sean ilusiones de romance, de poder, de éxito y, de algún modo, perdemos la vida.
Una de las cualidades significativas de un adulto es ser capaz de separarse de la ilusión y de alimentarse con la realidad más que con espejismos. Contrariamente a la opinión popular, esto no significa que tengamos que vivir vidas tontas y aburridas. Significa que tenemos que vivir nuestra vida.

¡Yupii! Para cambiar, probemos a vivir la realidad.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

7479987-Joven-y-bella-mujer-celebra-la-libertad-de-la-naturaleza--Foto-de-archivo

Meditación 16 de Enero: Libertad

11193721-una-mujer-tiene-el-estr-s-en-la-oficina-la-multitarea-y-la-gesti-n-del-tiempo-foto-de-archivo

Aprendiendo momento a momento a ser libres en nuestra mente y en nuestro corazón, hacemos que la libertad sea posible para todos en todo el mundo. (SONIA JOHNSON).

La libertad empieza dentro. Las adicciones son la antítesis de la libertad. Por definición, adicción es cualquier cosa que mantenga el control de nuestras vidas y es progresiva y mortal. Ser adicta a hacer demasiado no es diferente a ser adicta al alcohol o a las drogas. Estamos enganchadas, y podemos morir a causa de estas conductas de adicción al trabajo.
La liberación de las adiccipnes es un primer paso importante hacia la libertad personal. En los «círculos de los doce pasos» solemos oír que «estas enfermedades adictivas son las únicas enfermedades fatales cuya recuperación está garantizada si trabajamos». Cuando somos adictas, hemos perdido nuestra mente y nuestro corazón en aras de la enfermedad. En cuanto empezamos a cumplir el programa de recuperación, empezamos a tener una nueva apreciación de la palabra libertad.

Mi trabajo de recuperación afecta a los demás, tanto si soy consciente de ello como si no. La libertad es un sueño posible.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

10599166_591870647611053_1840055142298437385_n

Meditación 15 de Noviembre: Aceptación/Control/Plegaria de Serenidad

376660_476580245695089_1195408222_n

Ahora creo que el punto que he alcanzado es que he aprendido a vivir con todo ello… con ser vieja… pase lo que pase… con todo lo que implica. (EDELGARD).

¡Qué maravilla que no sólo tenemos la oportunidad de vivir nuestras vidas, sino también de aceptarlas! Hemos gastado tanto tiempo y energía luchando en vano contra cosas que no podemos cambiar y golpeándonos la cabeza contra muros reforzados de acero, que no nos hemos dejado de preguntar si era ésta la colina sobre la que queríamos morir.
Parte del aprendizaje de vivir nuestras vidas es desarrollar la capacidad de aceptar lo que no puede ser cambiado y aprender a vivir de manera creativa estas situaciones. También necesitamos descubrir lo que se puede desafiar con valor y hacer evolucionar cuando es necesario. La aceptación no es resignación. La aceptación es la serenidad que abraza a la vida.

Hoy mi vida es sencillamente como es, y es mía.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

75154_398979943508793_1179371485_n