Meditación 28 de Febrero: Risa

106584593

La risa puede ser más satisfactoria que el honor; más valiosa que el dinero; más purificadora del corazón que la plegaria. (HARRIET ROCHLIN).

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que te reiste por última vez a carcajada abierta? La buena risa parece ser un tesoro que escasea últimamente.
La mayoría de nosotras desconfiamos de nuestra risa y nos da vergüenza de ella. Cuando éramos niñas nos la reprimían constantemente. Muchas veces parece como si se hubiera perdido definitivamente en nosotras. Nos da miedo reírnos solas, y nos ruboriza reírnos con los demás. ¡Vaya situación!
La risa es una de las cualidades del ser humano. No podemos forzarla, pero por desgracia podemos cortarla reprimiéndola en nosotras mismas y en nuestros hijos.

La risa es el estado del cuerpo humano similar al del perro cuando mueve la cola.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

29galerxxx006_big_ce

Meditación 27 de Febrero: Perfeccionismo

businesswoman

Ésta es la época del perfeccionismo, niña. Todo el mundo intenta mostrar lo más extraordinario de su lado mental, de su lado físico y de su lado emocional. Lucha, lucha, corrige todos los defectos. (JUDITH GUEST).

El perfeccionismo es una de las características de la adicción. El perfeccionismo establece un ideal abstracto y externo de «lo que debería ser» o de «lo que debería ser capaz de hacer», que no tiene ninguna relación con quiénes somos y con lo que necesitamos hacer, y después intentamos amoldarnos a ese ideal.
Al intentar ser la perfección abstracta, nos dañamos, nos juzgamos y nos falseamos a nosotras mismas. Con independencia de lo que hagamos o de cómo intentemos tener éxito, nunca es suficiente. Nunca estamos a la altura. Intentar las cosas con demasiado ahínco, o no intentarlas en absoluto, son las dos caras de la misma moneda de perfección. Desgraciadamente, es una moneda que nunca se amortiza.

El perfeccionismo es un autoengaño de primer orden.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

19483733-foto-de-empresaria-enojada-con-el-ordenador-port-til-en-el-trabajo-foto-de-archivo

Meditación 24 de Febrero: Opciones/Responsabilidad

mograna-3

Nosotras somos absorbidas sólo cuando queremos serlo. (NATAHLIE SARRAUTE).

Cuando hablamos de hacernos responsables de nuestras vidas debemos aclarar lo que queremos decir por responsabilidad. El significado adictivo de la palabra responsabilidad significa responder ante alguien y también culpabilidad. Cuando las mujeres aceptan este significado, no pueden soportar tomar la responsabilidad de sus vidas o ver a otras mujeres hacerlo, porque presuponen que hacerse responsables significa culpabilizarse por lo que son y por la situación en la que se encuentran. Por desgracia, esta actitud nos coloca en una posición de víctimas y de ser desposeídas de nuestro poder.
Sólo podemos recuperar nuestras vidas cuando aceptamos que tenemos opciones, y las ejercemos. Es inherente a este proceso de recuperación reconocer las opciones que hemos tomado (¡todas ellas!) y continuar.
Así no nos culpabilizamos por nuestras vidas; las recuperamos y las aceptamos para poder dar los próximos pasos.

He tomado algunas malas opciones, otras regulares y otras buenas. Lo más importante es que todas ellas son mías.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Successful businesswoman with an e-business

Meditación 20 de Febrero: Enmiendas

Hijas-adolescentes-1

Haz que sea una regla de tu vida no lamentarte nunca ni mirar hacia atrás. Lamentarse es un enorme gasto de energía; no puedes crear sobre ello; sólo es bueno para revolcarse en el pasado. (KATHERINE MANSFIELD).

Mirar hacia atrás y lamentarse es algo muy diferente de hacer el balance, corregir errores y continuar. Cuando miramos hacia atrás y nos lamentamos, estamos cayendo en la actividad de azotarnos a nosotras mismas por los errores del pasado.
Todas nosotras hemos cometido errores. Cuando hemos actuado en medio de la locura de esta enfermedad de adicción, nos hemos dañado a nosotras mismas y a los demás. No nos hemos prestado atención a nosotras mismas. Hemos descuidado a las personas que amamos. Ésta es la naturaleza de una adicción. Ahora podemos admitir nuestras equivocaciones, hacer las enmiendas necesarias respecto a las personas que hemos agraviado (incluidas las enmiendas hacia nosotras mismas cuando no nos hemos cuidado suficiente) y continuar.
No podemos construir nada sobre la vergüenza, la culpabilidad, o el remordimiento. Sólo podemos revolcamos en estos sentimientos.

Reconocer mis errores y enmendarlos me dan la oportunidad de construir sobre mi pasado y de integrarlo. Puedo empezar a hacerlo en cualquier momento… tal vez, incluso hoy mismo.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

perdonar

Meditación 11 de Febrero: Aceptación/Conflictos/Sentimientos

10-caracteristicas-que-para-descubrir-si-eres-una-mujer-que-ama-demasiado17

Cuando Peter Pan me dejó, las emociones negativas que surgieron y explotaron en mí eran horribles. Pero Dios continuó diciéndome que todas ellas eran parte de mí y que no podía intentar esconderlas bajo la alfombra porque no me gustasen. (ElLEEN CADDY).

Existen acontecimientos a lo largo de nuestras vidas que eluden los sentimientos que nunca supimos que estaban ahí y que pensábamos que nosotras éramos completamente incapaces de tener. Un marido quiere el divorcio o tiene una aventura sentimental. Un jefe promociona, saltándose nuestra antigüedad, a una mujer mucho más joven y guapa (eso es lo que creemos) y menos cualificada (estamos seguras de ello), y descubrimos que las brujas de Endor o los viejos dragones no son nada en comparación con nosotras. Podríamos arrojar fuego por la boca y fundir diamantes con nuestro aliento.
Bueno, correcto, ¡y qué! Es normal tener esta clase de sentimientos. No es sano proyectarlos sobre los demás o reprimirlos. Se cocerían dentro de nosotras.

Cuando tengo este tipo de sentimientos, tengo otra oportunidad de aprender algo nuevo de mí misma. Entonces pienso… Gracias.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

valormujer

Meditación 10 de Febrero: Comunicación

enojo-1

Algunas personas hablan simplemente porque piensan que el sonido es más soportable que el silencio (MARGARET HALSEY).

Las mujeres que hacemos demasiado necesitamos mantenernos ocupadas. Una de las maneras de mantenernos ocupadas es hablando, incluso cuando no tenemos nada que decir. No se trata de que nos encante tanto el sonido de nuestra voz. Se trata simplemente de que el silencio parece demasiado abrumador y tenebroso.
Gran parte de nuestras vidas las hemos pasado llenándola… comiendo en exceso y llenándonos… hablando de más y llenando nuestros momentos de silencio.
Cuando empezamos a recuperarnos, descubrimos que no necesitamos nuestras «recetas de relleno». Que podemos estar con nosotras mismas en silencio.

Cuando las personas hablan sin parar, normalmente no se están escuchando a sí mismas.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

beneficios-de-la-meditacion-2

Meditación 7 de Febrero: Plazos Fijos/Estrés

workaholic

La tensión fue en aumento en mi casa, y mi trabajo se fue deteriorando a medida que me comprometía con plazos cada vez más ajustados. (ELLEN SUE STERN).

Uno de los mitos sobre las personas adictas al trabajo es que son muy productivas y de que hacen un buen trabajo. Los mitos nos confunden porque frecuentemente actuamos como si fueran verdad, aunque sabemos que no lo son.
En contra de la creencia popular, las personas que somos adictas al trabajo y a hacer las cosas deprisa no solemos ser muy productivas y, con frecuencia, hacemos trabajos mal hechos y sin creatividad. Los plazos demasiado ajustados que nos marcamos se vuelven más importantes que la calidad de nuestro trabajo. Entonces sufrimos, sufren nuestras familias y sufre nuestro trabajo.
Otro mito sobre la adicción al trabajo es que se trata sólo de estrés y de cansancio y que puede controlarse con técnicas de reducción del estrés. Toda persona alcohólica ha querido culpar a alguien de su estado y ha querido creer fervientemente que había una manera de controlarlo, frecuentemente, con resultados desastrosos. La adicción al trabajo es una enfermedad fatal y progresiva que gobierna nuestras vidas. Afortunadamente, una adicción es la única enfermedad progresiva y fatal de la que está garantizada la recuperación si hacemos lo que tenemos que hacer.

Tal vez es ya el momento de asistir a una reunión sobre los Doce pasos.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

Beneficios-de-la-meditacion-2